viernes 23 octubre 2020

Diarios de cuarentena: ¿Dónde está Wally? La historia de un gato durante la pandemia

Más Leídas

El arte de Tana Pujals, “Monos, el arte y la pasión del retrato”

“Un mono, después de emborracharse de brandy, nunca más lo tocaría, y esto es mucho más sabio...

Naturaleza y cultura: esos raros museos nuevos

Por Eleonora Jaureguiberry ¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿Dónde estamos? ¿Para dónde vamos? ¿Cómo...

Suecia veta a las chinas Huawei y ZTE en el despliegue de su 5G

Los proveedores chinos de equipos de telecomunicaciones Huawei y ZTE no podrán participar en el despliegue de...

Por Kim Poor
Hace tres años, después de pasar un tiempo en mi Río de Janeiro natal, regresé a mi casa en Londres solo para darme cuenta de cuánto extrañaba la manada de animales que acababa de dejar: ¡tres gatos y dos perros! Había perdido a mi gata inglesa, Flo, unos años atrás y había decidido no tener más mascotas en esa ciudad. Bueno, ¡el destino tenía otras ideas!

A la mañana siguiente, mientras abría las ventanas de la sala de estar, allí estaba él, quejándose al otro lado del vidrio. Lo único que escuchaba era el aria felina de un auténtico barítono. Rápidamente levanté la ventana al asumir ingenuamente que lo que sentía era angustia. Con eso bastó, una vez adentro ya no tenía intenciones de irse. Su rostro traicionó la más mínima insinuación de una sonrisa y el nombre Wally inmediatamente vino a mi mente. No estoy segura de si fue por mí o por él …

Él era Wally, al menos por el momento. Qué tipo tan robusto y decidido. Inspeccionó mi sala de estar como si fuera un pariente perdido de hace mucho tiempo, y luego bajó las escaleras a la cocina donde ya parecía saber perfectamente dónde estaban las cosas. Mi marido lo exploró en Google y exclamó alegremente «¡Es un gato montés escocés!». Siendo él un escocés, esto ya le proporcionó a Wally cierta fama instantánea en el hogar.

Nos dimos cuenta de que debía pertenecer a alguien, aunque no tenía collar (fue solo mucho más tarde que supimos el por qué) y después de charlar con él durante un rato, lo devolvimos al jardín para que pudiera encontrar su camino a casa.

¡Poco después reapareció en nuestra puerta principal! Este procedimiento debía repetirse con frecuencia durante los próximos días hasta que resolvimos llevarlo a nuestro veterinario para verificar si tenía algún microchip. ¡Bingo! Pertenecía a un tipo encantador llamado Tom, con quien nos hicimos amigos. Tom vivía cerca y vino a recoger a Wally, informándonos que en realidad se llamaba Holmes, ¡debido a su prodigiosa inteligencia! Parecía algo molesto porque lo llamáramos Wally.

Parecía que Tom se había mudado recientemente cerca y, en contraste con su anterior alojamiento compartido, ahora pasaba gran parte del día en el trabajo. Esto ciertamente no resultó aceptable para Holmes/ Wally. Había decidido votar con sus patas felinas y estaba decidido a continuar. Regresó, una y otra vez, dando una serenata en nuestra puerta principal.

Ahora pensaba en sí mismo como un residente y exigió ‘servicio de puerta’ en lugar de deslizarse por la ventana que siempre dejábamos abierta para que entrara. Nosotros, por supuesto, no pudimos resistir sus súplicas y siempre nos ganaba de mano y terminaba entrando por la puerta principal. Después del tercer o cuarto intento de repatriarlo, Tom sugirió que tal vez nos gustaría retenerlo, ya que pronto se mudaría de nuevo y Wally/ Holmes ciertamente no toleraría ESO.

Holmes había sido suyo desde que era un gatito y ahora tenía cuatro años, pero cuando Tom se retiró por el sendero del jardín por última vez, Wally ni siquiera se despidió y ya se había instalado en la silla más cómoda de nuestra casa, junto al televisor. Como era de esperar, lo que más disfruta son los programas de biología marina y de la naturaleza. Una criatura de consuelo. Pronto nos instruirían sobre todas las golosinas que disfrutaba (¡exigía!). Y lo que era, y no era, aceptable.

Se instaló maravillosamente y comenzó a trabajar de inmediato para cultivar su club de fans en nuestra calle, holgazanear afuera de la puerta y jugar con los niños y niñas que iban y venían de la escuela, que se amontonaban para acariciar su barriga, un privilegio que rara vez Wally otorga … ¡para nosotros!

Como ahora era «nuestro» Wally, pensamos que debería tener un collar con su nombre y la dirección para demostrar que no era un callejero. ¡Ja! Resultó ser un profesional para quitárselo. Su mejor marca personal fue de 90 minutos para reaparecer luego sin collar, así que unos 30 collares después, finalmente nos inclinamos ante lo inevitable. Su requisito de contratar el servicio permanente para que le abriéramos la puerta de entrada se había vuelto tedioso, así que lo siguiente en la lista de compras era una elegante solapa personalizada para gatos que solo se abriría para él (o su microchip para ser exactos).

Fue entonces cuando nos dimos cuenta del nombre inapropiado que había sido Holmes y de lo mucho que era «Wally» en realidad. Le tomó dos meses aprender a usar el artilugio. Durante ese tiempo, su némesis Monty, un hermoso abisinio y el gato más inteligente de la ciudad, rápidamente se dio cuenta de que una vez que Wally estuviera dentro del alcance del sensor, contemplando cautelosamente si intentaba entrar, podría deslizarse, comerse el almuerzo de Wally, jugar con sus juguetes y tener ¡una siesta en su silla favorita!

Sabemos que los gatos tienen vidas secretas y Wally no es una excepción. Al regresar a casa una noche, encontramos un paquete hermosamente envuelto y una tarjeta, ambos dirigidos a… Wally. ¡Fue una sorpresa! Lo abrimos con él y dentro había un par de paquetes de sus snacks favoritos, Dreamies, y un Certificado de Membresía Honoraria Vitalicia muy bien enmarcado del Bridge Club local. Incluso tenía su foto junto a su nombre.

Bueno, resulta que también hay una rama en su club de fans que son los jugadores veteranos de bridge. Wally pasa muchas tardes placenteras en las mesas de juego. Se convirtió en la mascota del Club. Incluso recibe tarjetas de Navidad de su club. Sé que todos sentimos que nuestras mascotas son diferentes y especiales, pero Wally parece atraer mucha atención, por no decir seguidores.

Este año, a principios de marzo, volvimos a viajar a Brasil. Desafortunadamente, el cierre de las fronteras por el COVID fue declarado el día que llegamos pero, afortunadamente, habíamos arreglado para que una amiga que también es enfermera veterinaria fuera todos los días para atender las necesidades de Su Señoría. No esperábamos estar fuera mucho tiempo, o que las calles estuvieran tan vacías, o que el Bridge Club estuviera cerrado, pero aquí estábamos, encerrados en Brasil por un período indeterminado y nuestros vuelos de regreso cancelados.

Debe haber sido un momento desconcertante para Wally y los otros gatos que deambulan por el vecindario, sin nadie alrededor y todo cerrado. «¿Dónde están mis fans?», debe haber estado pensando, «¿dónde está mi personal de servicio?» Había mucha comida y abrazos a la mano, por supuesto, con las visitas diarias de Marion, ¡pero no demasiada vida social!

Un día, cuando Marion salía de nuestra casa, se cruzó con una amiga que vive en nuestra calle. Mientras hablaban, le dijo a su amiga Tanya que estaba allí cuidando a nuestro gato. Tanya comentó que ella y su esposo habían sido adoptados recientemente por un gato muy agradable que había venido a llamar a su ventana. Ella contó cómo habían sentido tanta pena por él, lo habían dejado entrar y ¡qué era un regalo caído del cielo! Marion escuchó cómo el gato los había estado haciendo compañía, animándolos y ayudándolos en los peores días de la pandemia y el encierro. Tanya compartió algunas fotos de este fabuloso felino al que llamaron Henry. ¡¿Adivinen quién era?! Wally, el artista antes conocido como Holmes, descansando en su cama, en un cómodo sillón, con su propia manta y plato de comida y en general llevando la vida de Riley.

Marion se echó a reír y explicó que este era el gato que estaba cuidando y que se llamaba Wally. Tanya, por supuesto, sintió que ese era el apodo más indigno para un gato superestrella, «su» Henry. Luego, Marion contó toda la historia de dónde estábamos y por qué y que Wally / Holmes / Henry seguían entrando y comiendo su comida.

Poco después, Tanya nos dijo que la némesis de Wally, el abisinio súper inteligente llamado Monty, lo había seguido a su nueva casa de vacaciones y había estado tratando de entrar, por lo que, de alguna manera, su vida continúa sin cambios. Mientras tanto, Tanya y su esposo están embelesados con su nuevo gato de múltiple personalidad y continuamos recibiendo las fotos más gloriosas de Holmes, Wally y Henry luciendo extremadamente complacido consigo mismo mientras ha conquistado/votado una vez más, y con éxito, ¡con sus patas felinas!

Un superviviente magnífico, dirían algunos. ¡Otros lo tacharían de oportunista sin corazón! Pero él lleva su magia a todos los que adopta y Tom, su primer «dueño», todavía le regala golosinas en su cumpleaños. ¡Cualquiera que piense que es dueño de un gato está muy equivocado! Estos pequeños milagros de la naturaleza son completamente sus propios jefes. ¡Y el nuestro!

Tienen un lugar especial en el corazón de las personas … ¡aunque sospecho que es un arreglo unidireccional!

© Kim Poor 2020
Artista brasileña trabaja en Río de Janeiro y Londres. Su técnica única de polvo de vidrio fusionado al acero fue bautizada “Diaphanism” por Salvador Dalí y sus trabajos son exhibidos en el mundo. También hizo las tapas de discos así como un libro ilustrando las letras de las canciones de la banda de rock inglesa Génesis. Es conocida también por sus creaciones de joyas.
CC/BN/CC/rp.

Últimas Noticias

La Corte con disparidad de criterios postergó la resolución sobre los jueces desplazados

Este jueves se aguardaba la acordada de la Corte Suprema de Justicia respecto al desplazamiento, por el...

La energía, un área clave en serios problemas en el gobierno de Alberto Fernández

Por: Ing.Jorge LapeñaEl gobierno de Alberto Fernández se encamina a cumplir un año. El que viene es un año electoral y ya...

Neuquén. El gobierno provincial espera recuperar la actividad petrolera plena en marzo

La crisis petrolera que se desató con brutal intensidad en el país con la llegada de la pandemia y la cuarentena obligatoria...

Entre Ríos. Estancia Casa Nueva, una usurpación de tierras que su busca derivar a un conflicto familiar

El conflicto por la usurpación denunciada por Miguel Etchevehere, de la estancia Casa Nueva, se mantiene latente. El juez subrogante de...

Latinoamérica. El FMI advierte a los países que deberán discernir entre empresas viables y no viables

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido que los países de América Latina y el Caribe tendrán que hacer frente al sobreendeudamiento...

Más Noticias