viernes 9 diciembre 2022

Miguel Pesce admitió que hasta 2023 no cederá la inflación y ratificó que no habrá devaluación brusca

Más Leídas

El presidente del Banco Central, Miguel Pesce, defendió este martes, en Diputados, la proyección inflacionaria estimada para 2023 en el orden del 60 % al tiempo que desestimó «modificaciones bruscas del tipo de cambio» y remarcó que la salida de la crisis financiera es el crecimiento.

Pesce fue el funcionario más pedido por la oposición durante el tratamiento del proyecto de Presupuesto, aunque en el comienzo de su exposición hubo sólo un puñado de legisladores que escucharon como el titular de la autoridad monetaria defendió las previsiones económicas  establecidas en el proyecto presentado por Sergio Massa.

«No esperamos un shock externo como sufrimos en el primer trimestre de 2021 y del 2022. No hay previstas modificaciones bruscas del tipo de cambio que es otro de los elementos que potencia la inflación», pronosticó el funcionario, durante su presentación ante la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja.

Al exponer ante la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, Pesce explicó que en el contexto de un país con el 36 % de pobreza y niveles de desocupación del 6,9 %, las alternativas son la contracción de la demanda a través de procesos recesivos, que a su entender «tienen consecuencias en los tejidos sociales». El otro camino es la apertura económica, que para la Argentina «es imposible de recorrer» porque no cuenta con financiamiento externo.

«El sendero que nos queda es el sendero del crecimiento», aseveró el presidente del Central, quien vaticinó una «desaceleración» de la inflación. «Todas las señales que se están dando desde el sector externo, desde el sector monetario y los acuerdos con los formadores de precios deberían bajar las expectativas inflacionarias en los próximos años», dijo.

A la hora de las preguntas, Paula Oliveto planteó ciertas inconsistencias en el estado de liquidez del Banco Central, ya que desde diciembre de 2019 el stock de Leliq aumentó un 825%, más de 7 veces, mientras que el pasivo remunerado sobre el total del Banco Central subió un 530 %.

Frente a este cuestionamiento, la autoridad monetaria explicó, primero, que la economía argentina presenta niveles inflacionarios «más altos desde 2019″ y esto tiene un efecto sobre los ahorros de los argentinos». En este sentido, argumentó que si el Banco Central no mantiene las tasas de interés que paga por las Leliq «habría una licuación de los ahorros de los argentinos e iría en contra de fomentar los ahorros de los argentinos».

En defensa de estos títulos, Pesce aseveró que «no hay ninguna razón» para comparar estos instrumentos con la base monetaria. «Lo que tenemos que comparar es que hay ahorro de los argentinos para que crezca nuestro país», agregó.

Y cuando se le preguntó sobre los medios para desactivar estos pasivos monetarios, el funcionario contestó que eso se dará cuando «la economía demande créditos, el mercado de capitales demande financiamiento y ese dinero se convierta en inversión». «No es algo que va a ocurrir espontáneamente, tenemos que desarrollar nuestro mercado de capitales», remarcó ante los diputados.

Pesce subrayó, en este contexto, que si no se avanza en la expansión del mercado de capitales, esos ahorros terminarán «fugándose» en formación de activos externos como ocurrió en 2018 y 2019. Sobre este punto, el funcionario reiteró que hay 400 mil millones de dólares de los argentinos en el exterior. «Esto demuestra que no somos capaces de transformar nuestros ahorros en inversión», admitió.

Frente a los insistentes reclamos sobre cuánto pagará el Banco Central por el plan de incentivo del «dólar soja», el funcionario dijo que para la autoridad monetaria «no ha tenido costo porque la diferencia de cotización fue compensada con una letra del Tesoro».

También salió al cruce por las dificultades para acceder al sistema de cambio y remarcó que quienes requieren acceso al mercado cambiario por razones productivas, «han tenido acceso”. Así resaltó que la Argentina tiene récord de importación de insumos y récord de importación de bienes de capital, al tiempo que reconoció que las dificultades en la balanza comercial estuvieron relacionadas con la importación de combustible, que provocó tres meses de saldo comercial negativo.

Finalmente, Pesce se mostró confiado en que el próximo viernes se confirmará la aprobación de la segunda revisión del Fondo Monetario Internacional y de las metas acordadas. «Eso va a disparar el desembolso de las obligaciones que pagamos en el mes de septiembre que fueron de más de 2.000 millones de dolares por lo que el uso de reserva que se hizo durante el mes de septiembre va a ser compensado con el desembolso del Fondo Monetario Internacional», completó.

EN/ag.cl.ln.ifb.vfn/gr.rp.

Últimas Noticias

Brasil. Bolsonaro no reconoce abiertamente su derrota frente a Lula, aunque dice que cumplirá con la Constitución

Brasilia - El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no se ha pronunciado este martes abiertamente sobre el resultado de...

Más Noticias