Menu
RSS

btedicion

La sombra de las "maras" surge en la Argentina bajo el nombre de Kinder-chorros

1101 marasVFN - En un barrio céntrico de Córdoba, una pandilla de delincuentes cuya edad no supera los 11 años es responsable de asaltos que tienen a los vecinos preocupados. El fenómeno está asociado a las maras latinoamericanas.

Fernanda es la dueña de un centro terapéutico del barrio Nueva Córdoba. Estaba trabajando en la sección de fisioterapia del centro cuando escuchó los gritos de otra empleada alertando que había ingresado un chico preguntando por "su tía". La empleada se dio cuenta que algo pasaba porque en ese momento los clientes que estaban en el lugar eran sólo 2 o 3 hombres debido a que era el horario de cierre.

Inmediatamente detrás del primer chico entraron dos más. Los niños tenían 4, 7 y 11 años. El de 4 se fue detrás del mostrador buscando dinero en la caja y el de 11 se dirigió al fondo del local y comenzó revolver cajones buscando algo para llevarse.

Cuando vio a dos empleadas del centro que intentaban frenarlo, les saltó al cuello para apoderarse de las cadenitas que tenían. Al mismo tiempo, las agredía con trompadas y patadas. En el forcejeo les rompió la ropa.

"Eran muy violentos, nos daban piñas, patadas. Los nenes la tenían clarísima, lo primero que te hacen es saltarte al cuello para sacarte la cadenita, meterte la mano en los bolsillos y arrancartelos", contó Fernanda.

Con la ayuda de uno de los clientes lograron reducir al de 11 años mientras que el de 7 y el de 4 escaparon. Cuando llegó la policía, el oficial a cargo del operativo dijo "otra vez estos nenes". La banda de precoces ladrones había sido apresada una semana antes por un hecho similar y contaba con varios antecedentes por robos con la misma modalidad.

Detrás de este "modus operandi" siempre hay un mayor que "entrena" y "regentea" a estos pequeños ladrones. Además, la modalidad es cada vez más utilizada porque los menores son inimputables y no pueden ser sometidos a un proceso penal, lo que dificulta descubrir la actividad del mayor de edad que propicia la actividad delictiva.

Estas bandas de niños se replican en otros países de Latinoamérica. Muchos de ellos terminan formando parte de las temidas "maras", verdaderas organizaciones criminales. En Chile, hace pocos meses una banda integrada por chicos de entre 7 y 12 años mantuvo un violento enfrentamiento con la seguridad de un shopping de Santiago cuando fueron sorprendidos robando ropa en el interior de un local.

En el estado de México detectaron al menos 35 colonias con un alto índice de delitos donde el crimen organizado controla la distribución y venta de estupefacientes. Algunas bandas utilizan a chicos de 8 años para vender la droga. En Perú, la Coordinadora Regional de Seguridad Ciudadana reveló que en Trujillo existen al menos 3 "escuelas de sicarios" donde entrenan a menores en el manejo de armas de fuego. A los 16 o 17 años se convierten en experimentados sicarios que pueden llegar a cobrar entre 120 y 300 dólares por cada homicidio.
Fuente: agencias/www.visionfederal.com

SUPLEMENTOS

MAS NOTICIAS

CONECTAR CON VISION FEDERAL

  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • RSS
  • Emails Newsletters
  • YouTube