Inicio Internacional Irán e Israel evitaron una guerra abierta, pero se mantiene un estado de alerta global

Irán e Israel evitaron una guerra abierta, pero se mantiene un estado de alerta global

0
Irán e Israel evitaron una guerra abierta, pero se mantiene un estado de alerta global

Beirut. El alcance de la respuesta militar de Israel al primer ataque directo de Irán contra el país sigue siendo confuso. Funcionarios israelíes aún no han asumido públicamente la responsabilidad por las explosiones registradas durante la noche del viernes en partes de Irán. Teherán calificó estos ataques de «pequeños drones» derribados por sus sistemas de defensa antiaérea.

Irán puede estar restando importancia a lo que probablemente fue un ataque israelí significativo pero limitado, pero eso parece ser secundario frente a las fuerzas más grandes en juego. Lo que está claro es que tanto Irán como Israel están dispuestos a dar por concluida la escalada más peligrosa entre las dos potencias regionales hasta la fecha.

Israel lanzó un ataque dentro de Irán, dice funcionario estadounidense, al tiempo que se reportan explosiones cerca de una base militar

La vertiginosa escalada de este mes, que se inició con un aparente ataque aéreo israelí contra el consulado de Irán en Damasco, seguido de un ataque iraní ampliamente frustrado de más de 300 armas aéreas contra Israel, parece haber dado paso a un rápido retroceso. Poco después del ataque del viernes por la mañana en Irán, una fuente de inteligencia regional dijo a Nic Robertson de CNN que no se esperaba que Irán respondiera más, y que los ataques directos de Estado a Estado se habían terminado.

El último estallido puso de relieve lo que está en juego, pero también expuso los límites de una confrontación directa entre Irán e Israel.

Al atacar el consulado iraní en Siria el 1 de abril y matar a un alto mando iraní que sirve de intermediario clave entre Teherán y Hezbollah en Líbano, Israel se arriesgó a provocar una respuesta del poderoso grupo combatiente chiíta en su frontera norte. Como parte del ataque de represalia de Irán contra Israel, sus armas navegaron sobre al menos dos países vecinos que albergan bases estadounidenses.

Lo que ocurre entre Irán e Israel rara vez se queda entre Irán e Israel. La región está profundamente imbricada. Eso aumenta los riesgos de una acción militar, pero también actúa como resguardo contra una posible conflagración.

Por eso, cuando funcionarios estadounidenses dijeron el pasado fin de semana que Washington no participaría en una respuesta israelí al ataque de Irán contra Israel, eso pareció quitar inmediatamente el viento de las velas de una posible escalada.

Las fuerzas estadounidenses habían derribado más de 70 armas iraníes en su camino hacia Israel. Al reforzar las defensas de Israel, Estados Unidos había hecho ostensiblemente su parte en la protección de su incondicional aliado.

¿Por qué Irán e Israel son enemigos? Este es el origen de las relaciones entre ambos países

Pero participar en el ataque del viernes habría sido un paso demasiado lejos para Estados Unidos, empujando a una región salpicada de Estados aliados de Estados Unidos hacia lo desconocido.

Las consideraciones regionales de Teherán también pueden ser motivo de moderación. Sus incipientes amistades con Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, ambos grandes aliados de Estados Unidos, son una pieza central de la política exterior del presidente de Irán, Ebrahim Raisi. Las relaciones diplomáticas entre Teherán y Riad, antiguos archienemigos, se restablecieron el año pasado gracias a las conversaciones en las que China ejerció de mediadora y se esforzó por mantener los acuerdos de normalización. Una agitación en toda la región podría comprometer esas relaciones clave.

Estos peligros pueden pasar desapercibidos en los sectores más belicistas de Irán e Israel, donde los elementos más radicales pueden estar ansiosos por un enfrentamiento final. El ministro ultraderecha de Seguridad Nacional de Israel, Itamar Ben Gvir, tachó el ataque del viernes de «débil». Durante la semana pasada, los medios de comunicación israelíes informaron de que había instado al gabinete de guerra de Israel a «volverse loco», aparentemente irritado ante los indicios de una respuesta militar moderada por parte de Israel.

En Irán, los analistas especulan con la posibilidad de que el derribo de armas iraníes en el espacio aéreo de Israel y sus alrededores haya acentuado el desequilibrio de poder a favor de su enemigo, lo que en última instancia daría más poder a los partidarios de la línea dura de Teherán para hacer caso omiso de la presión internacional y avanzar en el tan temido programa nuclear del país.

Estas son las capacidades nucleares que tiene Irán y su historial de desarrollo de armas

El recrudecimiento de las hostilidades este mes agitará sin duda las tensiones internas, ya que los dos enemigos acérrimos retoman su larga guerra en la sombra. Los aliados no estatales de Irán seguirán luchando contra Israel y Estados Unidos en diversas partes del Medio Oriente, y han prometido seguir haciéndolo mientras continúe la devastadora guerra de Israel en Gaza. Estas batallas, que se extienden por Iraq, Líbano, Siria y Yemen, son más complejas cuanto más duran.

Mientras tanto, las partes en estos conflictos seguirán poniendo a prueba los límites de las reglas de enfrentamiento no escritas, con la esperanza de afirmar su poder y exhibir su arsenal al tiempo que evitan una espiral descendente completa hacia la guerra.

Hay mucho que leer entre líneas en este último estallido. Pero está claro que ambas partes de la batalla regional han decidido que tienen demasiado que perder en una guerra abierta.

INT/ag.agencias.cnn.europapress/rp.