domingo 21 abril 2024

Cuba. Ante un posible fuerte abstencionismo se agita una inusual campaña política de cara a las elecciones legislativas

Más Leídas

La Habana. Los candidatos al Parlamento en Cuba han desplegado una campaña poco común para la votación del domingo, en este país comunista desacostumbrado al proselitismo electoral y donde el abstencionismo ha crecido en los últimos años. Frente a una sociedad disconforme y los llamados a no ir a votar, el oficialismo invita a reafirmar el «socialismo» y la «revolución».

Los 470 aspirantes, la mayoría miembros del Partido Comunista de Cuba (PCC), el único partido del país, serán sometidos a una ratificación de los electores cubanos, para un igual número de lugares en la Asamblea Nacional del Poder Popular.

«La campaña se ha intensificado porque el gobierno tiene menos razones para confiarse», ante la «estampida» de más de 300.000 cubanos que emigraron en 2022 y el abstencionismo en comicios recientes, dijo a AFP el analista político Arturo López-Levy.

En Cuba, un país de 11,1 millones de habitantes donde el voto es voluntario, la participación ha caído a sus niveles más bajos desde la entrada en vigor del actual sistema electoral en 1976.

En las elecciones municipales de noviembre la abstención fue de 68,5%, menor a la de los referendos por el Código de las Familias (74,12%), en septiembre, y por la Constitución (90,15%), en 2019.

Desde hace semanas, los candidatos acuden a sus distritos para escuchar demandas de los electores, en encuentros ampliamente difundidos por la televisión estatal, que repite el eslogan «Mejor es Posible». La etiqueta #YoVotoXTodos aparece en la pantalla durante los noticieros.

El presidente Miguel Díaz-Canel, también diputado y candidato a la próxima legislatura, viajó en las últimas semanas más de una docena de veces a su natal Santa Clara, una ciudad a 280 kilómetros de La Habana, para movilizar a los votantes.

La votación del domingo es un paso previo para la elección presidencial, cuyo candidato surgirá de la nueva asamblea y será elegido en una votación entre los mismos diputados.

Díaz-Canel, de 62 años, el primero en tomar las riendas del país después de los mandatos de Fidel Castro y su hermano Raúl, podría ser reelegido para gobernar cinco años más.

La ley electoral cubana indica que se «excluye todo tipo de propaganda electoral individual».

Pero para Manuel Cuesta Morúa, integrante del grupo opositor Consejo para la Transición Democrática en Cuba, el gobierno se ha visto obligado a hacer campaña «como se hace en cualquier lugar del mundo».

«La realidad política desborda la realidad institucional y la realidad legal, y obliga al gobierno a hacer una campaña porque se da cuenta del divorcio creciente que hay entre su discurso, su gestión del país (…) y por donde quiere ir la sociedad cubana», señala este politólogo que llama a la abstención.

El 50% de los 470 postulantes a la Asamblea Nacional del Poder Popular fue designado por los actuales diputados y la otra mitad por comisiones municipales.

En este sistema, los votantes encontrarán en la boleta dos posibilidades: el nombre de cada candidato de su distrito o la opción de votar «por todos», lo que implica respaldar a los 470 candidatos.

El «voto por todos», es un sufragio unido para reafirmar el «socialismo» y la «revolución», afirman las autoridades. Pero también ayudaría a candidatos a alcanzar más del 50% de los votos validos en la jornada, un requisito para ser elegidos.

Si alguno no obtiene los votos, el puesto queda vacante. De ser así, el Consejo de Estado, máxima instancia de la asamblea, puede designar a alguien o permitir que las comisiones municipales lo designen.

El actual proceso electoral en Cuba se da en medio de la peor crisis económica en tres décadas, pero también con una población cada vez más conectada a internet y un naciente sector privado, con trabajadores independientes y pequeñas y medianas empresas.

«La mayor autonomía económica que se traduce en mayor autonomía política de las personas» ha reducido «los niveles de control político que el partido ejerce sobre la población», estima López Levy.

El académico cree que pese a todo esto, la elección sigue siendo un ejercicio relevante para el país que «ofrece oportunidad al sistema de recibir una retroalimentación de un modo dramático, de medir fuerzas y promover el avance» de dirigentes políticos que respondan a las demandas de la gente.

En un país donde los partidos de oposición son ilegales, los llamados al abstencionismo se concentran en las redes sociales como una forma de expresar disconformidad con la gestión del gobierno o con el sistema político.

«Que tu protesta sea tu ausencia a las urnas. Que tu voz sea la abstención», indica la cuenta en Twitter ‘Cuba dice No a la dictadura’, que califica de «farsa» el proceso electoral.

El mensaje de los abstencionistas es «que el sistema electoral (…) no está respondiendo a la realidad de la sociedad cubana más actual, al pluralismo, a la diversidad» de la isla, dice el disidente Cuesta Morúa.

INT/ag.agencias.europapress/fp.rp

Últimas Noticias

Irán e Israel evitaron una guerra abierta, pero se mantiene un estado de alerta global

Beirut. El alcance de la respuesta militar de Israel al primer ataque directo de Irán contra el país sigue...

Más Noticias