lunes 30 enero 2023

EE.UU. Escala la tensión con China por la persecución política y la restricción de libertades en Hong Kong

Más Leídas

Washington. En un comunicado, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, ha censurado que «el uso de los tribunales para silenciar la disidencia pacífica es un sello distintivo de los regímenes autoritarios» y, a su juicio, «subraya una vez más que el mayor temor del Partido Comunista Chino (PCCh) es la libertad de expresión y el pensamiento libre de su propio pueblo».

«Hong Kong se benefició históricamente de un sistema libre y abierto que celebró la defensa pacífica de ciudadanos como Joshua Wong, Agnes Chow, Ivan Lam y Jimmy Lai», ha agregado. Así las cosas, Pompeo ha valorado que el pueblo hongkonés debería tener «libertad» para ejercer los derechos que le garantiza la Ley Básica de Hong Kong –que sirve como Constitución del territorio–, la Declaración Conjunta Sino-Británica y la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Un tribunal de Hong Kong ha decretado prisión preventiva contra el magnate local de los medios de comunicación Jimmy Lai, tras negar su libertad bajo fianza un día después de ser detenido por un delito de fraude.

Lai y otras ocho personas fueron detenidas en agosto acusados de conspiración con agentes extranjeros para desestabilizar la seguridad nacional, delito contemplado en la nueva Ley de Seguridad Nacional aprobada desde Pekín, que persigue la sedición, la traición, el terrorismo y el separatismo en un intento por frenar las movilizaciones que desde hace algo más de un año reivindican más democracia y autonomía para Hong Kong.

El arresto de Lai se produjo inmediatamente después de la condena a trece meses y medio de prisión contra el activista Joshua Wong, tras declararse culpable del asedio durante horas de una comisaría el año pasado, en el marco de las violentas protestas contra el Gobierno de Hong Kong y la cada vez mayor injerencia del Gobierno de Pekín en la ciudad.

El influyente exdiputado hongkonés Ted Hui ha anunciado este jueves que se quedará en Dinamarca, donde se encuentra en el marco de una visita de tres días, como forma de «autoexilio». En un comunicado difundido a través de su cuenta de Facebook, el activista ha matizado, además, que abandona el Partido Democrático, de centro-derecha. «No tengo palabras para explicar mi dolor y es difícil controlar las lágrimas», ha dicho.

Esta misma semana, el activista Joshua Wong fue condenado a poco más de un año de prisión por organizar y participar en una serie de protestas. Junto a él, los activistas Agnes Chow e Ivan Lam también han sido condenados a diez meses y siete meses de prisión, respectivamente.

«Desde que dejé Hong Kong he oído noticias de que cada vez más amigos y activistas prolibertad están siendo encarcelados», ha aseverado Hui, que se enfrenta a cargos relacionados con las protestas.

«Desde que se aprobó la ley de seguridad nacional hemos caído en la oscuridad y la tiranía del Partido Comunista Chino», ha manifestado antes de aclarar que no pedirá asilo político en Dinamarca. En este sentido, y sin explicar qué estatus legal le permitirá permanecer en el territorio, ha insistido en que su «único hogar es Hong Kong», al que espera «regresar» mientras «suenan las campanas de la libertad».
IN/BN/europapress/CC/rp.

Últimas Noticias

Irán. La perversa combinación de falta de libertad y empobrecimiento generalizado

Por  Luis Domenianni Quizás como nunca anteriormente, con la excepción de los comienzos cronológicos de la auto titulada Revolución Islámica,...

Más Noticias