miércoles 8 julio 2020

La propuesta “Vallejos” fue una “idea loca” dijo el presidente Fernández

Más Leídas

Cuaderno de opiniones: El litio en Argentina, los mitos que lo estancan

El auto eléctrico y las últimas tecnologías de almacenaje y entrega de energías piden litio y nosotros...

Boudou: los secretos bien guardados valen más que los tesoros descubiertos

¿Por qué Boudou sale de cárcel por la pandemia y Núñez Carmona, que tenía riesgo sanitario e...

Cuaderno de opiniones: “Abandonar es condenar” nos cuenta Isabel de Estrada

Para los que no me conocen, me presentaré muy sintéticamente, contándoles que hace muchos años y luego...

Fernanda Vallejos, diputada del Frente de Todos, a través de su cuenta Twitter lanzó la posibilidad de tomar una participación accionaria en las empresas que durante la cuarentena, recibieron asistencia económica del Estado para cancelar sus compromisos salariales. En conferencia de prensa, durante su visita a Formosa, el Presidente Alberto Fernández tomó distancia de la propuesta.

Sin dejar espacio para interpretaciones, el Presidente afirmó: “aparecen esas ideas locas de que nos queremos quedar con las empresas, que queremos castigar a los ricos y no es así. Luego explicó su visión política: “lo que queremos es hacer un país más justo. Ha quedado al descubierto que este capitalismo financiero dura diez segundos cuando aparece un virus imperceptible a la vista humana”.

Aníbal Fernández, ex jefe de Gabinete de Cristina Kirchner, también apeló al vocabulario de la psiquiatría para fulminar la idea detallada en Twitter por Vallejos. Consideró que una apropiación de acciones por parte del Estado en medio de una situación crítica le parece “recontra loca” y “un despropósito”. El actual interventor de Yacimientos Carboníferos Fiscales, es un hombre que no escapa a la polémica y sus opiniones nunca deben tomarse a la ligera, enfatizó: “La situación es muy mala, horrible, tenemos que ver entre todos cómo hacemos para salir, pero no sacándole patrimonios a los otros”.

En apenas diez días, el globo de ensayos lanzado por la diputada Vallejos parece desinflado. Pero su vuelo de prueba logró generar unas cuantas turbulencias, desde el rechazo liso y llano por parte de la oposición hasta adhesiones más o menos categóricas dentro del oficialismo.

El primer funcionario que salió a opinar en descubierto fue el Ministro de Trabajo Claudio Moroni. Su declaración quedará registrada como un desafortunado paso de equilibrista: “resulta interesante”, dijo, para no decir nada. Otro ministro que se declaró encima fue Nicolás Trotta, de Educación, un área de gestión con evidente distancia del objeto de deseo de Vallejos. «Debe trabajarse en una alianza público-privado, donde el Estado no ahogue al sector privado», opinó, con un atisbo de prudencia.

Por su parte diputados de Juntos por el Cambio presentaron un proyecto de ley, que ingresó formalmente en la Mesa de Entradas del Congreso, para prohibir que el Estado pueda apropiarse de acciones de empresas a las que haya asistido por la pandemia, impulsado por el diputado Luis Petri, contó con las firmas de Alfredo Cornejo, Ricardo Buryaile y Álvaro de Lamadrid de la UCR y Waldo Wolff y Fernando Iglesias del PRO. que pretenden bloquear toda iniciativa que promueva el desembarco de militantes políticos en los directorios de las empresas.

Las expresiones de Alberto Fernández apuntan a dar por terminado el desafío lanzado por Vallejos. Pero el problema del oficialismo es que continúan abiertas otras polémicas que impiden enfocarse en los graves problemas que permanecen inalterables.

Mientras continúa la cuarentena y crecen los casos de coronavirus, el gobierno responde con emisión monetaria, al parecer la única medida disponible para paliar la crisis social y económica, pública y privada. Las negociaciones por la deuda externa siguen atrapadas en la incertidumbre. El Poder Legislativo deambula entre escasas sesiones presenciales y el mundo virtual, sin poder debatir el presupuesto, entre otras leyes claves. Por su parte, el Poder Judicial no logra cumplir con su vital función, atravesado por conflictos internos, chantajes sindicales y operaciones políticas.

Este es el contexto en el que se tienen que desenvolver las instituciones. Una tarea portentosa que excede a la coalición gobernante y que más temprano que tarde tendrá que comenzar. Se termina el tiempo y se agotan las opciones. Todo lo que se intente por fuera de ese camino, son ideas locas.
P/CC/rp.

Últimas Noticias

Reestructuración de la deuda externa, “la moneda está en el aire”

La administración Fernández ha dicho que la oferta formulada a los acreedores será la última, y que...

Bolivia. Imputado por terrorismo piden la detención de Evo Morales

La Paz. La Fiscalía del departamento imputó formalmente al expresidente Evo Morales por terrorismo y pidió su detención preventiva por su implicación...

China amenaza a Canadá, “habrá consecuencia” por su interferencia en asuntos de Hong Kong

Beijing. Las autoridades de China advirtieron este lunes al Gobierno de Canadá que "habrá consecuencias" ante lo que considera una "interferencia" de...

Emiratos Árabes Unidos, se suma a la exploración interplanetaria

Según lo planeado, el lanzamiento de la sona Mars Hope al espacio tendrá lugar el 15 de julio de 2020 a las...

El ‘Homo erectus’ no era esbelto y ligero, sino compacto, achaparrado y robusto

Un estudio dirigido por investigadores españoles reveló que el 'Homo erectus', el primer ancestro humano que se extendió por el Viejo Mundo,...

Más Noticias