lunes 24 junio 2024

Reino Unido. El jefe mercenario de Rusia profundiza las intrigas de la guerra de Ucrania

Más Leídas

Londres.Un anuncio extraordinario del líder mercenario ruso Yevgeny Prigozhin de que sus combatientes abandonarán la ciudad ucraniana de Bakhmut parece un ejercicio de desinformación y evasión de culpas, dicen especialistas y analistas militares de Rusia.

Pero lleva su conflicto con los jefes de defensa a un nuevo nivel en lo que ha sido una semana difícil para Moscú, dos días después de un supuesto ataque con aviones no tripulados contra el Kremlin. También destaca la frustración rusa por no poder completar la captura de Bakhmut después de más de nueve meses de batalla intensa y costosa.

Prigozhin entregó un ultimátum efectivo al presidente Vladimir Putin y al estamento militar el viernes al decir que Wagner dejaría Bakhmut el 10 de mayo y se retiraría para «lamer sus heridas» después de sufrir pérdidas exponencialmente crecientes. Acusó a los burócratas militares de privarlo de las municiones que necesitaba.

Pero muchos meses de diatribas impetuosas del ex magnate de la restauración del Kremlin, un maestro en el arte de la autopromoción, han dejado en claro que sus palabras rara vez deben tomarse al pie de la letra.

Ucrania inmediatamente percibió una alerta. Su viceministro de defensa dijo que Wagner en realidad estaba trayendo combatientes de otras partes de la línea del frente para tratar de completar la captura de Bakhmut a tiempo para las celebraciones del Día de la Victoria de la Segunda Guerra Mundial de Rusia el próximo martes. Reuters no pudo verificar de forma independiente esos movimientos.

Kimberly Marten, profesora del Barnard College y la Universidad de Columbia que se especializa en temas de seguridad rusa, dijo que Prigozhin y sus mercenarios son «elementos esenciales de la inteligencia militar rusa, por lo que no creemos nada de lo que dice».

«Todo esto es humo y espejos, así que solo estamos adivinando», dijo Marten, quien ha testificado varias veces ante el Congreso de los Estados Unidos sobre Wagner. Señaló que sería temerario que cualquier comandante «transmitiera» sus intenciones a su enemigo con cinco o seis días de antelación.

Sin embargo, lo que parecía real era la furia de Prigozhin contra el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, y el jefe del Estado Mayor, Valery Gerasimov. Lanzó insultos contra los nombres de ambos en una diatriba filmada frente a docenas de cadáveres ensangrentados, y dijo que los haría responsables de «decenas de miles de muertos y heridos de Wagner».

Algunos vieron el movimiento de Prigozhin como una apuesta desesperada para tratar de obligar a Moscú a darle los suministros adicionales y el apoyo de tropas rusas que necesita y que podría funcionar, porque Rusia ha pagado un precio demasiado alto para renunciar ahora a Bakhmut.

“Si esto (retirada) es exactamente lo que sucede, deberíamos esperar que el ejército ucraniano ataque durante la rotación y la pérdida de toda, o la mayor parte, de la ciudad”, escribió un bloguero militar ruso, Zhivov Z.

Alexander Bovdunov, analista político, dijo al portal de noticias ruso ‘Argumenty Nedeli’: «Wagner es nuestra infantería de asalto más efectiva. Debe obtener todo lo que necesita. Los conflictos burocráticos internos deben pasar a un segundo plano si Rusia quiere lograr la victoria».

El analista austriaco Gerhard Mangott dijo que si Prigozhin realmente se retirara, «sería demasiado rápido para que las fuerzas armadas regulares rusas tomaran las posiciones de los combatientes de Wagner en Bakhmut y sus alrededores».

«Si realmente lo dice en serio… esto le daría a las fuerzas armadas ucranianas la oportunidad de apoderarse de parte o la totalidad de Bajmut de los rusos», dijo, y agregó que esto sería un desastre para Putin y Shoigu.

Yohann Michel, analista del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Londres, dijo que la declaración de Prigozhin parecía un intento de transferir la culpa por no haber tomado Bakhmut, y una indicación de que su captura seguía siendo difícil de alcanzar.

También cuestionó si Prigozhin tenía la autonomía suficiente para retirarse sin el permiso del Kremlin. «Si Putin quiere que esté en combate, lo obligará de una forma u otra a hacerlo».

Michael Mulroy, un ex alto funcionario del Pentágono, dijo que los últimos comentarios de Prigozhin podrían ser una alerta o una señal de que realmente le falta personal, y dijo que los comandantes rusos habían tratado a Wagner «como si fueran totalmente prescindibles».

Las evaluaciones de inteligencia occidentales han concluido regularmente que Wagner es una de las unidades de campo de batalla más efectivas de Rusia debido a su capacidad, hasta ahora, para absorber un gran número de bajas y llevar a cabo ataques frontales completos utilizando «olaeadas humanas».

Aunque comenzó como una fuerza de alrededor de 10.000 miembros compuesta por ex soldados profesionales y fuerzas especiales, su impulso, por lento que fuera, pasó a depender de un suministro constante de nuevos reclutas que se agotó cuando el Ministerio de Defensa en febrero le impidió utilizar convictos reclutados de prisiones

La comunidad de inteligencia de EE. UU. estimó que hasta 40.000 convictos lucharon por Wagner en algún momento.

Desde entonces, Wagner ha abierto centros de reclutamiento para tratar de reponer sus filas al mismo tiempo que el propio Ministerio de Defensa está reclutando soldados profesionales.

Marten dijo que su participación en la batalla por Bakhmut, incluidos los combatientes reclutados en las prisiones rusas, había permitido a Putin evitar declarar una movilización a gran escala.

Cualesquiera que sean sus intenciones inmediatas en torno a Bakhmut, es probable que Wagner siga siendo un actor importante en la guerra, dadas las ambiciones personales y la determinación de Prigozhin de permanecer en el centro de atención. Los blogueros a favor de la guerra informaron que el ex viceministro de Defensa, el coronel general Mikhail Mizintsev, sancionado por los países occidentales por orquestar el brutal asedio de Mariupol en Ucrania, ha sido reclutado recientemente para Wagner como comandante adjunto.

«Lameremos nuestras heridas y cuando la patria esté en peligro, nos levantaremos nuevamente para defenderla. El pueblo ruso puede contar con nosotros», dijo Prigozhin el viernes.

INT/ag.agencias.ep.re/rp.

Últimas Noticias

La Iglesia bajó el tono pero siguió con las críticas al Gobierno en una misa en La Matanza donde advirtió la crisis en los...

Con una misa en el corazón de La Matanza, para transmitir un fuerte respaldo a las madres que atienden...

Más Noticias