jueves 21 enero 2021

Deuda externa, el 24 de julio parece distante, pero las discrepancias también se ampliaron

Más Leídas

El arte de Tana Pujals. «Cuando descubrí los peces»

Cuando uno es retratista de animales, como yo, existen algunos de ellos que no me inspiran. Será por no...

Cuaderno de opiniones: Milagro Salas no es una perseguida política

Por Mario ElgueConocí y traté a Milagro Sala. Ello ocurrió en oportunidad de trabajar como consultor externo del PROSAP,...

EE.UU. Con Biden en la Casa Blanca comienza un período con grandes expectativas

Por Atilio Molteni-EmbajadorAl asumir la presidencia el 20 de enero Joe Biden, en una ceremonia de características inusuales debido...

Las demandas de los acreedores no solo son sobre el valor de los bonos, si no también sobre aspectos legales. El ministro Martín Guzmán admitió que las negociaciones con BlackRock están empantanadas por una dura controversia respecto de las Cláusulas de Acción Colectiva.

«Con los acreedores hay una distancia para cubrir en términos económicos y en términos legales», dijo el ministro de Economía, Martín Guzmán, al analizar la evolución de las negociaciones por la reestructuración de la deuda, aunque afirmó: «Lleva tiempo y diálogo, pero estamos confiados en que nos vamos a poner de acuerdo».

«Hoy estamos en conversaciones con dos grandes grupos de acreedores, con uno hemos alcanzado entendimientos en varios puntos, pero con el otro, el grupo Ad Hoc, ha habido grandes diferencias en términos legales». Básicamente los acreedores piden una clausula en los bono de canje que les garantice la posibilidad de poder ejercer sus derechos por la vía judicial.

En un foro organizado por Bloomberg el ministro Guzmán admitió: «Es un proceso complejo que requiere de tiempo, mucho diálogo y esperamos que se pueda alcanzar un acuerdo. Hay trabajo por hacer y distancia para cubrir en términos económicos y legales también».

El eje de la discusión, planteado por grupo de acreedores nucleados en Black Rock, se refiere al cupo de bonistas que se debe reunir para dar por aprobada la reestructuración de la deuda, los bonos indenture 2005, negociados durante la gestión del presidente Néstor Kirchner, exigían que un 85% de los acreedores adhirieran al acuerdo, en cambio los indentur 2016, negociados durante la administración Macri, exigía solo un 66,67% de del total de bonos elegibles y solo un 50% para cada serie a fin forzar un canje compulsivo.

Guzmán que llegó, al gabinete de Alberto Fernández, como un experto académico especialista en la reestructuración de deudas externas, de la mano del premio Nobel Joseph Stiglitz, ante un grupo de ministros de Finanzas de otros países, expuso la estrategia que está desarrollando en Argentina, en medio de la pandemia del Covid 19: «La prioridad fue proteger la salud de los argentinos, lo segundo, proteger a los más vulnerables y, tercero, proteger el saber hacer de las trabajadoras y trabajadores y de las empresas, mantener la capacidad del sistema económico para que los efectos de la pandemia no persistan en el tiempo una vez que el Covid-19 nos de tregua».

«Tenemos un sistema de protección social fuerte que nos permitió reaccionar rápido a la crisis y atendió a los más vulnerables. Mantener la flexibilidad es otra lección que aprendimos, hay que adaptarse rápido», y volvió a referirse a las demandas de los bonistas: «Una de las propuestas que recibimos pide que la Argentina vuelva años atrás y eso es algo que el país no puede hacer. Vamos a adherir a las cláusulas y los términos legales que hoy son el estándar internacional».
EN/BN/lpc/ln/rp.

Últimas Noticias

EE.UU. Biden se compromete a estabilizar la nación: ‘Toda mi alma está en esto’

Washington DC. En su discurso inaugural, el nuevo presidente apeló a los temas de unidad nacional y compromiso bipartidista....

Más Noticias