lunes 30 enero 2023

Cuba. La falta de combustible afecta al transporte, a la centrales de energía, y golpea la economía

Más Leídas

La Habana – La reciente escasez de combustible afecta en gran medida al diesel, utilizado por vehículos pesados ​​y automóviles clásicos cuyos motores originales se cambiaron hace mucho tiempo, a menudo con motores de camiones de Europa del Este, en lugar de la gasolina utilizada por la mayoría de los automóviles.

“Nadie ha dicho ‘esto es lo que está pasando’ con el combustible’”, dijo Rodríguez. “Si en algún momento hubiera información de que, ‘Mira, no hay combustible porque la situación del país lo requiere para dar luz a la gente’, lo entendería”.

Los expertos, de acuerdo con los rumores en las calles, dicen que el país no puede permitirse comprar todo el diésel que necesita y que lo que tiene se destina a generar energía.

“Lo que estamos viendo es lo que llamamos el efecto dominó”, dijo Jorge Piñón, director del Programa de Energía para América Latina y el Caribe de la Universidad de Texas en Austin.

“El colapso de las termoeléctricas ha provocado una mayor demanda de grupos de generación a diésel. Venezuela no ha estado enviando a Cuba la cantidad de diésel que necesita, por lo que Cuba ha tenido que tomar parte del suministro que se dedicaba al sector transporte para los grupos de generación eléctrica diésel”, dijo.

La mitad de la electricidad de Cuba proviene de 13 plantas termoeléctricas, ocho de las cuales tienen más de 30 años. Suelen depender del crudo pesado propio de la isla, pero su funcionamiento ha sido errático. Entonces, la isla recurre a las unidades diesel para tratar de cubrir el déficit.

Antes de la pandemia de la COVID-19, Cuba utilizaba unos 137.000 barriles diarios de combustible —gasolina, diésel, gas natural y derivados— para mantener en movimiento la economía. Aproximadamente la mitad de eso provino del aliado político Venezuela, que se ha hundido en una crisis económica y, debido a la mala gestión y los embargos de Estados Unidos, le ha resultado cada vez más difícil producir y enviar combustible.

Una serie de apagones recientes provocó quejas públicas y llevó al dictador cubano, Miguel Díaz-Canel, a tratar de explicar la situación en la televisión nacional y recorrer las plantas termoeléctricas.

Los medios de comunicación internacionales y los sitios de seguimiento de petroleros informaron que un petrolero ruso que transportaba 700.000 barriles de petróleo llegó a Cuba en los últimos días, aunque las autoridades no hicieron comentarios.

“Creemos que es un envío de Rusia en lugar de Venezuela, que es una triangulación en la que Rusia está sustituyendo a Venezuela con este envío, que luego será pagado por Venezuela y no por Cuba”, dijo Piñón. INT/ag.vfn.europapress/ap.rp

Últimas Noticias

Irán. La perversa combinación de falta de libertad y empobrecimiento generalizado

Por  Luis Domenianni Quizás como nunca anteriormente, con la excepción de los comienzos cronológicos de la auto titulada Revolución Islámica,...

Más Noticias