Inicio Economía y Negocios Asociación Económica Integral Regional, un mercado al que Argentina debería prestar atención

Asociación Económica Integral Regional, un mercado al que Argentina debería prestar atención

Quince economías de Asia y el Pacífico integran el bloque de libre comercio que se convirtió en el más grande del mundo
Por Fernando Vilella


En 2020 luego de la pandemia de COVID 19 que transcurre , el evento geopolítico más importe y con efectos a largo plazo fue la firma del mayor acuerdo comercial del mundo, el acuerdo de la Asociación Económica Integral Regional (en inglés Regional Comprehensive Economic Partnership – RCEP), acuerdo que incluye a China, Corea del Sur, Japón, Australia, Nueva Zelanda, y los diez países que conforman la ASEAN, la principal organización regional del Sudeste Asiático, formada por Myanmar, Brunéi, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam). La India que estaba en las negociaciones y continúa en ellas.

El tratado fue firmado en la Cumbre de la ASEAN del 15 de noviembre pasado con el objetivo de reducir aranceles y simplificar la burocracia a la hora de comerciar entre los países del bloque. La reducción de impuestos afecta a productos intercambiados entre los países firmantes, entre ellos los productos pesqueros y agrícolas, pero no se incluyen medidas sobre política laboral o medio ambiente por lo que algunos lo ven como antiguo ya que estos temas son parte de lo que hoy aparecen como relevantes en los últimos acuerdos internacionales.

Se ha previsto eliminar aranceles sobre más del 90% de los bienes intercambiados entre los miembros, es la primera vez que habrá una armonización de normas entre China, Japón y Corea del Sur, con los impactos que ello tendrá en múltiples sectores. Se eliminan impuestos en un 61% de las importaciones de productos agrícolas y pesqueros de la ASEAN, Australia y Nueva Zelanda, junto a un 56% de China y un 49% de Corea del Sur. También incluye cuestiones sobre la propiedad intelectual.

¿Por qué es el más grande?
El RCEP al momento de su entrada en vigor será un mercado de 2.285 millones de habitantes, es decir cerca del 30% de la población mundial, con una clase media creciente de unos mil millones de personas al día de hoy, un PBI combinado de más de US 26.2 trillones o más del 32% del PBI del planeta, por encima de la Unión Europea y del Tratado de México, Estados Unidos y Canadá (en inglés United States-Mexico-Canada Agreement – USMCA).

Esto es también un “legado” de Trump que con su retiro del Acuerdo de la Asociación del Transpacífico (en inglés Trans-Pacific Partnership – TPP) que se había firmado en 2016 por iniciativa de Obama con el objetivo de contrarrestar la presencia china en el Pacífico y que había convocado a los mismos actores, menos justamente China, más algunos países americanos como Chile, Perú, México y Canadá. Este vacío fue aprovechado por China que con este tratado que fue inicialmente gestionado por los países de la ASEAN vuelve a quedar favorecido en su liderazgo regional centrado en un Asia-Pacífico cada vez más poderoso.

Pero como muy bien ha señalado Félix Peña, este tratado no cierra la lista a nuevos integrantes y hay espacio para que se amplíe a todos aquellos que estén interesados, incluso para extra regionales. Esto debe ser algo a tener muy en cuenta por Argentina y el MERCOSUR, que a diferencia de otros países vecinos no tienen acuerdos con ninguno de esos países.

¿Por qué es importante para Argentina?
Como tenemos la bendición de ser exportadores de alimentos y productos de la fotosíntesis, allí está la mayor demanda futura de ellos y si bien hay algunos integrantes que son exportadores netos, de ninguna manera podrán autoabastecerse, al menos con las actuales tecnologías. Y muchos de nuestros productos de exportación ya encuentran allí los principales destinos.

Según el INAI, para Argentina, en promedio para 2016-18, los países del RCEP representan un 20% de las exportaciones totales de Argentina, por 11.557 millones de dólares; pero de las exportaciones agroindustriales es más de un cuarto (27%). En 2019 ese porcentaje ascendió a 36%, explicado principalmente por China que en tal año representó el 45% de las ventas agrícolas a países RCEP, el sector agroindustrial representa el 78% del total de exportaciones a RCE, con 6 destinos principales. China (36%), Vietnam (25%), Indonesia (13%), Malasia (10%), Corea del Sur (4%) y Australia (4%). Entre los principales productos enviados a esos destinos se encuentran: porotos de soja, carne bovina congelada, crustáceos, carne y despojos comestibles de aves de corral, harina y pellets de soja, trigo, maíz, cueros, aceite de soja, azúcar, frutas en conserva, aceite de girasol, entre otros.

En la campaña 2019/20, el 41,04% de las exportaciones de trigo de Argentina tuvieron como destino países de esta región e Indonesia lideró las importaciones de trigo argentino en esa región con 2,6 millones de toneladas, sólo por detrás de los 4,8 millones de toneladas que adquirió Brasil. Vietnam es nuestro principal mercado de harina de soja y de maíz, de este último el 30% fue a ASEAN. A China fue más del 70 % de nuestras exportaciones de carne bovina, que fue récord en 2020.

Nada detiene la toma de decisiones estratégicas, ni el COVID ni otras consideraciones circunstanciales, mientras la Vaca Viva argentina suma opciones, crece la necesidad de que miremos el futuro con una perspectiva a largo plazo que permita volver al mundo y sus oportunidades. Nada profundo ocurrirá si nuestras dirigencias, no solo la política, no generan condiciones de consenso en algunos temas estratégicos, más allá de la sectorial forma de implementación que cada gran grupo político luego proponga. Estos ejemplos muestran que países con grandes conflictos y divergencia de intereses como China y Japón pueden conversar y lograr acuerdos. Frente a eso no hay excusas, solo se requiere grandeza y poner el bien común por encima de todo interés peculiar y circunstancial, si alguna vez se pudo hay esperanza que ocurra si nos lo proponemos.

Fernando Vilella es Ingeniero Agrónomo, Profesor Titular Cátedra de Agronegocios y Director del Programa de Bioeconomía de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires


Salir de la versión móvil