viernes 23 octubre 2020

El proyecto de impuesto a la riqueza recibe críticas de expertos en energía

Más Leídas

El arte de Tana Pujals, “Monos, el arte y la pasión del retrato”

“Un mono, después de emborracharse de brandy, nunca más lo tocaría, y esto es mucho más sabio...

Naturaleza y cultura: esos raros museos nuevos

Por Eleonora Jaureguiberry ¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿Dónde estamos? ¿Para dónde vamos? ¿Cómo...

Suecia veta a las chinas Huawei y ZTE en el despliegue de su 5G

Los proveedores chinos de equipos de telecomunicaciones Huawei y ZTE no podrán participar en el despliegue de...

Algunos Diputados de la coalición oficialista han presentado un proyecto de ley denominado “Aporte Solidario y Extraordinario” y divulgado como “impuesto a la riqueza”. Los autores del proyecto prevén una recaudación cercana a 1% del PBI, lo que implicaría un monto total de 4.000 millones de dólares por única vez.

El art. 7 del Proyecto define la asignación de los fondos recaudados. Un 75 % de lo de los fondos obtenidos se destinarán a: 1) Compra de equipo médico; 2) Subsidios a Pymes y medianas empresas; 3) Becas Progresar, y, 4) apoyo a los habitantes de barrios populares. El 25 % restante tendrá como destinatario el sector Energético para la producción de gas natural y será canalizado por las empresas IEASA –Integración Energética Argentina- e YPF.

En relación con el sector energético, el Instituto Argentino de la Energía General Mosconi efectuó un análisis general del Proyecto y emitió un comunicado en el que fija su posición. En principio señala que surge un texto ambiguo que si bien determina rubros para la asignación de los recursos, no define los proyectos elegibles en ninguna de las categorías.

El comunicado del IAE Mosconi advierte que esta ambigüedad respecto del destino de los fondos tornará imposible el efectivo control del gasto, al no conocerse ni los proyectos específicos elegibles ni el monto aproximado de los mismos.

Cabe aclarar que según cálculos preliminares, el Sector Energético recibiría 1.000 millones de dólares. Uno de los destinos específicos de lo recaudado beneficiará al sector energético y a YPF en particular. Así lo expresa el art. 7° inc. 5to.: “Un 25% a programas de exploración, desarrollo y producción de gas natural, actividad que resulta de interés público nacional, a través de Integración Energética Argentina S.A (IEASA) la cual viabilizará dichos proyectos proponiendo y acordando con YPF S.A. en forma exclusiva, las distintas modalidades de ejecución de los proyectos.

Queda establecido que Integración Energética Argentina S.A. deberá reinvertir las utilidades provenientes de los mencionados proyectos, en nuevos proyectos de gas natural durante un plazo no inferior a diez años a contar desde el inicio de vigencia del presente régimen.”

El fundamento radica en que “Esta asignación se establece teniendo en cuenta la tendencia de reducción de inyección de gas natural registrada, lo que requiere la realización de inversiones en desarrollos de gas que contribuyan al logro del autoabastecimiento en el corto, mediano y largo plazo”.

Para la ejecución del programa, IEASA (ex ENARSA) recibiría aproximadamente USD 1.000 millones al tipo de cambio oficial vigente a la fecha.

El IAE Mosconi considera que un programa de 1.000 millones de US$ en los rubros exploración, desarrollo y producción, para ser creíble, debería haber listado los proyectos concretos a los cuales se destinará lo aportado por los contribuyentes. Ello evitará la discrecionalidad “ex post” de los funcionarios y por otro lado permitirá el control de lo actuado por parte de organismos como la AGN y la SIGEN.

La magnitud de los recursos en relación a la inversión total
La producción convencional de gas natural viene en franca decadencia, compensada en años recientes por los desarrollos no convencionales subsidiados por la Resolución 46/17 en Vaca Muerta.


Las inversiones en yacimientos no convencionales declaradas en la Secretaría de Energía los últimos 3 años, supera los USD 4.000 millones anuales. Es decir que este impuesto implicaría una inyección por única vez equivalente al 25% de la inversión de los últimos años y del 50% de la inversión de YPF en el mismo período.

De acuerdo al articulado del Proyecto, IEASA viabilizará dichos recursos en proyectos con YPF en forma exclusiva. Debemos decir entonces, que estamos en presencia de un auxilio financiero a YPF – un subsidio – destinado a compensar la inversión en Vaca Muerta que difícilmente YPF pueda realizar al mismo nivel de los últimos años, alrededor de USD 2.000 millones/año.

El pronunciamiento del IAE Mosconi destaca que YPF convive con una deuda que creció significativamente entre 2012-2015 y que la sumergió en la actual situación financiera que solo le permite invertir a partir de su propia Caja.

También consigna que la cuarentena y los precios deprimidos dejaron a YPF con caja escasa y sin acceso al mercado de crédito internacional luego del reciente re perfilamiento de su deuda de corto plazo.

En el supuesto de alcanzarse los objetivos del Proyecto de Ley, los recursos no serían suficientes para mantener los niveles de inversión de los últimos 4 años. En el mismo sentido, el Comunicado afirma que sólo se trata de un nuevo subsidio a la oferta de gas con la diferencia que esta vez se focalizará en YPF.

Cree oportuno recordar que el reciente crecimiento en la producción de gas lo explica la inversión privada, hoy paralizada, y que acudió a partir de un “negocio de oportunidad” que contaba con un precio con fuerte subsidio y casi 3 veces superior al de mercado.

La expresión pública del IAE Mosconi puntualiza: Que el destino específico del proyecto de ley anunciado como un programa de “exploración, desarrollo y producción” de gas natural, equivale a una nueva versión de subsidios a esa producción, ahora focalizada en YPF.

Que la pretensión de dicho programa en ausencia de una política energética integral carece de justificación.

Que, enfrentados a una crisis económica y social con un Estado carente de los ingresos necesarios, el destino de los recursos a recaudar del impuesto proyectado debería ser explicitado en el marco de la discusión Parlamentaria del Presupuesto 2021.

Para concluir, el Comunicado plantea que si la intención es hacer crecer la producción de gas natural en Argentina, la salida no son más subsidios de un Estado sin recursos. Por el contrario, es necesario dar señales claras a la inversión a partir del respeto por las instituciones y de una política energética que cuente con un amplio acuerdo Parlamentario.
EN/CC/rp.

Últimas Noticias

La Corte con disparidad de criterios postergó la resolución sobre los jueces desplazados

Este jueves se aguardaba la acordada de la Corte Suprema de Justicia respecto al desplazamiento, por el...

La energía, un área clave en serios problemas en el gobierno de Alberto Fernández

Por: Ing.Jorge LapeñaEl gobierno de Alberto Fernández se encamina a cumplir un año. El que viene es un año electoral y ya...

Neuquén. El gobierno provincial espera recuperar la actividad petrolera plena en marzo

La crisis petrolera que se desató con brutal intensidad en el país con la llegada de la pandemia y la cuarentena obligatoria...

Entre Ríos. Estancia Casa Nueva, una usurpación de tierras que su busca derivar a un conflicto familiar

El conflicto por la usurpación denunciada por Miguel Etchevehere, de la estancia Casa Nueva, se mantiene latente. El juez subrogante de...

Latinoamérica. El FMI advierte a los países que deberán discernir entre empresas viables y no viables

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido que los países de América Latina y el Caribe tendrán que hacer frente al sobreendeudamiento...

Más Noticias