jueves 11 agosto 2022

Avión venezolano-iraní. El Gobierno minimiza el informe del FBI, critica a la oposición, a  los medios, y al juez Villena

Más Leídas

Desde el gobierno de Alberto Fernández,  con el objetivo de diluir el escándalo del avión venezolano-iraní  insisten en desconocer el informe del FBI, en manos del juez Villena, que admite que el piloto del Jumbo de Emtrasur,  Gholamreza Ghasemi,  está vinculado a las organizaciones Al Quds y Hezbollah, calificadas de terroristas por EE.UU. salieron a negar que haya cambios en la postura del Poder Ejecutivo, luego de conocido el informe ya agregado al expediente de la investigación judicial.

“El informe dice lo mismo que ya se sabía. La compañía a la que los venezolanos le compran el avión tiene sanciones económicas en el mundo porque el FBI y Estados Unidos dicen que dio apoyo a la Guardia Revolucionaria de Irán, por eso los iraníes vendieron los aviones y no se les suministró combustible. Pero no hay más que eso”, manifestaron fuentes de la Casa Rosada, mientras el Presidente en una nota, publicada este domingo por Pagina1,2 afirmó  que “hay sanciones económicas a las empresas que le carguen nafta a ese avión y por eso el avión no se va. El juez ha rechazado un hábeas corpus diciendo que no puede hacer lugar a eso porque no hay ninguna restricción a la libertad de ninguno de los tripulantes. Nadie los está requiriendo en el mundo”.

Más allá de que no hubo declaraciones públicas sobre el informe de la agencia de inteligencia estadounidense, el argumento oficial es repetido: quienes rodean al primer mandatario enfatizan “ninguno de los tripulantes ni la aeronave tienen pedido de captura” y que por lo tanto el país se expone a un juicio del gobierno de Venezuela, que figura como propietaria del avión de Emtrasur que Caracas le alquila por leasing operativo al gobierno de Irán,  y al que Estados Unidos vincula con actividades terroristas y narcotráfico.

Cerca del Presidente agregaron que “está claro que Ghasemi es parte de la compañía aeronáutica, no lo relacionan con nada”, acotaron, más allá de que, durante la semana pasada, ministros como Aníbal Fernández afirmaron que Ghasemi era un “homónimo” del miembro de un integrante de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, conducida por Ahmad Vahidi, ministro del Interior iraní y reclamado por Interpol como uno de los autores intelectuales del atentado a la sede de la AMIA, que en julio de 1994 produjo 85 muertos y más de 300 heridos.

Fernández criticó a la oposición y la acusó de “magnificar” el caso  en el mismo reportaje dijo:  “la política miserable de siempre que le hace creer a los argentinos que tenemos un ‘pacto venezolano iraní’”, antes de puntualizar: “Ya salió Israel a hablar del asunto y dijo que no pasa nada. También una nota de Paraguay en el mismo sentido. Se trata de un avión que aterrizó trayendo un cargamento para una empresa argentina”.

En off  además de cuestionar “lo que inventan los medios” en torno al caso, las quejas del Gobierno llegan hasta el juez de Lomas de Zamora Federico Villena, quien hizo lugar a las denuncias de la oposición política y la DAIA y desde hace dos semanas continúa sin definir la situación de los 19 tripulantes (14 venezolanos, 5 iraníes), que continúan en un hotel de Canning, cerca del aeropuerto internacional de Ezeiza, sin sus pasaportes pero no formalmente detenidos.

“Ya ahora es un problema de Villena, que se arregle él”, comentaban cerca del Presidente, en clara crítica a la decisión del juez de extender la permanencia de la tripulación hasta contar con información precisa sobre los antecedentes y actividades de los integrantes de la delegación, que para el titular de la AFI, Agustín Rossi, venían en un vuelo de “instrucción” además de descargar autopartes contratados por la empresa SAS y con destino final a Volkswagen. Automotriz que en un comunicado público se desvinculó totalmente del caso.

Son muchas las voces oficiales, todas en el criticado off the record, las que acusan al juez de haber extendido demasiado la retención de los pasaportes de la tripulación, más allá de las acusaciones que pesan sobre el avión en sí. “Podría expulsarlos a todos, o dejar sólo a Ghasemi y al resto dejarlos ir. Cuanto más tiempo pasen acá en el país, peor será para nosotros”, se sinceraron dos funcionarios del oficialismo, deseosos en que esa estadía tenga punto final pronto.

P/ag.ln.jr.cl.ifb.vfn/gr.rp

Últimas Noticias

Cuaderno de opiniones. “Inadmisible negacionismo”

El dictador venezolano Nicolás Maduro dijo que el atentado a la AMIA fue un “falso positivo”. Y sus dichos...

Más Noticias