domingo 21 abril 2024

Medio ambiente, expertos advierten sobre próximas tensiones sociales

Más Leídas

Cambios climáticos de escala intermedia es probable que aumenten la potencia de conflictos en diversas regiones. Expertos en estos temas no descartan enfrentamientos sociales interno y confrontaciones armadas, de mediana intensidad, entre los países más pobres y vulnerables, y asoma un ejemplo: la lucha por el agua potable.


Si bien existe una abierta controversia sobre la dimensión y alcance de los cambios en los sistemas ambientales, en los hechos se comprueba, una significativa alteración en las temperaturas que están modificando las condiciones de vida en diversas regiones del planeta.


El cambio del clima que impacta sobre el uso del agua para tierras agrícolas, que distorsiona acuerdos previos para compartir ese recurso, es una potencial causa para la generación de conflictos con imprevisibles derivaciones. Un informe de la ONU afirmó que el 40% de las confrontaciones armadas en los últimos 60 años han estado relacionadas a recursos naturales.


La vinculación y las consecuencias de la alteración climática la exhiben países como Etiopía, Sudán, Kenia o Somalia con choques sociales entre agricultores y ganaderos, motivados por la utilización de los recursos hídricos, la falta de alimento o las migraciones poblacionales, según un informe del Índice de Fragilidad de los Estados, realizado por el Fondo para la Paz.


Argentina no escapa a estas discusiones. Basta hacer una sola referencia al reclamo de la provincia de La Pampa a Mendoza y San Juan por la construcción de represas, que según el gobierno pampeano provocaran la desaparición o el irregular comportamiento de los ríos pampeanos con repercusiones ambientales y socioeconómicas.


Las modificaciones climáticas, a través de las cuales esto ocurre, pueden deberse a los efectos directos de la alteración ambiental, como las sequías, inundaciones, el aumento del nivel del mar y la degradación a largo plazo de la tierra para la agricultura, o efectos indirectos, como el desplazamiento de grupos de población, que luego pueden provocar desequilibrios políticos y económicos en las regiones receptoras.


Ante este escenario, Naciones Unidas ya alertó que el cambio climático puede aumentar el riesgo de guerras por el control de recursos naturales y ha pedido a todos los países más proyectos de cooperación en ese ámbito.


Los desafíos de la seguridad, el desarrollo y la gobernabilidad en estados frágiles y subdesarrollados están interrelacionados. En la medida en que el clima cambia exacerba esos desafíos, y estos Estados pueden suponer riesgos para la seguridad regional e internacional, señala J. Andrew Plowmanen en “Climate change and conflict prevention”.


“La explotación de recursos naturales, o la competencia por ellos, puede y lleva a conflictos violentos. Prevenirlos, gestionarlos y solucionarlos es uno de los mayores y crecientes desafíos de nuestro tiempo”, señaló en octubre 2019 el entonces Secretario General de la ONU , Antonio Gutiérrez al Consejo de Seguridad.


“Administrar y resolver disputas entre usuarios rivales de recursos es una de las funciones fundamentales de los Estados que tienen legitimidad entre grupos de población, tribunales fuertes, mecanismos de planificación institucional desarrollados, y economías consolidadas pueden ser muy capaces de gestionar los efectos del cambio climático antes de que evolucione una dinámica con potencial de violencia” señala también Plowmanen.


Sin embargo, el experto norteamericano insiste que la posibilidad de conflictos violentos sigue permaneciendo en los Estados frágiles cuyas instituciones, economía y sistemas sociopolíticos son incapaces de gestionar los impactos del cambio climático en sus poblaciones. Por lo tanto los gobiernos deberían elaborar planes para la prevención de conflictos mediante políticas internas, diplomáticas y de desarrollo, que serán herramientas menos costosas, tanto en términos humanos como económicos, que lidiar con el desastre más tarde.

Últimas Noticias

Irán e Israel evitaron una guerra abierta, pero se mantiene un estado de alerta global

Beirut. El alcance de la respuesta militar de Israel al primer ataque directo de Irán contra el país sigue...

Más Noticias