miércoles 22 mayo 2024

Aguas agitadas en JxC. Carrió vs Macri, Lilita ofendida, Mauricio no sabe por qué

Más Leídas

La interna de Juntos por el Cambio está bajo fuertes vientos. Quién los sopla es una de las fundadoras, la Dra. Elisa Carrió. En las últimas horas profundizó “una grieta que asoma”, al reunirse con quienes son considerados los referentes de los “moderados”, Horacio Rodriguez Larreta, y Maria Eugenia Vidal, mientras en frente los “duros” que encabezan el ex presidente Mauricio Macri, y la titular del PRO Patricia Bullrich desconocían ese encuentro.

La causa visible del desacuerdo, Carrió-Macri, aparece por la posible designación del Dr. Daniel Rafecas como Procurador General. Pero cuando se mira, atentamente, en el subsuelo político de la coalición aparecen otras motivaciones, por ahora reservadas.

Días pasados, Carrió manifestó estar enojada con Macri, pero no explicitó el motivo. Su molestia quedó reflejada en una contundente expresión pública, efectuada en diálogo con LN+, donde dijo: “Macri ya fue”.

La primera respuesta llegó desde la UCR, su titular Alfredo Cornejo, en declaraciones a CNNradio lanzó: «Yo creo que, en tanto oposición, tenemos que estar más unidos que nunca y que no nos sobra nadie. No tenemos que tirar a nadie por la ventana» y agregó: «No sé si Macri va a cumplir un papel destacado a futuro, pero hoy es importante que contribuya él, yo, y todos, a mantener la unidad de la coalición».

También Miguel Pichetto, integrante de la formula con Macri en 2019, le dijo a Carrió: «Macri no fue… alguien que tiene 30 puntos, tiene una historia, fundó un partido, es el dueño de un conjunto de ideas, y lo conocen en el pueblo más recóndito del país», y en diálogo con radio Mitre, indicó: “hay mucho rencor acá y realmente en Juntos por el Cambio no hay un reconocimiento. Si hay un diálogo en la Argentina, el líder del espacio opositor, que fue Presidente, que se retiró con el 40%, es Mauricio Macri, no hay ninguna duda».

Pero Carrió, que teje su propia manta, está ahora convencida que debe apoyar al presidente Alberto Fernández. Considera ella que quedó debilitado después de la Carta Abierta de la vicepresidenta Cristina Kirchner. Para respaldar a Alberto ha decidido impulsar la designación de Daniel Ráfecas como Procurador General, propuesta por el primer mandatario. Según la fundadora de la Coalición Cívica es el mal menor, y busca embarcar con ese objetivo a Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, a quienes recibió en su casa, en el barrio “Chacras de la Cruz”, en Capilla del Señor.

El círculo próximo a Carrió, aseguró que la última discusión que mantuvo con el ex presidente consistió en criticarle que haya subido su perfil público, a través de las tres entrevistas que otorgó en distintos canales. Desde la Coalición Cívica dejaron trascender que la conversación fue subida de tono, en la que Carrió le dijo “barbaridades” a Macri, que según sus allegados, no le asignó mayor trascendencia. Pero “Lilita” se considera ofendida y ahora busca aliados en la Coalición, como Larreta y Vidal, para su “proyecto Rafecas”.

Carrió persiste en señalar que Rafecas sería el mal menor. Dice también que en la lista de posibles reemplazos están el senador Oscar Parrilli, vasallo permanente de CFK, e incluso Graciana Peñafort, actual directora de Asuntos Jurídicos del Senado, y abogada de la vicepresidenta. La fundadora de la Coalición Cívica sostiene que la designación de Rafecas no podría ser resistida por Cristina.

Carrió, Rodríguez Larreta y Vidal estiman que es necesario evitar el aislamiento del presidente Fernández. Consideran que, de concretarse, las consecuencias resultan difíciles prever. El mismo pensamiento anida en el sector “moderado” de JxC. En la vereda de enfrente, los “duros”, Macri, Bullrich e incluso Pichetto, están convencidos que Alberto y Cristina son lo mismo, y que la moderación ante ellos abre la posibilidad de perder parte del respaldo electoral que cosecharon en la última elección.

Lo cierto, es que el tema Rafecas fue tratado en JxC con sus legisladores cuando el Gobierno presentó su pliego, y la decisión fue rechazarlo. Ahora los senadores advierten que se está intentando un cambio de rumbo, impulsado por Carrió y sus nuevos aliados. En los pasillos del Congreso, desde el bloque de Juntos por el Cambio, se deslizó: “Carrió no tiene un solo legislador, no sé a quién le va a hacer esos pedidos. Si va a hablar tiene que hacerlo por la mesa de Juntos por el Cambio». Mientras que el senador cordobés, Ernesto Martínez (PRO), enfatizó: «Este interbloque no admite influencias externas, tengan el peso que tengan».

Macri, que afirma ignorar las razones del enojo de Carrió, considera que la decisión respecto al rechazo a Rafecas ya fue tomada. Frente al desafío de Carrió-Rodríguez Larreta-Vidal, que plantean modificarla, señaló que debe resolverse orgánicamente, es decir llevar la propuesta a una discusión de todos los referentes de Juntos por el Cambio. De ocurrir ese debate será, obviamente, un termómetro para medir la temperatura de las discusiones internas y también saber cuál es el peso político real del ex mandatario.

A esta altura de los hechos, mirar en los subsuelos políticos de JxC, pareciera políticamente incorrecto. Pero la realidad es que allí se advierten silenciosas confrontaciones en las que se lucha por futuros posicionamientos electorales. En primera instancia por los cargos referidos a las elecciones legislativas de 2021, pero aún son más significativas las pretensiones cuando se refieren a las posibles candidaturas a las presidenciales para 2023. Elecciones todavía lejanas, que dejan descolocadas esas discusiones máxime cuando se está en medio de la mayor crisis histórica de la Argentina, cuya resolución resulta impredecible,

En Juntos por el Cambio, públicamente, todos sus integrantes coinciden que debe mantenerse la unidad por encima de las diferencias circunstanciales que se presenten. Carrió agitó el escenario, busca llevar a su caudal propio a nuevos aliados, y un veterano dirigente político recordó el origen radical de “Lilita” y la tremenda frase de Alem: “Que se rompa pero que no se doble”. Macri trata de encauzar el nivel de conflictividad interna para preservar la unidad de la Coalición, la pregunta es si podrá.

La eventual ruptura de Juntos por el Cambio, advierten analistas políticos, como principal coalición de la oposición tendría un riesgoso efecto de desarticulación para el sistema político de la Argentina, y un tremendo impacto sobre la sociedad, en la que permanece latente la temida frase “que se vayan todos”.
P/BN/vfn/gr/rp.

Últimas Noticias

Ucrania lucha por mantener el frente oriental mientras los rusos avanzan hacia las ciudades

Región de Donestk. Para el comandante armado ucraniano Oleksandr Kozachenko, la tan esperada munición estadounidense no puede llegar lo...

Más Noticias