sábado 15 mayo 2021

Formosa, Una ayuda médica “de cumplimiento imposible” argumenta el gobierno de Insfrán

Más Leídas

¿Cuánto vale la vida de un formoseño?
Por Gabriel Hernández

Mateo Figueredo tiene 17 años y pesa menos de 35 kilos. Tiene fibrosis quística y no puede respirar. Requiere oxígeno suplementario las 24 horas. Necesita con urgencia un medicamento fabricado en EEUU que se llama Trikafta, que cuesta 26 mil dólares por mes. Presentamos una acción de amparo para que el Programa Federal “Incluir Salud” le provea el fármaco que según sus médicos, es el único que puede salvar su vida. Una jueza, conmovida por el caso, dictó una medida cautelar ordenando al gobierno de Formosa que provea a Mateo la Trikafta.

Pero a los funcionarios de Gildo Insfrán les parece que gastar esa suma para que respire Mateo Figueredo es demasiado. Su vida no vale tanto. Así que se negaron a acatar la orden judicial, diciendo que “el suministro de dicha medicación es de cumplimiento imposible”.

Al responder negativamente a la medida dispuesta por la jueza, los funcionarios señalaron: “es importante considerar si los ahorros que se generan (por ejemplo, al reducir internaciones y exacerbaciones respiratorias) justifican los costos de la medicación. Esto requiere un análisis de costo/efectividad individualizado, lo cual no puede ser efectuado con los datos disponibles hasta el momento” (TEXTUAL).

Cabe aclarar: se producen “exacerbaciones respiratorias” cuando la persona sufre un “episodio de empeoramiento agudo” en su función respiratoria; no le ingresa oxígeno; angustiosa, desgarradoramente se asfixia. Son crisis de ahogamiento que sufre Mateo a repetición, porque no puede respirar; porque sus pulmones no pueden funcionar.

Quisiera que uno de esos burócratas me explique qué “análisis de costo/efectividad” demuestra que no vale la pena gastar esos dólares para evitarle a Mateo la desesperación de sentir que se está asfixiando por falta de oxígeno.

¿Invertir en medicamentos 26 mil dólares por mes para evitarle esa tortura a un joven formoseño y salvar su vida es un gasto imposible para el Estado? Para ayudarnos en los cálculos, valen las comparaciones: es el equivalente al costo del catering de la ACUMAR (Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo, entregada a Martín Sabbatella) o de cualquier ministerio del Poder Ejecutivo.

Más caro que el catering de la ACUMAR fue el buffet VIP que contrató el Ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis: portobellos grillados, trufa de queso en jalea de Torrontés, masa philo con salmón, damascos secos con queso azul, tartare de centolla y palta, crocantín de salmón ahumado, profiterole de caviar, cordero en brioche, langostinos crocantes y pulpo grillado, regados por vinos carísimos como Salentein Reserva, Escorihuela Gascón, Trumpeter reserva o un Fond de Cave reserva (ver “Características del servicio” requeridas en la licitación del Expediente 2020-58581600, de Contratación de Servicio de Catering para las reuniones del ministro Katopodis)

¿Vale la pena que los funcionarios se priven por un tiempo de degustar estos bocados para que Mateo Figueredo pueda respirar? Hicieron el “análisis de costo/efectividad” y no les cierra.

Siguiendo con el ejemplo de los gastos de la ACUMAR, para comprar la medicación de Mateo también se podrían ahorrar los millones que el gobierno del FdT invierte en “fortalecer las redes sociales”, es decir, en contratar influencers para ganar “likes” y sumar seguidores para Sabbatella en Instagram y Facebook, y en comprar “Merchandising Ecológico”.

Para los funcionarios de Insfrán, la salud de Mateo no justifica semejantes sacrificios. Una cosa es repartir planes sociales y paquetes de polenta y otra, muy distinta, es tener que recortar gastos “esenciales” para salvar una vida arrasada por la fibrosis quística.

Y que conste que ese dinero no lo debería pagar la Provincia de Formosa, sino que proviene de fondos nacionales, que el Estado central destina a financiar el Programa Federal “Incluir Salud”. Los funcionarios de Insfrán solamente administran esos fondos, pero no los sacan del Tesoro provincial.

El presidente Alberto Fernández dijo que “del otro lado de la grieta quieren la vacuna sólo para los que puedan pagarla” y que hay dirigentes opositores que “tiemblan cuando les hablan de igualdad”. Agregó: “en esa frase, en esa idea, está la cultura del descarte; el que pueda pagársela que se la pague, eso es lo que dicen”.

En Formosa, territorio del gobernador modelo del Frente para Todos, rige plenamente la “Cultura del Descarte”. Mateo Figueredo es descartable; su familia no puede pagarle la medicación que necesita y el Estado se niega a cubrir ese costo. Dice que es mucho, que la plata de la recaudación es mejor invertirla en otros rubros, que tienen anotados Insfrán, Sabbatella, Katopodis.

El Estado ya hizo su “análisis de costo/efectividad”. En este caso es una lástima, pobre Mateo, pero no se justifica el gasto.
Gabriel Hernández
PR/BN/cc.rp.

Últimas Noticias

Estados Unidos aplica nuevas sanciones a Ruisa

Por Atilio Molteni El 15 de abril el presidente Joe Biden impuso una nueva serie de sanciones a la...

Más Noticias