jueves 21 enero 2021

«Portezuelo del Viento», entró la política y el proyecto en riesgo de naufragar

Más Leídas

El arte de Tana Pujals. «Cuando descubrí los peces»

Cuando uno es retratista de animales, como yo, existen algunos de ellos que no me inspiran. Será por no...

Cuaderno de opiniones: Milagro Salas no es una perseguida política

Por Mario ElgueConocí y traté a Milagro Sala. Ello ocurrió en oportunidad de trabajar como consultor externo del PROSAP,...

EE.UU. Con Biden en la Casa Blanca comienza un período con grandes expectativas

Por Atilio Molteni-EmbajadorAl asumir la presidencia el 20 de enero Joe Biden, en una ceremonia de características inusuales debido...

La construcción de Portezuelo del Viento representa una inversión de USD 1.023 millones, monto comprometido en un acuerdo firmado por Mendoza y el Estado Nacional. De no mediar inconvenientes, el procedimiento licitatorio podría concluir adjudicando la obra a mediados de 2021, para dar comienzo efectivo a partir de ese momento. Pero la política se coló en el proyecto, y ahora está más cerca de quedar solo en los planos.

Los pasos para avanzar se dieron. El pasado 3 de julio se abrió la licitación para construir la obra de Portezuelo del Viento, con un único oferente, la UTE Malal Hue, un consorcio liderado por la empresa china Sinohydro, del que forman parte las empresas mendocinas CEOSA, IMPSA y Obras Andinas. A la UTE aún le resta cumplir con la oferta técnica, el 11 de agosto y por último con la propuesta económica, el 16 de noviembre.

El logro que en términos institucionales representaría la construcción de esta enorme obra para las provincias que forman parte de la cuenca del Río Colorado, solo son equiparables con los beneficios para el desarrollo económico y social de una enorme región, y merece ser puesto en su contexto histórico.

Las negociaciones para arribar al acuerdo aprobado en el seno del COIRCO contabilizan 64 años. Nada sorprendente para las grandes obras hidráulicas de la Argentina, si recordamos que Potrerillos demoró 80 años, así como Yaciretá y Salto Grande también tuvieron que desandar varias décadas hasta materializarse.

Por supuesto que está claro que el conflicto disparado a partir del desconocimiento de los compromisos asumidos por las cuatro provincias que hoy lo impugnan, La Pampa, Neuquén, Río Negro y Buenos Aires, no se resolverá apelando a la ciencia jurídica y a criterios técnicos objetivos.

La controversia que se sometió al laudo presidencial se resolverá con criterios políticos. Porque la motivación de las cuatro provincias que se confabularon, para borrar con el codo lo que escribieron con la mano, poco tiene que ver con el agua, más que nada está relacionado con el poder.

Frente a esta encerrona, que en principio se orienta a dilatar los tiempos y en la peor de las hipótesis a paralizar de manera definitiva el proyecto, en la provincia de Mendoza, como era esperable, comienzan a evaluarse otros caminos, prescindiendo, lamentablemente, de Portezuelo del Viento.

Partiendo del hecho que la deuda contraída por la Nación es exigible y que tarde o temprano tendrá que honrarla, comenzaron a circular una lista de obras hídricas en las que invertir dichos recursos y cuya ubicación dentro de la provincia de Mendoza no requiere del consenso con provincias vecinas ni con el Gobierno Nacional.

Dique Los Blancos y Cordón del Plata son alternativas interesantes que cuentan con estudios avanzados. Otro proyecto en el que los especialistas consideran conveniente invertir es el de colonización del Campo de Los Andes y en la lista de opciones, siempre se mencionan las ventajas de capitalizar el Fondo de Transformación.

Las denuncias a los funcionarios de las provincias integrantes del COIRCO y del gobierno nacional

En medio de crecientes tensiones, el diputado provincial Guillermo Mosso presentó un proyecto para que el Gobierno de Mendoza, a través de la fiscalía de Estado, promueva un juicio a las provincias del COIRCO que votaron contra la realización de Portezuelo del Viento. El escrito también pide que se acuse a los gobernadores de esas provincias.

En declaraciones a Radio Nihuil, el legislador Mosso manifestó: «Si lo dilatan o entorpecen alguien va a tener que pagar esta jodita» y agregó: «el proyecto le pide al gobierno provincial que instruya al Fiscal de Estado, que debe velar por los intereses de la provincia. Atendiendo a eso que evite el perjuicio o vaya contra quienes nos agreden o generen ese perjuicio”. En el mismo sentido le solicita que vaya contra las provincias y también se personalice contra los gobernadores.

En opinión de Mosso, la decisión del COIRCO de pedir un nuevo estudio de impacto ambiental afecta a Mendoza en materia de empleos, a las empresas locales y a los plazos de ejecución, aun cuando el estudio fue aprobado oportunamente y todo parecía indicar que el proyecto comenzaba a ponerse en marcha.
PR/BN/CC/rp.

Últimas Noticias

EE.UU. Biden se compromete a estabilizar la nación: ‘Toda mi alma está en esto’

Washington DC. En su discurso inaugural, el nuevo presidente apeló a los temas de unidad nacional y compromiso bipartidista....

Más Noticias