lunes 6 febrero 2023

EE.UU. China monitorea la reacción Occidental sobre la invasión rusa a Ucrania y la mide con su objetivo en Taiwán

Más Leídas

Washington –   Mientras la atención del mundo se centra en la escalada de la crisis entre Rusia y Ucrania, el foco se está dirigiendo también hacia una isla al otro lado del mundo: Taiwán. A primera vista, puede haber paralelismos: tanto Taiwán como Ucrania son democracias favorables a Occidente cuyo statu quo podría verse alterado por poderosas autocracias.

En el caso de Taiwán, el Partido Comunista de China busca una eventual «reunificación» con la isla que reclama como parte su territorio a pesar de no haberla gobernado nunca, y no ha descartado hacerlo por la fuerza.

En el caso de Ucrania, esa amenaza se está desarrollando: el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha dicho que considera a los rusos y a los ucranianos como «un solo pueblo», y aún no está claro hasta dónde llegará para hacer realidad esa afirmación: este lunes declaró como repúblicas independientes dos territorios escindidos de Ucrania y apoyados por Moscú.

Los propios líderes mundiales han insinuado conexiones entre los destinos de Ucrania y Taiwán en las últimas semanas. La presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, ha dicho que Taiwán podría «empatizar» con la situación de Ucrania, dada su experiencia con las «amenazas militares y la intimidación de China».

En Occidente, el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo este sábado que «los ecos» de lo que ocurra en Ucrania «se oirán en Taiwán», mientras que el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, en un viaje a Australia a principios de este mes, dijo oblicuamente que «otros están observando» la respuesta occidental a Rusia, «aunque esté a medio mundo de distancia en Europa».

En los últimos años ha aumentado la preocupación de que una China afianzada bajo el liderazgo de Xi Jinping pueda hacer un movimiento audaz para tomar el control de Taiwán, y es probable que Beijing esté observando cuidadosamente la situación en Ucrania para ver cómo responden las potencias occidentales, y cuán severas son esas respuestas.

Estados Unidos, el Reino Unido, la Unión Europea, Canadá, Australia y Japón han anunciado sanciones económicas para castigar a Moscú tras los movimientos de Putin a principios de esta semana.

Pero los paralelismos son limitados, y también lo es el hecho de que Beijing pueda sacar provecho de la espiral de la crisis en Ucrania a la hora de emprender futuras acciones hacia Taiwán.

«La respuesta de Estados Unidos a Ucrania no va a ser la misma que la de Taiwán, porque la forma en que Estados Unidos ha construido su relación con Taiwán durante décadas es diferente a sus responsabilidades con Ucrania, la Unión Europea o la OTAN», dijo Lev Nachman, investigador postdoctoral en el Centro Fairbank de Estudios Chinos de la Universidad de Harvard.

«Aunque (Beijing) seguirá observando de cerca cómo reacciona el mundo a la invasión y a un posible rediseño de las fronteras, lo que probablemente influirá en el propio cálculo geopolítico de Beijing , es muy poco probable que Beijing altere drásticamente su estrategia hacia Taiwán por culpa de Ucrania», dijo Nachman, que se centra en la política de Taiwán.

Del mismo modo, los expertos han rechazado la idea de que la atención de EE.UU. a Europa podría dar una oportunidad a China para actuar en Taiwán. Estos temores se ven agravados por los vínculos cada vez más estrechos de Moscú con Beijing.

«No creo que los chinos utilicen la fuerza contra Taiwán este año… (Xi) no quiere realmente correr ningún riesgo», dijo Steve Tsang, director del Instituto de China SOAS de la Universidad de Londres, señalando el Congreso Nacional del Partido Comunista, que se celebrará en octubre, en el que se espera ampliamente que Xi se asegure un histórico tercer mandato en el poder. «Una aventura militar que no tenga éxito no le hará mucho bien a su tercer mandato, y un fracaso podría hacerlo descarrilar», añadió Tsang.

La singular dinámica entre Estados Unidos y China también complica cualquier intento de comparación entre Ucrania y Taiwán. China es el rival más formidable a largo plazo de EE.UU. y el único país que puede desafiar los intereses de EE.UU. en todos los ámbitos y en todo el mundo, dijo David Sacks, investigador del Consejo de Relaciones Exteriores en Nueva York. «Si China se hiciera con el control de Taiwán, esto más que nada le ayudaría a establecer una hegemonía regional. Los líderes chinos entienden que para Estados Unidos lo que está en juego es diferente y su respuesta sería probablemente muy distinta», dijo.

China también se encuentra en una posición incómoda tras el reconocimiento por parte de Rusia este lunes de dos territorios escindidos de Ucrania apoyados por Moscú como estados independientes, la autoproclamada República Popular de Donetsk y la República Popular de Luhansk.

La medida fue criticada por las Naciones Unidas y otros líderes mundiales por considerarla una violación de la soberanía ucraniana, y Putin respondió que la situación «es diferente» a la de otros antiguos estados soviéticos, ya que Ucrania estaba siendo «utilizada» por naciones extranjeras para amenazar a Rusia.

China se ha mostrado comprensiva con las preocupaciones rusas sobre la amenaza a la seguridad de la OTAN, ya que ambos países han presentado un frente cada vez más unido frente a lo que consideran una injerencia occidental en sus asuntos internos y una amenaza a su seguridad. Esta asociación se reforzó públicamente hace solo unas semanas en una cumbre entre Xi y Putin.

Pero China lleva mucho tiempo basando su política exterior en la defensa incondicional de la soberanía del Estado y en la denuncia de lo que considera una injerencia exterior dentro de sus propias fronteras. Beijing también ha tomado medidas radicales, incluidas las que la comunidad internacional ha tachado de importantes violaciones de los derechos humanos, para combatir lo que considera amenazas separatistas, ya sea en Hong Kong, Xinjiang o el Tíbet.

Hua Chunying, ministra adjunta de Asuntos Exteriores de China, negó este miércoles que Beijing haya adoptado una posición sobre Ucrania que contradiga su principio de respeto a la soberanía nacional y la integridad territorial. Tales afirmaciones tenían «un motivo oculto o distorsionaban deliberadamente las cosas», dijo en una rueda de prensa periódica. El día anterior, el Ministerio de Asuntos Exteriores se apresuró a distinguir entre la situación de Ucrania y la de Taiwán, cuando se le preguntó si había algún paralelismo.

«Me gustaría subrayar que solo hay una China, y Taiwán es una parte inalienable del territorio chino. Esto es un hecho histórico y jurídico indiscutible. El principio de una sola China es una norma universalmente reconocida que rige las relaciones internacionales», dijo el portavoz Wang Wenbin, refiriéndose al principio de Beijing de que solo hay una China a ambos lados del estrecho de Taiwán.

China continental y Taiwán se gobiernan por separado desde el final de la guerra civil china, hace más de 70 años, cuando los nacionalistas derrotados se retiraron a la isla. Hasta ahora, Beijing ha instado a la moderación y ha hecho un llamamiento al diálogo en respuesta a los acontecimientos de esta semana en Ucrania. Con sus propias agendas y su actual relación con Rusia, la forma en que China reaccione a Ucrania será un difícil acto de equilibrio, en el que sus líderes probablemente se moverán con cuidado, dijo Nachman de Harvard. «China está haciendo todo lo posible para no adoptar una postura firme de apoyo a Rusia y, al mismo tiempo, impulsar la paz y la diplomacia (en Ucrania)», dijo. Esto nos dice que China no va a igualar el nivel de agresión de Rusia (en Taiwán), al menos por ahora».

INT/ag.europapress.ln.vfn/rp.

Últimas Noticias

Una noche en el Kremlin: a setenta años de la entrevista Stalin-Bravo

El último extranjero en entrevistarse con el legendario dictador soviético cuatro semanas antes de su muerte fue el embajador...

Más Noticias