jueves 26 noviembre 2020

El arte de Tana Pujals. Los Galgos: el Paraíso encontrado

Más Leídas

Reino Unido. Se prohíbe las ventas de automóviles nuevos de nafta y diésel a partir de 2030

Londres. El primer ministro, Boris Johnson, dice: "Nuestra revolución industrial verde será impulsada por las turbinas eólicas de Escocia...

Mendoza, la legislatura provincial aprobó el proyecto de “Ficha Limpia”

La Ley fue aprobada por mayoría de votos y establece además, que los partidos políticos o alianzas electorales deberán...

Tierra del Fuego. La sede del mercado de metales y futuros se radicará en la provincia

El bufete jurídico Ackermann & Schwartz Attorneys at Law SPL ha llegado a acuerdos con inversores europeos en la...

Hace unos días fui invitada a la estancia Los Galgos de Isabel De Estrada, la presidenta de Fundación Zorba. Fundación que busca enseñar, convencer y concientizar en el respeto y protección de nuestros animales. Lucha por la prohibición de las carreras de galgos, las riñas de gallos y el descarte de los caballos deportivos.

Después de varios kilómetros de camino de tierra, entramos a Los Galgos. Seguimos el recorrido por un parque arbolado y muy verde. Al bajar del auto vino a nuestro encuentro un gigante peludo, con ese andar pausado que denotan los años. Es un irish wolfhound, un gigante amable. Se acerca y me huele. Su pelaje espeso y duro es de un color indefinido entre el gris y el beige. Al acariciar su cabeza veo dos ojos redondos de un maravilloso color ocre profundo que me miran con curiosidad. Si hablara me diría con un tono bonachón: “ me llamo Ceibo y tú ? “.

Atrás de él viene trotando una galga rubia que no solo me huele de arriba abajo, sino que busca con suaves empujones de cabeza contra mi cuerpo, caricias de mi parte. Me enamoré de Maggie y aunque no sea una galga 100% pura (su madre o padre habrán tenido algún desliz amoroso) es una belleza.
Mientras sigo caminando hacia la casa, entre los árboles siguen apareciendo estos “duendes de 4 patas”. A toda velocidad, pese a sus tres patas, llega Angelito. De color atigrado, con una mancha más oscura en el lomo, es también llamado Sean Connery por ser un galán chapado a la antigua.

En la puerta de la casa me recibe una pelota negra, pequeña al lado de los galgos, con sus colmillos hacia afuera por un desperfecto de mandíbula. Sus bigotes blancos señalan su madurez. Aunque se llama Duquesa, no sé porque, me recuerda esas amas de llave que inspiran respeto y ay ! … que te salgas de los límites. Ella domina a todos, incluyendo al gigante de Ceibo.

Mientras almorzábamos a la sombra de los árboles, rodeados por un manto verde de violetas que ya habían florecido, se fueron aproximando los del otro bando. Así es: aquí también hay territorios y grietas. Ceibo se impone, cuidando el bando de la “casa” y no dejando que traspasen esa línea imaginaria que solo ellos saben donde está.

Poco a poco una galga negra, estirando sus patas delanteras, como si imitara los soldados en una marcha militar, se fue aproximando. Ignorando los ladridos de Duquesa, paso de largo nuestra mesa. Ahí me enteré que Topacio es ciega y se cree que de nacimiento. No se choca con nada y a su discapacidad la lleva con mucha dignidad.

Atrás de un ombú centenario veo asomarse la cabeza de un borzoi, galgo ruso de pelo largo. Es Derzu. Unos ojos oblicuos y un hocico largo y fino. Todo en él denota refinamiento y elegancia. Muy tímido se fue acercando muy despacio, retrocediendo muchas veces cuando Ceibo le recordaba los límites. Pero con paciencia consiguió sentarse al lado de Isabel y apoyar la cabeza en su regazo.
Cuando llego la hora del café ya los dos bandos habían hecho una tregua.

Algunos se acostaron encima de las violetas buscando el frescor de sus hojas. Otros debajo de la mesa. Ahí estaban Amapola, Katy, Narciso, Fido y Fantasma.
Nunca había estado rodeada de tantos galgos. Todo era de ensueño, muy telúrico, el canto de los pájaros, esa suave brisa tan pampeana. De repente un cuis y en un segundo Angelito sale más rápido que un guepardo a cazarlo con sus 3 patas. Suerte para el cuis que encontró un agujero en el tronco del ombú y pudo salvar su vida!

Caminando por el jardín nos fuimos acercando al cementerio donde se encuentran los que se fueron al cielo de los animales. Una puerta de hierro con un rosal haciéndole de arco da entrada a un pequeño espacio donde cada perro tiene, en véz de una lápida, una flor, un árbol o un arbusto. Ahí está Mandorla la primera galga rescatada de Isabel a la que retraté varias veces sin conocerla.

Los Galgos, un lugar que quedará en mi corazón, un hogar donde estos galgos curaron sus heridas y volvieron a sentir el respeto y cariño que merecen.
Gracias, Isabel De Estrada.
Tana Pujals.
Artista con pasión por retratar animales.
CC/BN/CC/rp.

Últimas Noticias

Deportistas e instituciones conmovidos por la muerte de Maradona, el gobierno decretó tres días de duelo

"Con motivo del fallecimiento de Diego Armando Maradona, el Presidente Alberto Fernández decretará tres días de duelo nacional a...

Mendoza, la legislatura provincial aprobó el proyecto de “Ficha Limpia”

La Ley fue aprobada por mayoría de votos y establece además, que los partidos políticos o alianzas electorales deberán exigir a todos sus precandidatos...

Afectada por la cuarentena la economía se contrajo un 6,9% en septiembre

El Estimador mensual de actividad económica de Argentina se contrajo un 6,9% en septiembre con respecto al mismo mes del año anterior, lo que...

Fallece Maradona a los 60 años tras sufrir un paro cardiorrespiratoria

Diego Armando Maradona, considerado uno de los mejores jugadores de la historia, ha fallecido en su casa de la localidad de Tigre, en el...

Turquía. Erdogan pide que «no se permita» a Armenia «eludir» la entrega de territorios a Azerbaiyán

Ankara. El presidente, Recep Tayyip Erdogan, ha insistido este martes en que "no se permita" a Armenia "eludir sus responsabilidades" en cuanto a la...

Más Noticias