Inicio Economía y Negocios El jefe del FMI que controla a la Argentina advierte que el ajuste “no debe caer en forma desproporcionada sobre los sectores más vulnerables”

El jefe del FMI que controla a la Argentina advierte que el ajuste “no debe caer en forma desproporcionada sobre los sectores más vulnerables”

0
El  jefe del FMI que controla a la Argentina advierte que el ajuste “no debe caer en forma desproporcionada sobre los sectores más vulnerables”

Rodrigo Valdés. jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI) que supervisa el programa con la Argentina,  se refirió al programa que está desarrollando el gobierno de Javier Milei y subrayó que «es importante seguir mejorando la calidad del ajuste fiscal, no la cantidad», a la vez que remarcó que el impacto de estas medidas no debe caer en forma desproporcionada sobre los sectores más vulnerables.

Este es uno de los mensajes más repetidos del Directorio y de los técnicos del FMI para la Argentina: cuidar la sostenibilidad política y social del plan económico.

Rodrigo Valdés, director del Departamento del Hemisferio Occidental del organismo, habló en la apertura del IEFA Latam Forum en el Hotel Four Seasons y también hizo una advertencia sobre la salida del cepo al dólar. «Es necesario calibrar muy cuidadosamente las políticas de apertura cambiaria», planteó. Y valoró que la inflación «está bajando más rápido» que lo esperado.

El chileno, a cargo del área desde mediados del año pasado, amplió su visión sobre la situación del país. «Las nuevas autoridades están implementando de forma decisiva un plan ambicioso de estabilización para restaurar la estabilidad macroeconómica. Como saben, está basado en un ancla fiscal que elimina completamente cualquier financiamiento del Banco Central (BCRA) al Tesoro, a la par que lo combina con políticas para bajar la inflación, aumentar reservas y reorganizar distorsiones que afectan al país», planteó en su introducción.

El funcionario del FMI destacó que a partir de las medidas tomadas por el actual Gobierno «el progreso ha sido impresionante» y remarcó el superávit fiscal, la baja de la inflación -«está cayendo más rápido de lo que esperábamos», dijo- y la reducción de la brecha entre el dólar oficial y el blue conseguidos en estos primeros meses.

«Pero la herencia fue pesada y el camino a la estabilización nunca es fácil», sostuvo con relación a la situación que dejó la gestión de Alberto Fernández. Y allí advirtió que «en este camino es importante seguir mejorando la calidad del ajuste fiscal, no la cantidad. Calidad, de nuevo, quiero subrayar, no cantidad».

«En relación con las políticas, tenemos que seguir adaptándonos a la transición y los controles cambiarios deben ser calibrados de forma muy cuidadosa. Es más, creemos que es importante sostener los apoyos para los segmentos más vulnerables de la población para asegurarse que la carga más pesada del ajuste no caiga desproporcionadamente sobre las familias de clase trabajadora», remarcó.

A su vez, planteó que desde el FMI mantienen un compromiso «profundo y constructivo» con las autoridades en aspectos técnicos y diseño de políticas que «puedan restaurar la estabilidad macro en Argentina de manera sustentable. Compartimos la visión de las autoridades de crear una economía mas abierta y orientada al mercado que pueda brindar más prosperidad a todos los argentinos».

Qué pasa en América Latina, según el FMI

Valdés se dedicó a analizar la situación general de la región y comentar el escenario global, donde se está dando «un aterrizaje suave» luego del aumento generalizado de la inflación por las políticas monetarias para atravesar la pandemia del Covid-19. «La inflación bajó y llegó a niveles cercanos (al nivel) previo a su aumento. Esto es muy importante para la región», evaluó.

«A la economía mundial le está yendo mejor, pero nuestros pronósticos a mediano plazo están a niveles más bajos desde las proyecciones en los 80. Estados Unidos nos sorprendió, creció un 1% más de los esperados. China y el área Euro han ido más lento, China desaceleró y Europa nos sorprende en su baja», evaluó.

«La región (por Latinoamérica) normaliza el crecimiento. Están volviendo a su tendencia normal basada en capacidades actuales, reformas pasadas, velocidad normal. Latinoamérica se desacelera porque México y Brasil son una parte tan grande que dominan los promedios. Y estos dos nos sorprenden. Crecieron un 3% el año pasado, pero están desacelerando», sostuvo sobre los dos gigantes.

Además evaluó que a Chile y Colombia «les fue mal pero por el sobrecalentamiento que generó el Covid-19». ya que «pusieron mucho (por la emisión) y ahora están recuperando», dijo.

De Uruguay y Paraguay sostuvo que les fue mal por «shocks climáticos», algo que también sufrió Argentina según señaló Valdés. «Hay un ambiente global que no apoya demasiado, se desaceleran bienes, comercio y las tasas de interés son más altas que hace 2 o 3 años», agregó.

A futuro, planteó que el máximo desafío que afronta la región es el nivel de endeudamiento. «El nivel de deuda viene de antes, estaba aumentando pre Covid y ahora la tarea tiene que ver con cómo estabilizamos esa deuda», cerró. EN/ag.agencias./gr.