lunes 24 junio 2024

Misiones. “Ya hay fábricas paradas”: la industria de la madera advierte que podría despedir trabajadores

Más Leídas

Debido a la baja demanda y el exceso de inventarios, en la industria maderera no están operando en su máxima capacidad y esto va a causar en el corto plazo el despido de trabajadores del sector, según alertaron ayer en una conferencia desde la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (Faima).

Fernando Couto, director ejecutivo de FAIMA; Mercedes Omeñuka, de la Asociación de Madereros y Afines de Corrientes; Román Queiroz, presidente de Faima, y Daniel Loutaiff, del Centro de Obrajeros del Norte, Salta

Fernando Couto, director ejecutivo de FAIMA; Mercedes Omeñuka, de la Asociación de Madereros y Afines de Corrientes; Román Queiroz, presidente de Faima, y Daniel Loutaiff, del Centro de Obrajeros del Norte, Salta

El presidente de Faima, Román Queiroz, aseguró que el problema radica en una sobreoferta y para que se equilibre la ecuación depende de un compromiso político para facilitar la construcción de casas con madera. “Si el Gobierno, en todos sus niveles, toma la decisión de construir 2000 viviendas de madera por mes, que no es mucho, el problema se resuelve prácticamente en su totalidad”, indicó.

También agregó, como parte de la solución al problema del exceso de inventario, que el Estado incluya la madera como material principal para la construcción de las casas que están en el programa Procrear II de Santiago Maggiotti, ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat.

Si bien el dólar atrasado y poco competitivo es un problema para todas las industrias, los representantes de Faima no ven a este factor como la principal dificultad, ya que la raíz de esta situación es la “cierta recesión que existe en el mercado interno” al no consumir los 60 millones de pies cúbicos que se necesitan para producir a tope.

A esto se suman los altos costos logísticos y aduaneros, la continua traba a las importaciones de los insumos para las maquinarias tras la implementación del SIRA y las retenciones que gravan en un 4,5% la mercadería que se exporta.

Además de la quita de esta carga fiscal a las ventas internacionales, la secretaria general de Faima, Mercedes Omeñuka, planteó la idea de que la reactivación e inversión de las líneas ferroviarias y el funcionamiento pleno de los puertos son clave para abaratar los costos logísticos.

“Si no encontramos una solución a corto plazo seguramente van a haber despidos de personal”, sostuvo Queiroz en relación al sobrante de 20 millones de pies que no se están consumiendo ni en el mercado interno ni en el externo.

El mueble argentino, conocido por su diseño innovador, también tiene problemas debido al bajo consumo en el mercado interno. Tampoco ayuda el plan de financiación Ahora 12 implementado por el Gobierno debido a que no hay una articulación eficiente con las entidades financieras para el aumento de los límites en las tarjetas.

Soledad Milajer, representante de la industria mueblera argentina y secretaria general de Faima, habló de la necesidad de contar con una “fuerte decisión política” para crear programas financieros que sean eficientes tanto para el consumidor como para el sector de muebles.

“En diferentes oportunidades, la Federación elevó peticiones indispensables para el desarrollo de la industria al Gobierno, tanto provincial como nacional, sin respuesta”, afirmaron los representantes en la conferencia de prensa.

La madera argentina tuvo un auge en 2020 durante la pandemia de Covid-19 y hasta fines de 2021, ayudado por un alto consumo interno y por un contexto internacional favorable en relación con los precios de la materia prima en países como Estados Unidos. Las exportaciones reflejaron este boom en 2020 llegando a un total de US$105 millones y en 2021 a US$120 millones. El sector conforma el 1,7% del PBI nacional.

Esta situación próspera para el sector no se mantuvo por una baja en los precios internacionales de la madera, lo que condujo a una fuerte caída de las exportaciones en 2022 con un total de US$85 millones, según los datos brindados por Faima. “Hay una producción de 60 millones de pies cúbicos por mes en el NEA y en la Argentina se consumen solamente 40 millones, por lo cual hay 20 millones que no tienen destino”, explicó Queiroz.

En el país existen alrededor de 1500 empresas destinada a producir y/o vender este insumo, las cuales emplean a 60.000 trabajadores, además de otros 60.000 si se toma en cuenta el resto de la cadena productiva. La conferencia que organizó la entidad contó con la presencia de Sabina Vetter, directora nacional de Desarrollo Foresto-Industrial de la Secretaría de Agricultura.

EN/ag.ln.sm.cl.na/gr.

Últimas Noticias

La Iglesia bajó el tono pero siguió con las críticas al Gobierno en una misa en La Matanza donde advirtió la crisis en los...

Con una misa en el corazón de La Matanza, para transmitir un fuerte respaldo a las madres que atienden...

Más Noticias