Formosa. El Ejército recordó a militares caídos en un ataque de Montoneros con la presencia de Gildo Insfrán

Formosa. Mientras los familiares de los militares muertos esperan que el Ministerio de Defensa reglamente el pago de las indemnizaciones que dispuso el gobierno de Mauricio Macri, la provincia de Formosa rindió un homenaje a los caídos en el ataque de los Montoneros al Regimiento de Infantería Monte 29. La cruenta ofensiva ocurrió el domingo 5 de octubre de 1975, hace 46 años, en pleno gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, y costó la vida de diez conscriptos, un oficial del Ejército, un suboficial, un policía provincial y quince guerrilleros.

Al recuerdo de las víctimas, en un acto encabezado por el gobernador Gildo Insfrán, y jefes militares, sin autoridades nacionales, se sumó este año el homenaje a Jovina Luna, hermana de uno de los soldados ultimados en el intento de copamiento, que bregó en los estrados judiciales por el reconocimiento a los caídos y falleció hace cuatro meses por Covid-19.

El jefe del regimiento, coronel Gabriel De Senzis, fue el único orador y llamó a construir “un futuro alejado de los paradigmas del pasado, sin prejuicios, sin soberbias, sin revanchas y sobre la verdad histórica de los hechos”. Acompañó, además, la demanda de una compensación a los familiares de los caídos.

El reclamo apunta a lograr un trato equitativo. Los atacantes guerrilleros que murieron en el operativo figuran en el Parque de la Memoria como víctimas del terrorismo de Estado y sus familiares cobraron una reparación económica. Los militares fallecidos, en cambio, nunca tuvieron un reconocimiento oficial, a pesar de que la provincia de Formosa fijó la fecha del ataque como Día del Héroe Formoseño, en recuerdo de su empeño puesto por los oficiales, los soldados y los vecinos en la defensa de la Constitución y el orden democrático.

El titular de la unidad recordó que el regimiento era en ese tiempo “un lugar de paz e integración social, pero a alguien eso no le gustó, y vino a querer romperlo, como no le gustaba la República y el sistema democrático, que pretendieron reemplazar por otro, eligiendo el camino de la muerte”.

El coronel De Senzis relató los esfuerzos de los soldados, oficiales y suboficiales para repeler la acción armada de los Montoneros, una “operación compleja, de ribetes cinematográficos” y reivindicó la respuesta de los efectivos del cuartel, con el apoyo de la comunidad. Dijo que “esta causa no es ya del Regimiento 29, sino de toda Formosa, de todo el Ejército y ha trascendido a la sociedad”.

Y, en tono de autocrítica, el jefe militar proclamó: “Nuestro Ejército Argentino ha dado ya sobradas muestras de madurez democrática y haber aprendido de la historia”.

En el acto oficial se inauguró la Campana del Héroe Formoseño, realizada a través de donaciones de llaves en desuso por parte de la comunidad de Formosa y que será tocada todos los años para recordar a los caídos en la recuperación del cuartel militar. Participaron del homenaje el comandante de la III Brigada de Monte, general Julio César Berden, y el titular de la 1ra. División de Ejército, general Diego Martín López Blanco.

En distintas presentaciones judiciales y en los medios, Jovina Luna, cuyo hermano Hermindo había sido acribillado cuando los atacantes ingresaron al cuartel, planteó que el pago de las indemnizaciones a familiares de los Montoneros caídos era fraudulento, ya que no encuadraban en las causales previstas en las leyes reparatorias.

El ataque de los Montoneros fue bautizado como Operación Primicia y constituyó la primera acción de comando del grupo guerrillero. Incluyó el desvío de un avión de Aerolíneas Argentinas, que se dirigía a Corrientes, con 102 pasajeros a bordo. El periodista Ceferino Reato reveló detalles en el libro que lleva el nombre la acción guerrillera.

“Seguimos esperando una respuesta del Ministerio de Defensa. Tenemos un beneficio asignado desde hace casi dos años, que el Gobierno no cumple”, declaró Rogelio Mazacotte, uno de los sobrevivientes del ataque al regimiento.

Ante una consulta de LA NACION, el Ministerio de Defensa argumentó que el pago de la indemnización fue dispuesto por un decreto de necesidad y urgencia en el gobierno anterior, por lo que su vigencia debe ser ratificada por la comisión bicameral que estudia el trámite legislativo de los DNU. Fuentes de la oposición, sin embargo, explicaron que lo que está pendiente es la reglamentación del decreto de Macri, que debería impulsar el Ministerio de Defensa.

El diputado nacional Mario Horacio Arce (UCR-Formosa), se sumó al reclamo por distintas vías –presentó incluso pedidos por la ley de acceso a la información pública– y las últimas estimaciones, según los criterios fijados en el decreto 829/2019, indican que el pago a los familiares rondaría los a $121 millones, a lo que debe añadirse el resarcimiento a los 17 militares que recibieron lesiones y heridas graves, calculado en unos $111 millones, lo que llevaría las indemnizaciones a $232 millones.

Por el contrario, entre 2001 y 2014 se pagaron unos $81,3 millones, a valores actualizados, a familiares de nueve miembros de los Montoneros caídos en el enfrentamiento.

SD/ag.ln.mdv./ag.rp.

Más Noticias