sábado 15 junio 2024

En un Irán dividido, la muerte del presidente fue recibida con un luto silencioso y una celebración furtiva

Más Leídas

Teherán. Irán proclamó el lunes cinco días de luto por el presidente Ebrahim Raisi, aunque la atmósfera silenciosa reveló poco del espectacular dolor público que ha acompañado la muerte de otras figuras importantes en los 45 años de historia de la República Islámica.

Mientras los leales al gobierno abarrotaban mezquitas y plazas para orar por Raisi y el ministro de Asuntos Exteriores, Hossein Amir Abdollahian, ambos muertos en un accidente de helicóptero, la mayoría de las tiendas permanecían abiertas y las autoridades hacían pocos esfuerzos por interrumpir la vida cotidiana.

Un año después de que el gobierno de línea dura de Raisi tomara medidas violentas para poner fin a las mayores manifestaciones antisistema desde la revolución de 1979, los opositores incluso publicaron videos furtivos en línea de personas repartiendo dulces para celebrar su muerte.

Laila, una estudiante de 21 años en Teherán, dijo a Reuters por teléfono que no estaba triste por la muerte de Raisi, «porque ordenó tomar medidas enérgicas contra las mujeres por el hijab».

«Pero estoy triste porque incluso con la muerte de Raisi este régimen no cambiará», afirmó.

Grupos de derechos humanos dicen que cientos de iraníes murieron en las manifestaciones de 2022-2023 provocadas por la muerte bajo custodia de una joven kurda iraní arrestada por la policía moral por violar los estrictos códigos de vestimenta del país.

El manejo por parte de las autoridades de una serie de crisis políticas, sociales y económicas ha profundizado la brecha entre los gobernantes clericales y la sociedad.

Los partidarios del establishment clerical hablaron con admiración de Raisi, un exjurista de línea dura de 63 años elegido en una votación estrechamente controlada en 2021.

Fue un presidente muy trabajador. Su legado perdurará mientras estemos vivos», dijo Mohammad Hossein Zarrabi, de 28 años, miembro de la milicia voluntaria Basij en la ciudad santa chiíta de Qom.

Pero hubo poca retórica emocional que acompañó las muertes de figuras públicamente veneradas, como Qasem Soleimani, un alto comandante de la Guardia Revolucionaria de élite de Irán asesinado por un misil estadounidense en 2020 en Irak, cuyo funeral atrajo a grandes multitudes de dolientes, llorando de tristeza. y rabia.

Para los opositores de los gobernantes clericales de Irán en casa y en el exilio, Raisi ha sido una figura odiada desde la década de 1980, cuando se le acusó de desempeñar un papel destacado como jurista en la ejecución de disidentes. Irán nunca ha reconocido que se produjeron ejecuciones masivas; Amnistía Internacional dice que 5.000 iraníes, posiblemente más, fueron ejecutados en la primera década después de la revolución.

«Felicito a las familias de las víctimas de las ejecuciones», escribió el internauta Soran Mansournia en un foro en línea en el que se debate el legado de la muerte de Raisi.

Sin embargo, Narges, otro usuario, lamentó que Raisi hubiera muerto «como un mártir».

Muchos iraníes dijeron que esperaban que la muerte de Raisi tuviera poco impacto en la forma en que se gobernaría el país, y que el establishment probablemente lo reemplazaría con otra figura con puntos de vista igualmente duros.

INT/ag.agencias.europapress/rp

Últimas Noticias

La Ley Bases después de la aprobación del Senado volverá a la Cámara de Diputados

Como la Cámara alta aprueba la iniciativa con modificaciones, el texto volverá a Diputados, que podrá aceptarlas o desecharlas...

Más Noticias