martes 7 febrero 2023

Brasil. Lula da Silva se convirtió en el nuevo Presidente con un ajustado triunfo en un país polarizado

Más Leídas

Brasilia . El expresidente izquierdista Luiz Inacio Lula da Silva ganó este domingo las reñidas elecciones de Brasil, según la encuestadora Datafolha, negando al presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro un segundo mandato. La encuestadora llegó a este resultado con el 95% de los votos escrutados en el país más grande de América Latina. El recuento oficial se situó en el 50,8% de los votos a favor de Lula frente al 49,1% de Bolsonaro.

Todavía quedaba una cantidad significativa de votos por contar en el estado bastión de Bolsonaro, Sao Paulo, pero su rival de izquierda avanzaba poco a poco en una segunda vuelta empañada por acusaciones del Partido de los Trabajadores de Lula de que la policía suprimió los votos en algunas regiones.

La elección sirve como un referéndum sobre dos visiones marcadamente diferentes, y vehementemente opuestas, para el futuro de Brasil.

Bolsonaro prometió consolidar un giro brusco hacia la derecha en la política brasileña después de una presidencia que fue testigo de uno de los brotes de COVID-19 más mortíferos del mundo en la pandemia y la deforestación generalizada en la cuenca del Amazonas.

Lula promete más responsabilidad social y ambiental, recordando la creciente prosperidad de su presidencia de 2003 a 2010, antes de que los escándalos de corrupción empañaran a su Partido de los Trabajadores.

Bolsonaro ha descrito sin pruebas que el sistema de votación es propenso al fraude, lo que genera preocupación de que no reconozca la derrota, siguiendo el ejemplo de su aliado ideológico, el expresidente estadounidense Donald Trump.

Eso ha aumentado las tensiones en las elecciones más polarizadoras de Brasil desde su regreso a la democracia en 1985 después de una dictadura militar contra la que Lula, un exlíder sindical, se manifestó y Bolsonaro, un excapitán del ejército, invoca con nostalgia.

Los aliados de Lula dijeron el domingo que la policía había detenido los autobuses que transportaban votantes en las carreteras a pesar de que la autoridad electoral les había prohibido hacerlo. Los medios brasileños informaron que tales operaciones se concentraron en el noreste, donde Lula tiene el apoyo más fuerte.

«Lo que pasó hoy es criminal. No hay justificación para que (la policía) monte barricadas el día de las elecciones», dijo a los periodistas la presidenta del Partido de los Trabajadores, Gleisi Hoffman.

Sin embargo, el Tribunal Superior Electoral (TSE), que dirige las elecciones de Brasil, dijo que a nadie se le había impedido votar y se negó a extender el horario de votación. La Policía Federal de Carreteras dijo que había cumplido con las órdenes judiciales.

Con calcomanías de Bolsonaro en el pecho, la residente de Río de Janeiro Ana Maria Vieira dijo que estaba segura de votar por el presidente y que nunca toleraría elegir a Lula.

«Vi lo que Lula y su banda criminal le hicieron a este país», dijo, cuando llegó a votar en el barrio de Copacabana de Río, y agregó que pensaba que el manejo de la economía por parte de Bolsonaro había sido «fantástico».

Una victoria de Lula marcaría un regreso sorprendente para el líder izquierdista, quien fue encarcelado en 2018 durante 19 meses por condenas por soborno que la Corte Suprema anuló el año pasado, despejándole el camino para buscar un tercer mandato presidencial.

En Sao Paulo, el abogado Gerardo Maiar, de 31 años, dijo que estaba horrorizado por lo que había hecho Bolsonaro como presidente. «Los últimos cuatro años fueron una vergüenza, tanto a nivel nacional como internacional», dijo después de votar. «Creo que es ridículo que Brasil esté en esta posición vergonzosa».

ula, durante la campaña que lo llevó nuevamente al Palacio de Planalto,  se ha centrado en sus mandatos anteriores, durante los cuales aumentaron las exportaciones de materias primas y decenas de millones de brasileños se unieron a la clase media. Ha prometido a los pobres, golpeados por las dificultades económicas durante la mayor parte de una década, que nuevamente podrán permitirse tres comidas completas al día e incluso barbacoas los fines de semana.

Pero ha sido vago sobre cómo aseguraría el regreso de esos días felices. Al igual que Bolsonaro, promete extender el bienestar de Brasil Aid hasta 2023, sin explicar cómo se financiará. Ha dicho que el estado volverá a asumir un papel destacado en el desarrollo económico.

Frente a los intentos de Bolsonaro de agruparlo con los líderes de Cuba y Venezuela, da Silva se ha negado a denunciar sus prácticas autocráticas y, en cambio, dijo que se deben respetar las soberanías de otras naciones, al tiempo que destacó el hecho de que no implementó tales políticas durante su presidencia. En abril, dijo que las mujeres deberían tener derecho a un aborto y luego dio marcha atrás en medio de las protestas, diciendo que personalmente se opone.

Una condena por corrupción en 2018 lo excluyó de la carrera presidencial de ese año y permitió que Bolsonaro alcanzara la victoria. Pero la Corte Suprema en 2021 anuló sus condenas y dictaminó que el juez presidente había sido parcial y coludido con los fiscales. Eso permitió su carrera este año.

Lo cierto, señalan los analistas políticos, es que Lula se encontrará con un Brasil muy diferente al que  el gestionó en sus dos mandatos anteriores, un mundo con conflictos diferentes a los de la primera década del siglo XXI, y por sobre todo un gigante sudamericano dividido en partes similares, tal como muestra el resultado electoral, en el que el saliente presidente Bolsonaro volverá al llano con un importe capacidad de poder que se estima condicionará la gobernabilidad de Lula.

INT/ag.vfn.europapress/rp.

Últimas Noticias

Una noche en el Kremlin: a setenta años de la entrevista Stalin-Bravo

El último extranjero en entrevistarse con el legendario dictador soviético cuatro semanas antes de su muerte fue el embajador...

Más Noticias