lunes 30 enero 2023

La Academia pide perdón a la actriz nativa americana que fue abucheada en los Óscar de 1973

Más Leídas

Casi 50 años después de que Sacheen Littlefeather, actriz y activista nativa americana, renunciara en nombre de Marlon Brando al Óscar a mejor actor para protestar contra la representación en el mundo audiovisual de los pueblos originarios, Hollywood se disculpó por las repercusiones que tuvo ese momento en la vida personal y profesional de ella.

Una joven de 26 años sube al escenario. Es la ceremonia de entrega de los premios Óscar de 1973 y, entre actores en traje y actrices en vestidos de contenida extravagancia, se erige esta mujer ataviada con la ropa tradicional de los apache.

Las primeras palabras que suenan a través del micrófono son estas: «Mi nombre es Sacheen Littlefeather. Soy apache y presido el Comité Nacional Nativo Americano para una Imagen Afirmativa. Represento a Marlon Brando y me ha pedido que les diga…»

Siguen 60 segundos inéditos para el Hollywood de los años 70. Es el primer discurso político que se pronuncia en sus ceremonias, especialmente el primero pronunciado por una mujer, y no solo lo escucha la audiencia: también lo escuchan 85 millones de personas a través de televisión satélite. Es la primera vez que unos Óscar se retransmiten así.

Entre todas estas primeras veces, Brando ha ganado el Óscar a mejor actor por su actuación en ‘El Padrino’ y Littlefeather explica que le ha encargado rechazar «este generoso premio» por «el trato que reciben los nativos americanos en la industria del cine».

Es en ese momento que la audiencia estalla en un sonido confuso, entre aplausos y sonoros abucheos. Littlefeather los interrumpe con un solemne «discúlpenme». «Sé que, en el futuro, nuestros corazones y nuestras ideas se encontrarán con amor y generosidad».  «El coraje que mostraste no ha sido reconocido»

Ese futuro ha tardado casi 50 años en llegar. Y eso sí ha llegado.El martes 16 de agosto, la Academia de Hollywood publicó un comunicado pidiéndole perdón a Littlefeather por lo que sucedió en esa entrega de los Óscar, pero también por lo que vino después.

“El abuso que has soportado por tus declaraciones ha sido inmerecido e injustificado. La carga emocional que has tenido que sobrellevar y el precio que ha supuesto para tu carrera en nuestra industria es irreparable», se lee en una carta firmada por el presidente de la Academia, David Rubin.

CC/ag.europapress.vfn/gr.rp.

Últimas Noticias

Irán. La perversa combinación de falta de libertad y empobrecimiento generalizado

Por  Luis Domenianni Quizás como nunca anteriormente, con la excepción de los comienzos cronológicos de la auto titulada Revolución Islámica,...

Más Noticias