martes 21 septiembre 2021

La administración Fernández sacó a la Argentina del Grupo Lima, pero la incógnita es hacia donde va

Más Leídas

Argentina en los últimos cuarenta años ha retrocedido en su presencia internacional. Basta con tomar como referencia que en 1980 la participación del país representaba el 1% en el comercio mundial, y ahora solo ronda el 0,5%, sin tomar en cuenta nuevos datos, todavía sin evaluación, como consecuencia de la pandemia. En este escenario la administración Fernández decidió dar un paso más, que aísla a la Argentina diplomáticamente, y prefirió respaldar a la dictadura de Nicolás Maduro al retirarse del Grupo Lima.

VFN consultó al Dr. Mariano Caucino, especialista en relaciones internacionales, ex embajador en Israel y Costa Rica y miembro del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), quién manifestó: “Es una equivocación muy seria de política exterior dado que inevitablemente dañará la reputación del país. Debe tenerse en cuenta que nos enfrenta con todos los países del Mercosur, nos aleja de la posición del gobierno norteamericano y nos separa de la postura de la Unión Europea que han cuestionado a la dictadura venezolana.

Una medida así confirma una vez más la tan repetida tradición de ruptura de las continuidades en el comportamiento internacional del país, con los costos que ello supone en materia de credibilidad.

En segundo término malquista las relaciones con Washington toda vez que en relación con el cuestionamiento a la dictadura venezolana existe una continuidad en la transición entre la Administración Biden y sus antecesores. Y a su vez, demuestra las limitaciones y la incapacidad de coordinación con los vecinos y socios de la región.”

La política de relaciones internacionales, que impulsa la Casa Rosada, parece no tomar en cuenta un principio básico para la misma, la ubicación geográfica del país, y en tal sentido la desvinculación del Grupo Lima tendrá impacto sobre las relaciones con los miembros del Mercosur, y en tal sentido Caucino manifestó: “Lamentablemente esta medida será interpretada por los socios del Mercosur como un nuevo abandono de la Argentina respecto a la lucha por la vigencia de la democracia y la libertad en la región.

Se debe tenga presente que en este momento el gobierno argentino ejerce la presidencia pro-tempore del Mercosur y suspendió la reunión presencial de jefes de Estado del bloque prevista para esta semana cuando se cumplen treinta años del Tratado de Asunción en 1991.

Lo que queda cada día más claro es que el Presidente de la República se pasa la vida hablando de la unidad latinoamericana pero en los hechos hace todo lo contrario dado que ha deteriorado prácticamente todas las relaciones bilaterales de la Argentina con sus pares de la región.”

En la Cancillería no se ha tomado nota que Estado Unidos respalda abiertamente al Grupo Lima y además que la administración Biden declaró que Venezuela representa un riesgo para su seguridad, por lo que la pregunta a Caucino fue como puede reaccionar la Casa Blanca: “Seguramente mal porque el gobierno argentino parece desconocer que en relación con la denuncia a la dictadura venezolana, el presidente Joe Biden mantiene una postura similar a la de su antecesor Donald Trump.

A veces uno tiene la sensación de que el Presidente vive en un mundo imaginario, creyendo que está en condiciones de proponer cambios civilizatorios a escala universal olvidando que el mundo es como es.

El drama de todo esto es que hay un gobierno que se conduce con voluntarismo y con abstracción de la realidad no reconociendo que un país de escala media como la Argentina no está en condiciones de modificar la realidad global.” y agregó: “Esta postura con respecto a Venezuela nos enfrenta con los países del hemisferio y nos aleja más aún del gobierno norteamericano y ello tiene lugar precisamente en momentos en que el gobierno negocia en el FMI donde el voto norteamericano es crucial. Realmente resulta inexplicable. Tal vez la jefa política del gobierno, Cristina Kirchner, tenga otros compromisos. Es la única forma de comprender qué puede guiar semejante curso de acción.”

En fuentes diplomáticas se comenta que Cristina Kirchner, con la salida del Grupo Lima, busca impulsar un eje conformado por Argentina, Bolivia, Venezuela y México, reflotar los proyectos del Grupo Puebla, y que la vicepresidenta buscaría liderar la recreación de la “Patria Grande”. Esta percepción se basa en que Cristina Kirchner estima que Estados Unidos habría perdido su posicionamiento global ante el avance de un acuerdo geopolítico entre China y Rusia firmado a comienzos de este siglo.
P/BN/CC/rp.

Últimas Noticias

Diputados de JxC piden la destitución de Fernanda Vallejos y la derogación de la ley previsional vigente

Legisladores de la oposición pidieron la destitución de la diputada Fernanda Vallejos, que criticó en forma insolente al presidente...

Más Noticias