lunes 19 abril 2021

El teatro como metáfora del destino de nuestra sociedad

Más Leídas

Por Mirta Romay
«Nada del amor me produce envidia»

Un drama musical, de Santiago Loza, que ya lleva 10 años ininterrumpidos en cartel, dirigido por Diego Lerman, presenta una pugna histórica entre Libertad Lamarque y Eva Perón por el mismo vestido, y la disyuntiva de la costurera, interpretada por María Merlino, que plantea un desafío para el público, ¿a quién lo dará?

En teatro, y cuanto más teatro vemos, (o por lo menos me pasa a mi) nos encanta escudriñar el inconsciente social, en el que nos introducimos de la mano de un ensamble perfecto compuesto por creativos, autor, director y actor, que se esfuerzan por revelar una verdad.

Para quien está dispuesto a disfrutar de esta inmersión y dejarse llevar por su magia, el teatro es crítica social que nace de ese equipo creativo, a veces consciente, otras muchas totalmente inconscientes de lo que denuncian, y ahí la obra se abre a todos los sentidos e interpretaciones.

“Nada del amor me produce envidia”, obra de Santiago Loza, trata de una costurera de vida gris, cose vestidos de novia, y sabe del amor por sus clientas, a quienes no envidia, talvez porque conoce esa entretela del amor como ninguna. Sin embargo sueña con ser una mujer como Libertad Lamarque, o como Evita, sueña con ser amada por multitudes.

La puesta y la actuación son tan maravillosas que María Merlino es Libertad, canta como ella, y se mueve en esa escena imaginaria como Evita. María canta y se funde en las dos. Una unión imaginaria de grandeza, pero sobre todo de amor, ser amada como Libertad y como Evita juntas. Maravillosas, espléndidas, fundidas una en la otra en el cuerpo del personaje.

Son sueños de grandeza que nos acerca el inconsciente de este equipo creativo que convierte en una a esa Argentina europeizante, representado por Libertad, y su movimiento más popular, representado por Evita. Es también la ausencia de una identidad que no hemos podido consolidar como país, atravesado por divisiones y visiones internas, que no lo permiten.

La escena grandiosa de esas dos mujeres unidas en el cuerpo de María Melino, iluminada por el director y realizador de TEATRIX, fue lo que me ayudó en esta reflexión final del texto. Que culmina en la edición final del director audiovisual que vio en esa escena algo magnífico para resaltar, iluminar y destacar.

La Argentina grande, unida, potente, encarnada por una trabajadora de hilo y aguja, de detalles, creadora de un vestido bello, admirado. Una Argentina orgullosa de su producción y talento. Sus creadores, hacen ingresar a Eva, para quedarse con el vestido de Libertad. Podrían haber pensado una Eva que pretende un vestido exclusivo para ella o quizás quedarse con la costurera y apropiársela para el diseño de un exclusivo guardarropa.

Pero esta Eva no busca esas alternativas, quiere desposeerla a Libertad y quedarse con su vestido, pedido por ella, soñado por ella y producido por el personaje de la obra, la única que sobrelleva la escena, absolutamente sola en el escenario. Mucho que decir como metáfora, verdad?

Dos mujeres que representan la famosa grieta, cada una de ellas son el esplendor, ambas subyugan, ofrecen lo mejor de si para ser amadas, admiradas, para embelesar, son la promesa de ser, grandes y sublimes.

Una tercera, nuestra protagonista, que consigue tener por cliente a una de ellas, y a realizar su mejor obra: un vestido, que por primera vez la hace virtuosa, amada por sus clientas. Y queda atrapada entre estas dos mujeres que compiten por su hermoso vestido. A quien representa este vestido?. Nuestra costurera está obligada a decidir, a quien le entrega el vestido, a Libertad o a Evita?.

Estamos obligados a elegir. Sabemos que los artistas anticipan el futuro, por lo que si el personaje de María Merlino, la costurera, trabajadora de hilo y aguja, y sin retenciones, nos representa, y si es cierto que los artistas visualizan el futuro, entonces nuestro destino esta jugado.
Mirta Romay – Creadora de Teatrix
CC/BN/cc.rp.

Últimas Noticias

Lo esencial es invisible a los ojos

Por Adolfo StubrinEstamos inmersos en un huracán social y político provocado por la segunda ola de la pandemia. Las...

Más Noticias