jueves 25 julio 2024

Inflación, el peor dato desde 1990, mientras los mercados no confían en las propuestas de la ministra Batakis

Más Leídas

Es el último número que dejó la gestión de Martín Guzmán en el Ministerio de Economía antes de su sorpresiva renuncia. Con un dólar oficial y tarifas de servicios públicos que van detrás del avance del IPC oficial, la inflación de junio fue de 5,3%, el peor dato desde 1990, una aceleración frente al dato previo y en un piso mensual muy elevado. Deja un alza acumulada en el primer semestre de 36,2%. Algunos analistas pronostican una suba de precios a fin de año de hasta 90%.

El incremento en los últimos doce meses alcanza un 64%, el peor número desde 1992. La inflación núcleo -deja afuera los precios estacionales y regulados- fue en el mes de 5,1%. Alimentos y bebidas, el capítulo más sensible e importante del índice de inflación que informó esta tarde el Indec, avanzó 4,6% en el mes. Este último es un indicador clave para los números de indigencia. En mayo, el índice de inflación del organismo que conduce Marco Lavagna había marcado un 5,1%.

El mayor aumento se registró en el rubro Salud, que reflejó un alza de 7,4%. Según el Indec, detrás vinieron Vivienda, agua, electricidad, gas y otros (6,8%), Bebidas alcohólicas y tabaco (6,7%) y Restaurantes y hoteles (6,2%).

A diferencia de lo que ocurría con la gestión de Guzmán, no hubo una interpretación oficial desde el Ministerio de Economía de una variación que muestra la primera aceleración en tres meses, pese a los pronósticos gubernamentales.

El Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) de junio pronosticó para ese mes un alza de 5,4%. Para el año, el top ten de analistas consultados por el Banco Central (BCRA) esperan una inflación promedio de 79,2% a fin de año. Por otro lado, varias consultoras alertaron ya de un salto en la inflación de julio por el fuerte incremento de la brecha cambiaria que se verificó tras el salto de los dólares “libres” y las trabas a las importaciones que derivaron en elevadas remarcaciones. En la consultora LCG, por caso, esperan que el dato de inflación esté entre un 6% y un 8%, dijeron a este medio.

La nueva gestión de Silvina Batakis no cambió significativamente el discurso sobre la inflación. Señaló que es un fenómeno multicausal, como indicaba su antecesor y ratificó el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). “La inflación es algo que va carcomiendo la vida de los argentinos. El gran problema es que no permite planificar la vida personal, el irse de vacaciones. Tampoco permite planificar a las empresas y al Estado le genera pérdidas de recursos humanos y monetarios”, indicó en una entrevista Batakis. Luego culpó de la situación al mundo (“se triplicó”, dijo), pero admitió que el país tiene inflación “por causas propias” desde hace por lo menos 20 años. “No queremos góndolas vacías”, señaló y reclamó “precios accesibles”. Habló luego de “rentabilidades especulativas”, haciendo alusión a los empresarios.

Justamente, como un nuevo intento de desligar al Gobierno de las responsabilidades de los aumentos de precios, la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, apuntó hoy contra los empresarios “especuladores y codiciosos”, y aseguró que no hay desabastecimiento de productos de primera necesidad. “Deberíamos ser todos suficientemente sensatos y solidarios”. La vocera adelantó que el índice mostraría una desaceleración, algo que no se reflejó en la información oficial.

El Gobierno mantuvo reuniones con supermercados y con la industria alimenticia. En sigilo, les pidió a los primeros que rebajen los aumentos mensuales a entre 3% y 4% por mes. Fue una decisión que trasladó el nuevo secretario de Comercio Interior, Martín Pollera. Con la gestión previa, esas alzas era de entre 5% y 6% para evitar un desabastecimiento.

La opinión de los economistas

“Es un nivel alto y de mantener esta tendencia, sumado a las remarcarciones de julio, ya estamos proyectando una inflación de 90% para el año. Esto instaló el índice o la inflación en un nivel más alto. No vemos que desacelere. Hay que aprender a convivir con estos niveles de inflación mensuales por encima del 5%”, afirmó Guido Lorenzo, director de LCG.

“La inflación de junio está en línea con lo que proyectábamos, un 5,4%, pero eso no la hace menos dañina. Se cumplen cuatro meses con inflación superior al 5% mensual. Si bien el ajuste de tarifas tuvo impacto, la inflación núcleo fue del 5,1%, lo que muestra que la inercia inflacionaria tiene un piso alto”, señaló Claudio Caprarulo, director de Analytica.

“Julio es un mes aún más complejo, con un piso del 6%. El salto en la brecha cambiaria y la incertidumbre por el recambio del equipo económico generó comportamientos anómalos, como la falta de precios de referencia en algunos bienes y servicios. El Gobierno está obligado a generar mayor certidumbre para calmar las expectativas y empezar a normalizar el sistema de precios”, adelantó el especialista.

Mientras tanto la brecha cambiaria se estira por encima del 120 por ciento. Un nuevo aumento de los impuestos para la demanda minorista de dólares se contagió al dólar libre, que avanzó seis pesos, a $289 para la venta. El billete sube 21,4% o 51 pesos en lo que va de julio. Poco después de las 15 horas llegó a operarse a 290 pesos, un récord nominal, pero recortó un peso minutos antes del cierre.

También exhiben alzas entre 1 y 2 por ciento las variantes bursátiles, con un “contado con liquidación” en los $296 a través del bonos Global 30 (GD30C), y a $285 para el dólar MEP con el Bonar 30 (AL30D).

Mientras que el dólar “solidario” para atesoramiento, con la carga tributaria del 30% del Impuesto Para una Argentina Inclusiva y Solidaria (PAIS) más el 35% por adelanto de Ganancias, se ofreció a un promedio de $223,02 en bancos, el flamante dólar “turista” con impuesto PAIS y un 45% de recargo por Ganancias subió 6,1%, a 236,54 pesos.

La AFIP informó que aumentará la percepción a cuenta del impuesto a las Ganancias y Bienes Personales estipulada en la Ley 27.541 de Solidaridad Social para operaciones destinadas al consumo de dólares para viajes y gastos en el exterior, cuya alícuota pasó del 35 al 45 por ciento. Esta medida no afectará a las divisas que se compren para atesoramiento, el llamado dólar “solidario”. Las adecuaciones en la percepción entran en vigencia este 14 de julio.

“En la Argentina tenemos un mercado donde el dólar se aprecia todos los días, con todas las monedas emergentes y no emergentes a las que están rompiendo contra  el dólar. Por lo tanto, en el entorno local hay un modelo que no tiene respuesta. Y el entorno internacional es un entorno en donde el dólar se sigue fortaleciendo. Tenés dos eventos simultáneos que se alinean y que pone en Argentina una situación muy extrema”, señaló Germán Fermo, Head of Strategy del Grupo IEB (Invertir en Bolsa).

EN/ag.ln.cl.ifb.vfn/gr.rp.

Últimas Noticias

Harris lidera la carrera presidencial de EEUU con 44% frente a 42% de Trump según sondeo de Reuters/Ipsos

La vicepresidenta Kamala Harris abrió una ventaja marginal de dos puntos porcentuales sobre el republicano Donald Trump  después de...

Más Noticias