domingo 16 junio 2024

Brasil.  Rebelión bolsonarista, grupos violentos invadieron las sedes del palacio del Planalto, del Congreso y de la Corte Suprema

Más Leídas

Brasilia .Partidarios del expresidente de extrema derecha de Brasil, Jair Bolsonaro, invadieron el Congreso, el palacio presidencial y la Corte Suprema de Brasil el domingo, en un sombrío eco de la invasión del Capitolio de Estados Unidos hace dos años por seguidores del expresidente Donald Trump. .

El presidente izquierdista Luiz Inacio Lula da Silva, quien derrotó a Bolsonaro en las elecciones de octubre, anunció una intervención de seguridad federal en Brasilia que durará hasta el 31 de enero después de que las fuerzas de seguridad de la capital fueran abrumadas inicialmente por los invasores.

Lula, que asumió el cargo el 1 de enero, culpó a Bolsonaro de enardecer a sus partidarios después de una campaña de acusaciones infundadas sobre un posible fraude electoral tras el fin de su gobierno marcado por el populismo nacionalista divisivo.

Los aliados del presidente también plantearon preguntas sobre cómo las fuerzas de seguridad pública en la capital, Brasilia, no estaban preparadas y fueron abrumadas fácilmente por los alborotadores que habían estado planeando en las redes sociales durante días reunirse para las manifestaciones del fin de semana.

«Estos vándalos, que podríamos llamar… fascistas fanáticos, hicieron lo que nunca se había hecho en la historia de este país», dijo Lula en una conferencia de prensa durante un viaje oficial al estado de Sao Paulo. «Todas estas personas que hicieron esto serán encontradas y serán castigadas».

Los invasores de la capital dejaron un rastro de destrucción a su paso, tirando muebles a través de las ventanas rotas del palacio presidencial, inundando partes del Congreso con un sistema de rociadores y saqueando salas de ceremonias en la Corte Suprema.

Bolsonaro, un acólito de Trump que aún no reconoce la derrota, difundió la afirmación falsa de que el sistema de votación electrónica de Brasil era propenso al fraude, lo que generó un movimiento violento de negadores de las elecciones .

«Este genocida… está alentando esto a través de las redes sociales desde Miami», dijo Lula, refiriéndose a Bolsonaro. «Todo el mundo sabe que hay varios discursos del expresidente alentando esto».

Bolsonaro guardó silencio durante casi seis horas sobre el caos en Brasilia antes de publicar en Twitter que «repudia» las acusaciones de Lula en su contra.

El expresidente, que rara vez ha hablado en público desde que perdió las elecciones, también dijo que las manifestaciones pacíficas son parte de la democracia, pero que invadir y dañar edificios públicos “se pasa de la raya”. Voló a Florida 48 horas antes del final de su mandato y estuvo ausente de la toma de posesión de Lula.

La violencia en Brasilia podría amplificar los riesgos legales que enfrenta Bolsonaro. También presenta un dolor de cabeza para las autoridades estadounidenses mientras debaten cómo manejar su estadía en Florida. Destacados legisladores demócratas dijeron que Estados Unidos ya no podía otorgar «refugio» a Bolsonaro en el país.

El abogado de la familia Bolsonaro, Frederick Wassef, no respondió a una solicitud de comentarios.

Unas tres horas después de los informes iniciales de la invasión, las fuerzas de seguridad lograron retomar los tres edificios más emblemáticos de la capital.

El gobernador de Brasilia, Ibaneis Rocha, un antiguo aliado de Bolsonaro que enfrenta preguntas difíciles después de los fallos de seguridad del domingo, dijo en Twitter que más de 400 personas habían sido arrestadas y que las autoridades estaban trabajando para identificar a más.

Las invasiones fueron condenadas por líderes de todo el mundo .

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, calificó los hechos como un «asalto a la democracia ya la transferencia pacífica del poder», y agregó que las instituciones democráticas de Brasil cuentan con el pleno apoyo de Estados Unidos.

“Usar la violencia para atacar las instituciones democráticas siempre es inaceptable”, escribió en Twitter el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken. «Nos unimos a Lula para pedir el fin inmediato de estas acciones».

Lejos de la capital, las industrias brasileñas estaban en alerta por una nueva ronda de disturbios por parte de los partidarios de Bolsonaro, cuyos bloqueos de carreteras posteriores a las elecciones han interrumpido los envíos de granos y las operaciones de envasado de carne en los últimos meses.

La petrolera estatal Petrobras intensificó la seguridad en sus refinerías, como medida de precaución después de las amenazas de ataque contra activos, incluida la planta de combustible más grande de Brasil, dijeron tres funcionarios de la compañía, que se negaron a ser identificados porque la información es privada.

Petróleo Brasileiro SA (PETR4.SA) , como se conoce formalmente a la empresa, dijo en un comunicado que todos sus activos y refinerías están operando con normalidad.

Los analistas advirtieron que los disturbios podrían desencadenar una mayor volatilidad en los mercados financieros de Brasil, que han oscilado bruscamente en las últimas semanas debido a las dudas sobre cómo Lula conciliará las grandes promesas de gasto con las finanzas públicas ajustadas.

La Corte Suprema, cuyo juez cruzado Alexandre de Moraes ha sido una espina en el costado de Bolsonaro y sus seguidores, fue saqueada por los invasores, según imágenes de las redes sociales que mostraban a los manifestantes golpeando las cámaras de seguridad y rompiendo las ventanas del edificio modernista.

Tanto Moraes como la presidenta del tribunal, Rosa Weber, prometieron castigar a los «terroristas» que atacaron las instituciones democráticas del país. Los jefes de ambas cámaras del Congreso denunciaron públicamente los ataques y adelantaron planes para volar de regreso a la capital, según personas familiarizadas con el asunto.

Rocha, el gobernador de Brasilia, dijo que había despedido a su principal funcionario de seguridad, Anderson Torres, anteriormente ministro de Justicia de Bolsonaro. La oficina del procurador general dijo que había presentado una solicitud para el arresto de Torres.

Torres le dijo al sitio web UOL que estaba con su familia de vacaciones en Estados Unidos y que no se había reunido con Bolsonaro. UOL informó que estaba en Orlando, donde ahora se hospeda Bolsonaro.

«El vandalismo y el saqueo se combatirán con el rigor de la ley», tuiteó Anderson el domingo por la tarde, y agregó que había ordenado a la policía de la capital que restableciera el orden con urgencia.

El sábado, ante los rumores de un enfrentamiento en Brasilia, el ministro de Justicia, Flávio Dino, autorizó el despliegue de la Fuerza Nacional de Seguridad Pública. El domingo, escribió en Twitter, «este absurdo intento de imponer la voluntad por la fuerza no prevalecerá».

En Washington en 2021, los partidarios de Trump atacaron a la policía, rompieron barricadas y asaltaron el Capitolio en un esfuerzo fallido por evitar que el Congreso certificara la victoria electoral de Joe Biden en 2020.

Trump, que ha anunciado una tercera candidatura a la presidencia, en 2024, había presionado a su vicepresidente, Mike Pence, para que no certificara la votación, y sigue afirmando falsamente que le robaron las elecciones de 2020 mediante un fraude generalizado.

INT/ag.agencias.europapress.vfn/re.rp.

Últimas Noticias

La Ley Bases después de la aprobación del Senado volverá a la Cámara de Diputados

Como la Cámara alta aprueba la iniciativa con modificaciones, el texto volverá a Diputados, que podrá aceptarlas o desecharlas...

Más Noticias