domingo 12 julio 2020

Deuda externa, los acreedores endurecen su posición, el Gobierno quiere seguir negociando

Más Leídas

Cuaderno de opiniones: El litio en Argentina, los mitos que lo estancan

El auto eléctrico y las últimas tecnologías de almacenaje y entrega de energías piden litio y nosotros...

Boudou: los secretos bien guardados valen más que los tesoros descubiertos

¿Por qué Boudou sale de cárcel por la pandemia y Núñez Carmona, que tenía riesgo sanitario e...

Cuaderno de opiniones: “Abandonar es condenar” nos cuenta Isabel de Estrada

Para los que no me conocen, me presentaré muy sintéticamente, contándoles que hace muchos años y luego...

El viernes 19 a las 17,00hs de New York vencerá el último plazo acordado para la negociación con los tenedores de bonos argentinos con ley extranjera. Los bonistas responsabilizan al presidente Fernández por un posible fracaso de las negociaciones y amenazan con recurrir a la justicia. Un cruce de comunicados revela la distancia que se produjo en la última semana. El jefe de Estado hoy dijo: «Haremos todo lo que tengamos que hacer, en la medida que eso no signifique un mayor esfuerzo para los argentinos».

Desde el ministerio de Economía se emitió un comunicado, que entre otros aspectos, señala: «Los Inversores Restringidos respondieron a la información provista por Argentina proponiendo ajustes, descriptos por separado, con los que Argentina no puede comprometerse de manera razonable, algunos de los cuales son ampliamente inconsistentes con el marco de sostenibilidad de deuda que necesita la República para restaurar la estabilidad macroeconómica y para avanzar con un programa con el FMI»,

En forma sintética se recuerda que sobre la mesa de negociaciones hay un total de u$s 66.500millones, y que la diferencia que existe entre la propuesta del gobierno argentino y la demanda de los bonistas gira en torno a u$s 4. El ministro Guzman notificó a los acreedores, que proponen u$s 54, que está dispuesto a pagar hasta u$s 50 por cada u$s 100 de capital, más un bono que podría estar vinculado con el pbi o con el nivel de exportaciones. Entre los acreedores hay dudas de aceptar esa oferta.

En el comunicado oficial, donde se reitera que este viernes finaliza el plazo para aceptar el acuerdo, también se expresa: “El proceso de negociación con nuestra comunidad inversora reveló que las demandas de los inversores a menudo divergen y no se pueden conciliar fácilmente. La República evaluará todas las opciones disponibles como parte de un proceso integral para restaurar la estabilidad macroeconómica» y en una línea se puntualiza, “que algunos de los pedidos de los bonistas son ampliamente inconsistentes con la sostenibilidad de la deuda”.

Los acuerdos de confidencialidad pactados con los acreedores no fueron renovados, en consecuencia llegaron las respuestas: «El grupo Ad Hoc de bonistas de Argentina, que comprende 13 administradores de activos internacionales y es, con mucho, el mayor grupo de acreedores de Argentina, ha hecho todo lo posible para llegar a un acuerdo viable con el gobierno argentino. A pesar de nuestros esfuerzos, las autoridades han optado por profundizar innecesariamente este período de deterioro económico al rechazar nuestra solución sostenible y sensata”.

Por su parte otro grupo que asesora el estudio jurídico White & Case LLP difundió: «Dado el fracaso de las negociaciones de los tenedores de bonos, nuestro Grupo ahora está considerando todos los derechos y recursos disponibles a nuestro alcance como fiduciarios para los millones de ahorristas a los que servimos en todo el mundo». En pocas palabras esto significa la predisposición a accionar legalmente.

Analistas, en el mercado financiero, señalaron que no es la primera vez que aparece una amenaza del recurso judicial en una negociación, pero siguen con atención las declaraciones de Alberto Fernández. El presidente en manifestaciones públicas señaló: «algunos acreedores tomaron una actitud de dureza que no se entiende» pero agregó: «Estamos tratando de seguir negociando y estamos tratando de llegar a un acuerdo».

Finalmente, Fernández, recordó una reciente conversación con Roberto Lavagna: «en el año 2005, cuando salimos del default, la negociación empezó en enero y terminó en diciembre» y enfatizó: «No entiendo el apuro para ver cuándo salimos del default o para ver cuándo nos ponemos de acuerdo con los acreedores». Por cierto habrá que ver si los bonistas siguen predispuestos a continuar sentados en la mesa de negociación, después de haber aceptado en cuatro oportunidades extender la fecha para el acuerdo. El riesgo para la Alberto Fernández es que si estas conversaciones fracasen se convertirá en el Presidente del noveno “default” de Argentina.
EN/NB/ln/gr/rp.

Últimas Noticias

La cultura gastronómica de Grace Soloaga, Tarta de caramelo al chocolate con frutos secos que finalmente es » Mumú»

Hay tanto para decir, tanto para contar, tanto para transmitir. No alcanza la vida para decir, contar...

EEUU. Alerta a sus ciudadanos que en China pueden sufrir detenciones arbitrarias

Washington. En una alerta de seguridad emitida el sábado, el Departamento de Estado mencionó específicamente la amenaza de detención o deportación por...

Israel. Se multará a los clientes de la prostitución, pero no la prohíbe

Jerusalén. Israel ha empezado a multar este viernes a los usuarios de la prostitución, después de que el Parlamento del país aprobara...

Un banderazo que sorprendió “a propios y ajenos”. En la calle entraron otros actores

Ni el gobierno, ni la oposición imaginaron la movilización que en “el día de la Independencia” se produjo en gran parte del...

“Portezuelo del Viento” un proyecto de magnitud que confronta a Mendoza con el Gobierno Nacional.

Se trata de la mayor obra hidroeléctrica de Mendoza, que corre el riesgo de volver a ser demora por una polémica que...

Más Noticias