Inicio Política Milei reforzó la alianza con Estados Unidos y anunció una “nueva doctrina en política exterior”

Milei reforzó la alianza con Estados Unidos y anunció una “nueva doctrina en política exterior”

0
Milei reforzó la alianza con Estados Unidos y anunció una “nueva doctrina en política exterior”

El presidente Javier Milei llegó a Aeroparque pasado el mediodía para volver a juntarse con la general del Ejército de los Estados Unidos, Laura Richardson, jefa del Comando Sur. Ambos compartieron en la pista un acto para el traspaso a la Argentina de una aeronave Hércules C-130 -que llegó donada del país del norte y que se sumará a la flota de la Fuerza Aérea local- y destacaron la alianza construida en estos primeros meses de administración. El mandatario local incluso anunció una “nueva doctrina en política exterior”.

“Buenas tardes”, ensayó Richardson, encargada del primer discurso de la jornada. Después, en una alocución con intérprete, habló de los “estrechos vínculos” entre Estados Unidos y la Argentina, y de la importancia de ser socios estratégicos en el “equipo de la democracia”, ante las “amenazas que plantean actores estatales maliciosos” y las organizaciones delictivas. También ponderó los valores del avión donado.

Más tarde llegó el turno de Milei, que volvió a agradecerle reiteradamente a la representante extranjera, reforzó la alianza entre ambas naciones y habló de una nueva etapa que piensa encarar su gestión en términos diplomáticos.

Al principio, el mandatario dio las gracias por el Hércules C-130, y marcó que la Argentina y Estados Unidos son dos países que fueron “fundados al calor” de las mismas ideas, ambos con una “frontera infinita por conquistar”. Bajo la misma postura que durante el acto por el aniversario de la guerra de Malvinas, también repasó que es imposible para la Argentina defender lo propio si los vecinos de la región crecen y acá solo hay estancación.

“Quiero aprovechar para anunciar una nueva doctrina de política exterior. En este mundo interconectado, donde las fronteras se diluyen y esto tiene efectos directos sobre nuestra soberanía, definir alianzas estratégicas es un elemento central. Esas alianzas estratégicas no pueden estar basadas solo en intereses comerciales, sino en una visión común del mundo, donde las naciones puedan defender su soberanía”, anunció el Presidente.

Indicó, entonces, que esta propuesta se basará en la defensa de la vida, la libertad y la propiedad privada de las personas, y al respecto ahondó: “Eso significa que estamos a favor de la libertad de expresión, de la libertad de culto, de la libertad de comerciar, producir y trabajar. En consecuencia, estamos en contra de la tiranía en todos lados: en las forma de opresión políticas y económicas, o en los fanatismos religiosos. Por esta razón, desde que asumimos dijimos que se inauguraba una nueva época de las relaciones de la Argentina con el mundo, en una alianza con países que defienden la causa de la libertad”.

Tanto anoche el Presidente en Ushuaia, como esta mañana el vocero presidencial, Manuel Adorni, reiteraron sus intenciones de mirar no solo hacia Estados Unidos sino también a Israel.

“Nuestra alianza con Estados Unidos en estos primeros meses de gestión es una declaración de la Argentina para el mundo. Luego de décadas de pactos espurios, la Argentina ha decidido reinsertarse al concierto de las naciones y tomar el rol protagónico”, afirmó Milei, quien sentenció: “Esta nueva doctrina nos permitirá la prosperidad económica de nuestro pueblos, requisito para garantizar la soberanía. Son dos asuntos que algunos gobiernos tratan como independientes, pero están relacionados. Solo las naciones prósperas pueden defender su soberanía; y solo las naciones con economías libres que cooperan entre sí, se vuelven prósperas”.

Dirigiéndose directamente a Richardson, y también al embajador Marc Stanley, Milei agradeció el “apoyo” de Estados Unidos en los tiempos iniciales de su administración y aseguró que sus funcionarios “siempre serán bienvenidos” a suelo argentino. “Esperamos que este sea el comienzo de una relación especial, que traiga prosperidad a nuestros pueblos y nos ayude a empujar la causa de la libertad donde sea necesario”, enfatizó el líder libertario.

Para cerrar, utilizó su frase de cabecera. “Que Dios bendiga a los argentinos y que las fuerzas del cielo nos acompañen. ¡Viva la libertad, carajo!”, gritó, con voz ronca, en una escena idéntica a la de anoche en la capital fueguina.

“Estrechos lazos”

Antes, Richardson se había parado detrás del atril y había celebrado su tercera visita al país. “Presidente Milei, lo escuchamos expresar fuerte y claro su deseo de alinearse con los Estados Unidos. El presidente Joe Biden y el secretario [de Defensa, Lloyd James] Austin, nos encomendaron a mí y a otros funcionarios viajar aquí para fortalecer la relación bilateral de 201 años y nuestros valores comunes de democracia y libertad”, indicó.

Convencida de que el nexo “reposa sobre un compromiso inquebrantable con la democracia y los valores de respeto a los derechos humanos y al Estado de derecho”, la general advirtió: “Algunos de esos valores democráticos están bajo ataque, tanto en el Hemisferio Occidental, como en el resto del mundo. Las amenazas transversales que plantean actores estatales maliciosos y las organizaciones delictivas transnacionales, con retos transfronterizos, ponen en peligro la seguridad y la prosperidad de nuestros ciudadanos. Estos retos menoscaban las instituciones democráticas y, al mismo tiempo, la confianza de la población, sobre todo en la democracia. Este es un llamado a la acción”.

Segura, además, de que es clave la “cooperación, la integración y la interoperabilidad” para abordar estas cuestiones, Richardson consideró que la Argentina es un “miembro fundamental” del “equipo de la democracia”. Ante eso, añadió: “En nombre del equipo de Estados Unidos es un placer presentar este Hércules para la Argentina y para la primera brigada de la Fuerza Aérea. Se trata de una aeronave probada y fiable, para el transporte de efectivos y operaciones austeras en pista. Es la aeronave perfecta para la Argentina. Tiene múltiples propósitos: para actividades rutinarias de transporte, operaciones de asistencia humanitaria o de alivio de desastres, y de investigación científica en la Antártida”.

Detalló, además, que el valor de la aeronave es de 34 millones de dólares y que tendrá impacto “directo y positivo” en la operación de la aviación local, porque incrementará 25% sus capacidades en el ámbito de los C-130. “La donación es testimonio de los estrechos lazos entre Estados Unidos y la Argentina, y demuestra el poder de la colaboración. Estados Unidos se mantiene codo a codo con la Argentina como socio estratégico”, aseveró.

En el último tramo, contó que la transmitiría a Biden y Austin el “contagioso espíritu positivo de la Argentina”, y marcó: “Estamos abocados juntos en promover la democracia y contrarrestar los desafíos para garantizar un mañana más seguro y próspero”. Y para concluir, al igual que al comienzo, habló en español. “Siempre juntos, muchas gracias”, dijo.

Acompañaron al mandatario el jefe de Gabinete, Nicolás Posse; los ministros de Defensa, Luis Petri; del Interior, Guillermo Francos; y de Seguridad, Patricia Bullrich; el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, Xavier Julián Isaac; el del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea, Fernando Mengo; el del Estado Mayor General de la Armada, Carlos María Allievi; y el del Estado Mayor General del Ejército, Carlos Alberto Presti.

P/ag.medios./gr.