miércoles 8 julio 2020

Cuaderno de opiniones: La gestión de la pandemia ¿Responsabilidad social o autocracia?

Más Leídas

Cuaderno de opiniones: El litio en Argentina, los mitos que lo estancan

El auto eléctrico y las últimas tecnologías de almacenaje y entrega de energías piden litio y nosotros...

Boudou: los secretos bien guardados valen más que los tesoros descubiertos

¿Por qué Boudou sale de cárcel por la pandemia y Núñez Carmona, que tenía riesgo sanitario e...

Cuaderno de opiniones: “Abandonar es condenar” nos cuenta Isabel de Estrada

Para los que no me conocen, me presentaré muy sintéticamente, contándoles que hace muchos años y luego...

El tema recuerda al clásico debate de las ciencias sociales durante los años 60-80 respecto de la relaciones entre autoritarismo/democracia y la modernización económica. Mientras algunos científicos pensaban que, para decirlo con Albert Hirshman, “todas las cosas buenas vienen juntas”, es decir la modernización traería desarrollo y también democracia; otros científicos sociales mostraban que el nivel de desarrollo económico y de modernización industrial, podía ser compatible con gobiernos autoritarios. ¿Una situación de riesgo como la actual pandemia se controla mejor desde un orden autoritario o por el contrario, desde un orden democrático?

Desde el inicio de la emergencia sanitaria han circulado escritos que mencionan que el éxito chino en el combate a la pandemia obedece a las mayores posibilidades de control que un orden autoritario tiene, respecto de uno democrático. La cuestión no es menor, porque implica “promesas” a futuro de los regímenes políticos sobre la seguridad, individual y colectiva, por cierto, uno de los bienes más preciados por los seres humanos.

Según la propaganda pro-autoritaria, las democracias tendrían menos eficacia por cuanto el respeto a las libertades y garantías individuales, es una “limitación” que países como China no tienen. ¿Es verdad que los regímenes autoritarios son más eficaces?

Aún es demasiado pronto para hacer un balance serio sobre estas cuestiones. Sólo podemos mostrar un debate en curso, afinar preguntas y formular alguna hipótesis.

Un reciente estudio realizado por Carl Benedikt Frey, Cinchih Chen y Giorgio Presidente en 111 países, en el período febrero- fines de abril, muestra que la movilidad media disminuyó en un 14 %, mientras que las medidas restrictivas aumentaron un 34%. Sin embargo, las diferencias se distribuyen con cierta homogeneidad en dos bloques: los países democráticos por un lado y los autoritarios, por otro.

Un primer resultado es  que a igualdad de prohibiciones de circulación en ambos tipos de regímenes políticos, la gente se moviliza menos en los países democráticos. Es decir, los ciudadanos se autoregulan de mejor modo en los países democráticos. Esto obedecería a una mayor confianza de los ciudadanos, en la información  y en las indicaciones que dan sus gobernantes.

Por el contrario, en los países autoritarios se requiere un 17% más de medidas restrictivas para lograr el mismo control sobre la circulación y los movimientos de la población. El segundo resultado atañe a la conjunción entre tipo de cultura y régimen político: aquellos países democráticos con culturas menos individualistas (Corea del Sur y Taiwán por ejemplo) tienen una mayor eficacia que aquellos países con mayor individualismo.

Una vez dividido el mundo político entre democracias y autoritarismos “tout court”, resta investigar por una parte, qué tipos de democracias están mejor preparadas para emergencias que requieran de una acción colectiva unificada, y por otra, qué dimensiones de la calidad democrática resultan más útiles para ese fin.

Se puede hipotetizar que presidentes con estilo autocrático, reacios a los controles a su gestión, generan mayores confrontaciones internas, menor coordinación en la gestión de la emergencia, y ocasionan costos más altos en salud y en economía. Ejemplos sobresalientes se encuentran en el país más poderoso del norte y en el del sur de América.

Nadie sabe qué ocurrirá en el futuro. Las crisis son momentos de quiebre, de cambios drásticos, y pueden implicar deterioro. Así ocurrió en la crisis del 2008, que afectó a las democracias, aumentó el descontento ciudadano y reforzó a partidos y líderes populistas excluyentes.

Nos acercamos a una nueva etapa, por cierto más compleja. Para los gobiernos democráticos es más difícil salir, que entrar en el confinamiento. La nueva realidad requerirá de nuevas miradas y también que los dirigentes empleen gran parte de sus energías en resanar y construir esa piedra preciosa de la representación política: la confianza de los ciudadanos.

Juan Russo
Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Florencia, Italia.
Miembro del Sistema Nacional de Investigadores del Conacyt, Nivel III, México
P/BN/rp.

Últimas Noticias

Reestructuración de la deuda externa, “la moneda está en el aire”

La administración Fernández ha dicho que la oferta formulada a los acreedores será la última, y que...

Bolivia. Imputado por terrorismo piden la detención de Evo Morales

La Paz. La Fiscalía del departamento imputó formalmente al expresidente Evo Morales por terrorismo y pidió su detención preventiva por su implicación...

China amenaza a Canadá, “habrá consecuencia” por su interferencia en asuntos de Hong Kong

Beijing. Las autoridades de China advirtieron este lunes al Gobierno de Canadá que "habrá consecuencias" ante lo que considera una "interferencia" de...

Emiratos Árabes Unidos, se suma a la exploración interplanetaria

Según lo planeado, el lanzamiento de la sona Mars Hope al espacio tendrá lugar el 15 de julio de 2020 a las...

El ‘Homo erectus’ no era esbelto y ligero, sino compacto, achaparrado y robusto

Un estudio dirigido por investigadores españoles reveló que el 'Homo erectus', el primer ancestro humano que se extendió por el Viejo Mundo,...

Más Noticias