Inicio Provincias Cuaderno de opiniones: El presidente Fernández estuvo en Chile sin presencia mendocina

Cuaderno de opiniones: El presidente Fernández estuvo en Chile sin presencia mendocina

“Actúan como piensan” – Para las Provincias peronistas todo, para Mendoza nada.
Dip. Pcial. María José Sanz


Entender la exclusión de Mendoza en la visita oficial a Chile del Presidente Fernández junto a Gobernadores de provincias limítrofes con el vecino país, es fundamental para reafirmar desde donde nos situamos al escribir esta nota.

Es fácil reconocer porqué Alberto Fernández y su séquito ningunean a Mendoza, cuando recordamos aquella frase de Perón y lo que ella implica. Al famoso apotegma que dice: “Al amigo todo, al enemigo ni justicia”, se le ha hecho culto, y se le sigue haciendo incluso a merced de hacer alianzas con dictadores y violadores de los Derechos Humanos.

Teniendo en consideración esta situación es lógica la falta de invitación para el Gobernador Suárez para formar parte de la comitiva oficial en el viaje institucional a Chile.

Desgraciadamente, es el pueblo de Mendoza, el que paga los platos rotos, y eso es lo que como mendocina y diputada provincial me preocupa.

El peronismo y sus dirigentes locales jamás han intentado una autocrítica, y si bien no se advierte que públicamente alguien expresara una directiva para atacar de manera coordinada a nuestra Provincia, lo cierto es que la acumulación de episodios y declaraciones preocupantes en los últimos meses en ese sentido, es abrumadora.

Lamentablemente la ofensiva contra Mendoza entró ahora en una nueva y más virulenta fase, tal vez reafirmando el viejo axioma del general Juan Perón: «Al amigo, todo; al enemigo, ni justicia».

Por acción u omisión Alberto Fernández se aleja de una de sus grandes ilusiones políticas para su gestión: recobrar en su propio actuar y proceder, los pasos de Raúl Alfonsín, a quien con tanto esmero evocó en sus discursos del 10 de diciembre y del 1º de marzo el año pasado. Llevar a cabo esas acciones, lo conectaría con lo mejor del respeto a las instituciones desde el regreso de la democracia, en 1983.

Es más, asumir verdaderamente esa actitud, impediría, que su perfil distintivo pase a la historia como quien restauró en la cima del poder lo peor del kirchnerismo.
Dip. Pcial. María José Sanz
PR/cc.rp

Salir de la versión móvil