sábado 23 octubre 2021

Cuarentena, pasó un año y asoma el riesgo de la segunda ola, solo está vacunada el 1% de la población

Más Leídas

El 20 de marzo de 2020, comenzó en la Argentina la cuarenta más extensa del mundo con la que se emprendió la lucha contra el Covid-19. Doce meses después los datos oficiales, muestran que el número de infectados llegó 2.234.913 personas, y los fallecidos a 54.476. Una primera mirada, refleja que el plan desarrollado por los infectologos, asesores del Presidente Fernández, fue imperfecto y no solo provocó que las calles, las escuelas, las oficinas y las fábricas del país quedaran desoladas, sino que también ocasionó consecuencias económicas, sociales, y políticas cuya dimensión todavía no se ha mensurado en su totalidad.

El ASPO, Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, puesto en vigencia por un DNU de la administración Fernández entró en vigencia un viernes 20 de marzo de 2020. Luego de las rigurosas medidas de restricción de actividades y circulación, un nuevo DNU 956/2020, emitido el 30 de noviembre, bajo la denominación de DISPO, Distancia Social Preventiva Obligatoria, flexibilizó la normas restrictivas, ante una sociedad que comenzaba a dar muestras de cansancio social. Esta norma todavía está vigente, pero su acatamiento cada vez es más laxo. Y hoy los datos oficiales plantean la duda si la forma en que se gestionó la cuarentena fue la adecuada.

Cotidianamente Alberto Fernández surgía, en las pantallas de TV, para explicar, plantillas de por medio, como el plan de lucha contra el Covid-19, de su gestión, era exitoso frente a la situación que se vivía otros países. Reconocidos infectologos rodeaban al jefe de Estado, y luego ocupaban extensos espacios en los medios justificando las extremas medidas, que aplicaba la Casa Rosada, para enfrentar la pandemia. El tiempo transcurrió, aquellos científicos hoy ya no aparecen en los circuitos mediáticos, pero los daños de los planes que instrumentaron hoy golpean a toda la sociedad.

Las luces de alerta vuelven a encenderse. Las experiencias recogidas a nivel mundial advierten que la llegada de una segunda ola de la pandemia se aproxima. Un manto de incertidumbre ha comenzado a sobrevolar una sociedad, que ha recibido no solo severos daños en su estructura económica, social, educativa y sanitaria, sino que en comparación con otros países, de estructuras macroeconómicas similares, ha tenido un mayor deterioro socio-económico, y un programa de vacunación deficiente.

A lo largo de los últimos meses, los oídos de la sociedad fueron abrumados con anuncios de compras de millones de vacunas. Ginés González García, fue el encargado de prometer lo que resultó incumplible. Fue echado, cuando además quedó revelado un “Vacunatorio Vip” en el que recibieron sus dosis de vacunas, contra el Covid-19, funcionarios, legisladores, familiares y amigos del poder de turno, muchos de ellos categorizados como trabajadores de la salud; cuando el personal que arriesga, diariamente, su vida en los centros sanitarios era pospuesto.

El 20 de marzo de 2020, cuando la administración Fernández decretó la cuarentena, en Argentina los casos de coronavirus, registrados, eran solo 30. Pero la medida de la Casa Rosada fue tajante, todo se cerró y se presuponía que la normas sólo se extendería por un mes. La realidad mostró que el aislamiento profundo, y los controles de circulación se extendieron hasta el 20 de diciembre del 2020. Una luz de esperanza comenzó a crecer, la posibilidad de una vacuna contra el Covid-19 tomaba forma, y la Casa Rosada optó por atar su suerte a la adquisición de la rusa Sputnik V, que era cuestionada por falta de información, pero que finalmente fue reconocida por la prestigiosa revista médica The Lancet.

Desde el Gobierno, cuyas gestiones para la compra de otras vacunas, está en una nebulosa, se intenta ahora justificar la falta de provisión suficiente de las mismas, señalando que una situación similar enfrentan numerosos países, atribuible a la falta de producción suficiente de los laboratorios. Sin embargo los vecinos Chile y Uruguay han podido acopiar dosis para atender sus programas de vacunación. Balcarce 50 se encuentra, incluso, frente a la conflictiva decisión del gobierno de Putin, que incumple con los contratos firmados, ya que no tiene capacidad de producción suficiente para exportar, y la que generan es utilizada prioritariamente para consumo local.

Por su parte, la actual ministra de Salud, Carla Vizzotti, dejó transparentar, en conferencia de prensa, que no tiene certezas de cómo seguirá la provisión de vacunas. La funcionaria se limitó a señalar que se espera avanzar con la Sinopharma de China, pero que no sabe cuándo llegarán las tres millones de dosis que se negocian. Vizzotti solo pudo afirmar que todo está en gestión, y que hay infinidad de trámites a cumplir. Mientras tanto, los datos oficiales señalan que Argentina ha recibido 4.380.540 vacunas y se distribuyeron 3.846.565, es decir quedarían disponibles 533.975 dosis, cuya ubicación no se informó. En consecuencia el stock se acabará en pocos días y el programa de vacunación entraría en colapso.

Han transcurrido 365 días del comienzo de la cuarentena estricta decretada por la administración Fernández. La llegada de una segunda ola de la pandemia, incluso con la advertencia de las nuevas cepas, parece colocar a la Argentina en un situación de mayor riesgo que la de un año atrás. En este escenario los médicos especialistas advierten que los barbijos, el alcohol en gel, otros recursos sanitarios, e incluso el distanciamiento social podrían resultar insuficientes sino se avanza con una masiva y acelerada campaña de vacunación de la población.

Alberto Fernández enfrenta, con éste marco, una compleja situación, debe tratar de conseguir vacunas, y prepararse para encontrar un punto de equilibrio en su concepción de privilegiar la vida frente a la economía ante una sociedad que exhibe marcados síntomas de agotamiento psíquico-social provocado por la cuarentena, y para ello solo basta con observar, con detenimiento, lo que está ocurriendo en Formosa.
P/BN/v-vfn/gr.rp

Últimas Noticias

EE.UU. La administración Biden espera “una negociación exitosa” entre Argentina y el FMI

Washington. El secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, se reunió en la Casa Blanca con el asesor de Seguridad...

Más Noticias