domingo 3 marzo 2024

El kirchnerismo marchó, sin mayor trascendencia,  para echar a los ministros de la Corte Suprema

Más Leídas

Casi un calco de la marcha del 1° de febrero de 2022 contra la Corte Suprema fue la que realizaron el miércoles dirigentes ultrakirchneristas frente al palacio de Tribunales, sobre la calle Talcahuano.

Con el argumento idéntico de «echar a la Corte», unas 3.000 personas se concentraron en la plaza frente al edificio judicial para pedir por el juicio político a los integrantes del máximo tribunal, pero también al grito de «sin Cristina no hay democracia».

Del acto, que fue convocado por el juez cristinista Juan Ramos Padilla, participaron representantes de diferentes organizaciones sociales, partidos ligados al Frente de Todos y dirigentes de la CTA como Hugo Yasky, diputado nacional aliado al Gobierno y uno de los pocos dirigentes de cierto fuste que estuvieron presentes. Entre los asistentes también estuvieron el sindicalista docente Roberto Baradel y ex dirigentes como Cristina Caamaño, que manejó la AFI hasta el año pasado, y la ministra bonaerense Cristina Álvarez Rodríguez.

Una constante del acto fue hablar de proscripción contra Cristina Kirchner, sobre todo después de que ella se expresara en esos términos cuando recibió la condena a seis años de prisión por la causa Vialidad.

Yasky fue uno de los que hizo especial hincapié en ese aspecto. «No queremos una justicia que garantice que los dueños del poder económico sean cada vez más ricos y los trabajadores cada vez más pobres. Que esté al servicio de la clase dominante, que convalide la persecución política y proscriba a Cristina», tuiteó el sindicalista.

El líder de la CTA planteó directamente que se debe avanzar en «la remoción de los jueces de la Corte Suprema». Cabe recordar que Yasky es diputado y en la comisión de juicio político de la Cámara baja es donde se tramita la acusación contra los cuatro integrantes del máximo tribunal.

«Basta de mafia judicial y lawfare», fue otra consigna repetida de una movilización que tuvo esparcidos entre la gente a representantes de un sínnumero de agrupaciones marginales, pero no a las más significativas del kirchnerismo, como por ejemplo La Cámpora. Hubo militancia de la CTA, de ATE, así como también presencia de Abuelas de Plaza de Mayo.

Además, hubo un enérgico pedido a Alberto Fernández para que decida por decreto la ampliación de la Corte Suprema. «Se tiene que ampliar, o por decreto o lo decide el Poder Ejecutivo”, dijo Hugo “Cachorro” Godoy, que es el secretario general de la Central de Trabajadores Autónoma.

Godoy también reflotó un viejo reclamo del kirchnerismo en relación a la Justicia. “Democratización es que el Congreso debe sesionar para que el juicio político se lleve adelante y erradique a estos cuatro supremos que quieren manejar el sistema judicial como un instrumento de persecución”, sostuvo.

En la movilización de 2022, convocada por Ramos Padilla también, el argumento había sido el mismo: defender a Cristina frente a los supuestos embates de la Corte, a la que entonces se pedía «echar». Pero entonces, aun con una afluencia de público menor, fueron dirigentes de mayor peso, como la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, o el ex vicepresidente, Amado Boudou.

También había llevado gente Camioneros, con Hugo Moyano y Pablo Moyano a la cabeza. Esta vez, en cambio, la presencia de sindicatos, más allá de las CTA y ATE, fue marginal. La CGT no envió representantes, pese a que desde lo discursivo buscaron plantear que sí había presencia cegetista en el acto.

P/ag.ln.cl.ifb.vfn/gr.

Últimas Noticias

Escándalo en la ANSES: el Gobierno dice que investigará  una «caja negra» vinculada a la política.

"Todas las investigaciones están en curso pero el sistema se va a cortar", reconoció una calificada fuente de Casa...

Más Noticias