jueves 1 diciembre 2022

La inflación impulsada por la emisión monetaria y el aumento de tarifas de servicios no se desacelera, advierten consultoras privadas

Más Leídas

En la batalla del Gobierno contra la inflación, los precios mantienen su marcha victoriosa y en ascenso, que se hizo más evidente a partir de su aceleración en julio. Las estimaciones de consultoras privadas para el índice de septiembre la ubican más cerca del 7% que del 6%; y no solo eso, advierten que, con el actual ritmo de emisión monetaria, el ajuste de tarifas y el dólar en alza, se encamina a alcanzar el 100% al final de este año.

Claudio Caprarulo, economista de la consultora Analytica, señaló que su proyección de inflación para septiembre es del 6,9%. “Ya el dato de aumento de precios mayoristas del productor en agosto, de 7,8%, marcaba que el traslado a precios minoristas iba a ser alto en septiembre. Para diciembre, proyectamos que la inflación anual superará levemente el 100%”, comentó el especialista.

En un análisis de la inflación núcleo –que no toma en cuenta los precios estacionales y los regulados–, Caprarulo destacó que esta tomó una velocidad crucero más alta a partir de julio, en torno al 7%. “Esto se debe a que, dada la delicada situación de las reservas internacionales, el Gobierno no tiene margen para usar el tipo de cambio y las tarifas de servicios públicos como anclas inflacionarias. Por el contrario, ambas variables van a presionar al alza sobre los precios en los próximos meses”, estimó.

En la fundación Libertad y Progreso calcularon también una inflación del 6,9% para septiembre. Los rubros que más subieron, según su índice, fueron educación (20,3%), bebidas alcohólicas y tabaco (13,7%) y transporte y combustibles (8,7%). “En los primeros 9 meses de 2022, la inflación acumulada llega al 67,2%, la más alta para ese período desde 1991. Dentro de la última década, los años que le siguen con mayor inflación en los primeros tres trimestres son 2021, con 37%, y 2019, con 37,7%. Así, la inflación acumulada en los primeros 33 meses de la gestión de Alberto Fernández es del 243,6%”, precisaron.

Por su parte, Matías de Luca, economista de la consultora LCG, dijo que luego de los datos de julio y agosto, cuando la inflación se ubicó por encima del 7% mensual, cabía esperar cierta desaceleración en el ritmo de suba de los precios, dado que esos valores atípicos eran consecuencia de una crisis política que derivó en una crisis de confianza que parecía, al menos transitoriamente, haberse aplacado. “Sin embargo, los relevamientos de LCG exhiben que los precios de los alimentos aumentaron 8% promedio en septiembre. Esto da cuenta de que la inflación se exacerbó aún más, con un mercado que ya no se sorprende (y se acostumbra) de estos registros elevados”, añadió.

El relevamiento de precios minoristas de C&T Asesores Económicos para Gran Buenos Aires (GBA) presentó un alza mensual del 6,8%, apenas mayor que el de agosto (6,7%) y muy superior al de septiembre de 2021 (2,8%). “Como es habitual en los meses de septiembre, indumentaria fue el componente de mayor aumento mensual debido al cambio de estación (13%), mientras que alimentos y bebidas, subió 7%”, indicó María Castiglioni Cotter, economista de C&T.

Agostina Myronec, economista de la consultora Ecolatina, aclaró que, aunque aún no elaboró el total de septiembre, la inflación les dio 7,3% en la primera quincena respecto de igual período de agosto. “Al interior, alimentos y bebidas se ubicó debajo del nivel general, ayudado por una menor evolución del rubro carnes. Impactó el alza de tarifas de servicios públicos y taxis. Para el año el piso ya queda en 95% interanual”, especificó.

Tan preocupante o más que el nivel actual de la inflación son las perspectivas para los meses futuros, si se mantiene, por ejemplo, el alto nivel de emisión monetaria. Aldo Abram, director de Fundación, Libertad y Progreso, opinó: “Si el Banco Central no baja el ritmo de emisión, el piso de la inflación será del 6% o poco menos. Por lo tanto, si no llegamos al 100% a fines de año, lo estaremos superando a principios del que viene”.

Abram agregó que puede ser que antes de las elecciones de 2023 el Gobierno use los mismos “instrumentos distorsivos que en 2021 para deshacerla”, como retraso cambiario y congelamientos, aunque cuenta con menos reservas que en 2021 para manejar el dólar oficial. “Así que, con suerte, la inflación de 2023 se ubicará cerca de la de este año”, estimó.

De Luca opinó que esta exacerbación de la inflación no es beneficiosa para la formación de expectativas, ya que cada shock las ubica un escalón más alto, amenazando con desencadenar una dinámica difícil de contener. “En otras palabras, la sociedad percibe que el rumbo económico no ha cambiado y que todo hecho pasado sirve de muestra para proyectar hacia el futuro. Esto supondría una tarea aún más ardua para el gabinete económico, puesto que entra en una pulseada donde cada vez se torna más difícil torcer las expectativas sin un plan de estabilización”, analizó.

Sumado a esto, en LCG ven que el ajuste de precios regulados aportaría otros 2 puntos porcentuales al índice de precios al consumidor. “Por lo tanto, es de esperar que los registros de inflación de septiembre encuentren nuevamente un piso en el 7% mensual”, proyectó De Luca.

EN/ag.cl.ln.ifb.vfn/gr.rp

Últimas Noticias

Brasil. Bolsonaro no reconoce abiertamente su derrota frente a Lula, aunque dice que cumplirá con la Constitución

Brasilia - El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no se ha pronunciado este martes abiertamente sobre el resultado de...

Más Noticias