Menu
RSS

btedicion

"Moyano en su laberinto" una batalla que atrapó al Camionero

2006 h moyanoVFN - Para entender en sus pormenores el conflicto que han entablado Mauricio Macri y Hugo Moyano es conveniente no pasar por alto en qué circunstancias se desenvuelve y cuál es la relación de fuerzas que separa a los contendientes. Sólo al tener presente los puntos que calzan y el terreno que pisan, el cuadro de situación estará completo.

Lo que sobresale, en primer lugar, es la asimetría notable hallable entre la situación política a la que debe hacer frente la administración de Cambiemos respecto de la situación que atraviesa la economía. Aquella es envidiable mientras esta última deja mucho que desear.

Aquejado por el virus de la desunión no sólo a nivel del partido sino también en el frente sindical —y, además, por una ausencia de dirigentes notoria nunca antes vista—, el justicialismo semeja a un enfermo que arrastra sus desventuras y desvelos sin demasiadas posibilidades de revertirlos.

El sanjuanino Gioja comanda, sólo en los papeles, un sello de goma vacío de contenido, de mística y de figuras sobresalientes, con la particularidad adicional de que ninguno de los que aspiran a emular a Juan Domingo Perón, Carlos Menem o Néstor Kirchner, se consideran menos que cualquiera de sus competidores —en lo cual llevan razón.

Por lo tanto, hay tantos caciques como indios dando vueltas. Mientras no se pongan de acuerdo sus dirigentes y, por fuera de cuánto podría denominarse la ortodoxia justicialista, siga acreditando su presencia en el tablero Cristina Fernández, el peronismo no representará un adversario de fuste para Cambiemos.

Con la viuda de Kirchner y Sergio Massa —los dos que más votos obtuvieron en las elecciones legislativas de octubre pasado— ajenos a la estructura partidaria y con pocas ganas de volver y tener que sentarse como uno más a la hora de las negociaciones, la unidad es una aspiración lejana.

En cuanto a la jefatura única, es de factura imposible. Y todo sin que el macrismo haya movido un dedo para meter dentro de la ciudadela peronista un caballo de Troya destructivo.

El estado lastimoso del Movimiento —creado por un militar en 1945— es producto de sus propios errores, miserias e incapacidad, puestas de manifiesto inmediatamente después de la derrota de Daniel Scioli. Tamaña ventaja, con la cual nadie hubiese soñado dos años atrás, no es absoluta.

Transcurrida la mitad del mandato para el que fue elegido Mauricio Macri, la economía no termina de arrancar. No es del caso introducirnos en un análisis de los números públicos y de la evolución de las finanzas para darnos cuenta de las dificultades que ha encontrado el gobierno al momento de combatir la inflación, bajar el gasto público, reducir el endeudamiento y atraer inversiones externas.

Esto sin contar el descontento que ha generado en una gran parte de la población la reforma del sistema provisional. Al respecto, la caída en la imagen del presidente y el cambio en las expectativas de la gente —tal como lo registran todas las encuestas conocidas en el curso de las últimas semanas— no dejan lugar a dudas.

Hasta aquí, descripto a grandes rasgos el campo de batalla —con sus pros y contras— donde se halla ubicado el macrismo para la pelea ya comenzada y que amenaza escalar hasta alcanzar su clímax el 22 de este mes, cuando Moyano encabece la movilización de todos conocida.

Pasemos revista ahora a la situación del líder del gremio de camioneros. Por de pronto el movimiento obrero organizado es un completo desorden. A semejanza del ala política del peronismo, está dividido al menos en cuatro banderías sin demasiadas ganas de unirse.

Al acto que se llevará a cabo en la intersección de las avenidas Belgrano y 9 de Julio no asistirán ni los Gordos ni los independientes. Faltarán a la cita la UOM y los ferroviarios. En punto a los movimientos sociales, todavía no han dicho esta boca es mía. Como muestra de la fractura, la radiografía no puede ser más ilustrativa.

Pero no acaban en la citada fragmentación los problemas de Hugo Moyano. Tiene seis causas abiertas en la Justicia en donde los delitos que se entrecruzan no tratan de riñas callejeras, robo de gallinas o intimidación pública.

Los cargos que eventualmente caerán sobre su persona y uno de sus hijos —cuando menos— son de magnitud y podrían llevarlos a la cárcel por espacio de años. Es la primera vez que algo así le sucede a la familia y da la impresión de que, por momentos, el jefe de la misma no es capaz de controlarse.

Sus declaraciones últimas son la mejor demostración de ello. Perder los estribos no es un buen síntoma. Pablo se ha ido de boca una y otra vez. Hugo, en cambio, no se dejaba ganar por sus impulsos. En una disputa a todo o nada el mandamás de los camioneros no puede torcerle la muñeca a Macri. Ni siquiera está en condiciones de hacer tablas.

Acaso, si es inteligente, le resulte posible dejar jirones de su poder en el camino y retirarse a cuarteles de invierno con la cola entre las patas. Si tensa la cuerda lo más seguro es que esta se rompa y él pierda; por tres razones, básicamente.

En primer lugar, sus apoyos son escasos y algunos de sus pares piensan que los motivos del escalamiento de las hostilidades en contra del gobierno son sólo por el temor de terminar preso. No hay detrás suyo, ni mucho menos, un peronismo o un movimiento sindical dispuestos a respaldarlo a suerte y verdad.

Una segunda razón es que su imagen pública no puede ser peor. Por último téngase en cuenta que la única herramienta efectiva que tiene —un paro de su gremio, susceptible de paralizar el país e inclusive desabastecerlo— hoy obraría como un boomerang. Si decidiese recorrer ese camino, en menos de 24 horas tendría el sindicato intervenido y las posibilidades de que un juez ordenara su detención se acrecentarían en proporción geométrica.

Moyano tiene infinitamente más que perder que Macri. Llegado a esta instancia y convencido de que existe una suerte de conspiración, fogoneada por el gobierno, para que vaya a hacerle compañía a Julio de Vido, no está en condiciones de retroceder antes del 22.

Si dejase sin efecto la movilización o se desdijese de la bravuconada verbal que ensayó a expensas del gobierno, perdería el consenso del que goza entre sus seguidores. De modo tal que en las dos semanas que faltan, difícilmente dé un paso atrás. El inconveniente que enfrenta es que en su estrategia no parece haber retroceso ninguno tampoco después del 22.

Está metido, pues, en una batalla que no puede ganar.

Fuente: Dr. Vicente Massot

SECCIONES

SUPLEMENTOS

MAS NOTICIAS

CONECTAR CON VISION FEDERAL

  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • RSS
  • Emails Newsletters
  • YouTube