domingo 26 mayo 2024

Rosario bajo fuego narco, el presidente Fernández manda Ingenieros Militares, sin armas, para tareas de urbanización  

Más Leídas

Alberto Fernández se puso en contacto telefónico con Omar Perotti el domingo por la noche. Horas antes, Máximo Gerez, de 12 años, había sido asesinado durante un ataque narco. El Presidente venía manteniendo distancia del gobernador de Santa Fe tras el ataque al supermercado de la familia de Lionel Messi. Había optado por tercerizar esa comunicación en su jefe de Gabinete, Agustín Rossi. De hecho, Perotti había estado el viernes en Buenos Aires y no se vio con el jefe del Estado, pese a al impacto nacional que estaban teniendo las imágenes del crimen organizado en Rosario.

Si bien la relación sigue siendo áspera, finalmente Fernández y Perotti retomaron una conversación directa para encausar un paquete de medidas para Rosario, que fueron difundidas hoy por el Presidente en un comunicado oficial grabado. Muchas de las acciones presentadas, no obstante, ya estaban en carpeta en el Gobierno, e incluso habían sido anunciadas, como el convenio para instalar una delegación de la Unidad de Información Financiera (UIF) en Rosario, el acuerdo de colaboración con el Renaper para la identificación rápida de personas durante los operativos o el financiamiento de 600 cámaras de seguridad. “Es lo que se venía trabajando. Mañana irá (el ministro de Seguridad) Aníbal Fernández a Rosario a llevarlo, pero decidimos anunciarlo hoy”, se limitó a decir una fuente oficial de la Casa Rosada.

Un funcionario relevante de la Casa Rosada reconoció que “naturalmente, los hechos de las últimas horas llevaron a que el Presidente opte por hacer un comunicado”. “Consideramos que no alcanzaba con que lo anuncie el ministro de Seguridad o el jefe de Gabinete, que era importante que transmitiera Alberto”, admitieron en Balcarce 50.

El Presidente leyó su discurso por los canales oficiales del Gobierno y dijo que “los hechos y las imágenes de los últimos días dan cuenta de hasta dónde el crimen organizado es capaz de llegar con sus ilícitos propósitos”. Ayer, dos horas después de que sepultaran a Gerez, los familiares y amigos de la familia de la víctima, desolados y cargados de furia, comenzaron a derrumbar los búnkeres donde se vende la droga en el barrio del noroeste de Rosario, donde ocurrió el asesinato. Una especie de pueblada.

La medida más novedosa anunciada por Fernández es la que propone enviar al Ejercito Argentino, a través de su Compañía de Ingenieros, para que participe de la urbanización de barrios populares en Rosario, “acelerando tareas pendientes de ejecución”. Un importante funcionario nacional explicó que ese plan surgió porque el intendente de la ciudad, Pablo Javkin, “transmitió al Gobierno que muchas licitaciones para la urbanización de villas terminan desiertas”, y que eso complica la normalización del territorio. Agregaron que se planea firmar un “convenio interadministrativo” para que los uniformados colaboren con las obras de la ciudad financiadas por la municipalidad.

Fuentes oficiales aclararon que los militares que se enviarán para esas tareas trabajarán “sin portar armas”. “El Ejército tiene una misión principal y tareas subsidiarias, destinadas a apoyar a la sociedad civil. En pandemia ya se les asignó tareas de apoyo, y también ocurrió que el Ejercito intervino en obras en barrios vulnerables”, dijo un funcionario de la Casa Rosada.

Citaron como ejemplos a las tareas realizadas en 2014 en el barrio La Carbonilla o las acciones que el Cuerpo de Ingenieros realiza desde el año pasado en el barrio Los Hornos, en La Plata, a partir de un acuerdo firmado entre el ministro de Defensa, Jorge Taiana y el ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés Larroque. Según fuentes de la Casa Rosada, la idea de trasladar a Rosario este modelo -que viene de la gestión de Nilda Garré- surgió de las conversaciones que articuló Rossi, a quien el Presidente le encargó que se ocupara de todo lo referido al conflicto en Rosario.

Fuentes del Ministerio de Defensa que comanda Taiana comunicaron: “Ya se han iniciado las gestiones con la municipalidad de Rosario para que el Ejército Argentino, a través de la Dirección general de Ingenieros e Infraestructura, participe en la realización de tareas de urbanización y apertura de calles en barrios populares, con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de los habitantes.

Una fuente cercana a Javkin señaló: “Hay un plan de urbanización con obras en ejecución que ya se están haciendo en barrios de Rosario con empresas privadas y la municipalidad, el Ejército puede colaborar pero todavía hay que ver a qué tarea específica se dedicará”.

Algunas voces, como la titular de Pro, Patricia Bullrich, en las últimas horas reclamaron la presencia de las Fuerzas Armadas en Rosario, pero la presencia de militares en la ciudad genera fuerte controversia. Por eso Fernández se ocupó especialmente de resaltar que “son las Fuerzas Armadas de nuestra democracia” y que ya actuaron en apoyo a la sociedad civil en la pandemia y en los incendios de los últimos años.

La otra novedad del mensaje oficial es que el Ministerio de Seguridad reforzará la presencia de uniformados federales en Rosario, tal como solicitaba Perotti, entre otros reclamos. Fernández dijo que el refuerzo de personal será “hasta alcanzar en esta etapa los 1400 efectivos disponibles”. Mañana viajarán a la ciudad santafecina 300 gendarmes y 100 policías federales junto a Aníbal Fernández. El ministro de Seguridad venía defendiendo la presencia que, hasta hoy, tenían las fuerzas federales y el Gobierno venía apuntando al gobernador de Santa Fe por el rol de la policía provincial. Pero ahora asumió que es necesaria mayor presencia federal.

Hoy Perotti manifestó: “Hablamos mucho con el Presidente en los últimos días con el deseo de que hubiese una lectura diferente a la anterior con respecto a la presencia de fuerzas federales y un involucramiento mucho más activo de la Nación (en Rosario)”.

Pese a los anuncios de Fernández, en la Casa Rosada siguen creyendo que el gobernador de Santa Fe busca endilgar responsabilidades “hacia atrás y hacia arriba”, es decir, a sus antecesores en la gobernación y a la Casa Rosada. Recuerdan que en octubre de 2020 se firmó un convenio por $3000 millones con Santa Fe para el equipamiento de la policía provincial “que Perotti no ejecutó”. El gobernador santafecino, pese a la charla con el Presidente, sigue reclamando a viva voz más presencia de recursos nacionales. Si bien ponderó el diálogo con Fernández, también dijo que “la asimetría de lo que Nación invierte en seguridad en Santa Fe en relación a las otras provincias es grosera”.

P/ag.agencias.ln.mj.cl.ifb./gr.

Últimas Noticias

China castiga comercialmente a Guatemala por su relación con Taiwán dice el presidente Bernardo Arévalo

Guaemala. El presidente de,  Bernardo Arévalo, dijo el viernes que China había rechazado el ingreso de algunos envíos procedentes...

Más Noticias