martes 7 febrero 2023

Conflicto en el aire. Trabajadores de las low cost, en pie de guerra contra el gremio de Pilotos de Biró

Más Leídas

La Asociación Trabajadores Aeronáuticos de Flybondi (ATAF) y la Asociación Sindical Trabajadores de JetSmart (ASTJ) alertaron contra el convenio colectivo de trabajo firmado la semana pasada entre el Gobierno, el gremio de Pilotos y una cámara empresaria. Los gremios de las «low cost» se declararon en estado de «alerta y movilización» ya que, aseguraron, ese convenio tiene como objetivo final el «cierre» de las dos empresas.

Según denunciaron, el convenio colectivo de trabajo que la semana pasada firmaron la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) con la Cámara de Líneas Aéreas de la República Argentina (CLARA) persigue el mismo propósito de exclusión de toda competencia interna contra Aerolíneas Argentinas.

«El convenio pretende regular nuestra actividad para controlar el crecimiento de las empresas y finalmente destruirlas. Lo hicieron con la exLATAM Argentina recientemente y mil ochocientas familias se quedaron sin trabajo», aseguraron las dos entidades sindicales a través de un comunicado conjunto.

El convenio en cuestión fue firmado el lunes pasado por la ministra de Trabajo, Kelly Olmos, el titular de Transporte, Alexis Guerrera, el titular de APLA, Pablo Biró y la cámara empresaria CLARA. Según su redacción, el convenio debería aplicar para los pilotos de todas las líneas aéreas con aviones de matrícula argentina, estén o no sus pilotos afiliados a APLA.

¿Qué es la cámara CLARA? Es una entidad empresaria que nunca terminó de tomar forma. Fue creada en 2007, cuando Aerolíneas era controlada por el grupo español Marsans. Fue a raíz de divergencias empresarias: si bien Aerolíneas era en ese momento una empresa de capitales españoles, sus ejecutivos decidieron armar una cámara aparte de JURCA, que agrupa a las aerolíneas extranjeras que operan en el país. Pero apenas un año más tarde Aerolíneas fue estatizada y la CLARA original perdió su razón de ser. .Trece años más tarde, por impulso de los gremios aeronáuticos tradicionales, la cámara fue relanzada como una expresión de las líneas de «capital nacional».

La misma definición deja afuera a las dos low cost, que son controladas por fondos de inversión estadounidense: Flybondi es manejada por Cartesian y JetStmart, por Indigo Partners.

En lo formal, CLARA agrupa a seis líneas aéreas, si bien muy pocas están en actividad. Además de Aerolíneas, que representa la casi totalidad de la actividad de esta cámara, está la empresa de taxi aéreo American Jet y varias empresas que debieron dejar sus aviones en tierra durante la pandemia o aún antes: Andes, LASA, Avian y Flyest. Estas dos últimas, además, tenían al momento de su cese de operaciones accionistas extranjeros.

El Ministerio de Transporte, que encabeza Alexis Guerrera, estableció que el convenio colectivo del gremio de Pilotos con CLARA, firmado el 24 de octubre, alcanza a «todo el personal que reviste como piloto de Empresas de Transporte Aéreo, tanto Regulares como No Regulares». Precisamente, tanto Flybondi como JetSmart son líneas aéreas «regulares». Fue a partir de esa premisa que los gremios de las dos empresas se declararon en estado de «alerta y movilización».

En el comunicado, sostienen, «APLA no es representativa de nuestros intereses ni de nuestros valores. Por esta razón, carece de representación entre los y las pilotos quienes en su totalidad están afiliados a nuestros respectivos gremios».

Un detalle llamativo es que le pegan al gremio de Biró «por derecha», algo poco usual en el lenguaje gremial: «En APLA rigen categorías, métodos, prácticas y conceptos vetustos que atentan contra la productividad en cualquier empresa privada, su desarrollo, crecimiento y fundamentalmente la inclusión de más personas a la actividad laboral», dice el comunicado, donde asocian además esta movida al cierre de LATAM Argentina.

«(El convenio) pretende regular nuestra actividad para controlar el crecimiento de las empresas y finalmente destruirlas. Lo hicieron con la exLATAM Argentina recientemente y mil ochocientas familias se quedaron sin trabajo», señalaron desde los gremios «low cost».

Estos gremios, cuya personería fue otorgada durante el gobierno de Macri, representan sindicalmente a sus afiliados pero no negocian paritarias ante el Ministerio de Trabajo. Ese vacío, precisamente, es el que ahora denuncian que quiere ocupar el gremio que encabeza Biró.

EN/ag.ln.cl.vfn/gr.

Últimas Noticias

El FMI y el Gobierno avanzan en una nueva revisión del programa económico

6 febrero 2023 El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Gobierno comenzarán a perfilar esta semana una nueva revisión del...

Más Noticias