Inicio Internacional Profundo malestar en Paraguay tras una reunión de Sergio Massa con el nuevo presidente por el peaje en la Hidrovía y la deuda con EBY

Profundo malestar en Paraguay tras una reunión de Sergio Massa con el nuevo presidente por el peaje en la Hidrovía y la deuda con EBY

0
Profundo malestar en Paraguay tras una reunión de Sergio Massa con el nuevo presidente por el peaje en la Hidrovía y la deuda con EBY

El ministro de Economía Sergio Massa viajó este jueves a Paraguay, en donde se reunió con el flamante presidente Santiago Peña para “debatir temas estratégicos como Yacyretá, la Hidrovía, la construcción de nuevos puentes entre la Argentina y Paraguay y otros asuntos importantes para el desarrollo, el comercio y la integración entre nuestros países”, según comunicó el propio mandatario en sus redes sociales.

Pero una presunta promesa incumplida por parte del funcionario argentino sobre el cobro de peaje en la Hidrovía generó un enorme malestar en el país vecino. “Grosera falta de seriedad de autoridades argentinas. Massa vino, mintió y se fue”, llegó a titular el diario paraguayo La Nación, mientras la Cancillería paraguaya habló de “sorpresa y desagrado” por el cambio de postura. Sin embargo, desde el entorno del ministro-candidato presidencial señalan que tal promesa nunca existió y que se trata de un malentendido.

La polémica giró en torno a uno de los puntos centrales de la visita: la discusión acerca del cobro unilateral de peajes a las embarcaciones que pasan por el tramo norte de la Vía Navegable Troncal (VNT), una cuestión espinosa que el ahora expresidente Mario Abdo Benítez ya planteó, sin éxito, a Alberto Fernández en la Cumbre del Mercosur en Puerto Iguazú el mes pasado.

A través de la Administración General de Puertos (AGP), el Ministerio de Transporte argentino decidió cobrar a partir del 1° de enero de 2023 un peaje por un monto de 1,47 dólares por tonelada para el transporte internacional en el tramo de la VNT comprendido entre el Puerto de Santa Fe y la Confluencia con el Río Paraguay; una disposición que según el país vecino viola el Acuerdo de Santa Cruz de la Sierra —también conocido como Acuerdo de Transporte Fluvial por la Hidrovía Paraguay-Paraná—, firmado por Argentina, Paraguay, Uruguay, Brasil y Bolivia en Las Leñas en 1992, que garantiza la libertad de navegación de todos los buques. El acuerdo contempla una tasa retributiva únicamente de los servicios efectivamente prestados.

La medida, que golpea con especial fuerza al comercio de Paraguay, un país sin salida al mar y con una extensa red de barcazas, causó una profunda disconformidad del otro lado de la frontera, ya que el cobro del peaje le costará cerca de 50 millones de dólares al año.

La visita de Massa, sin embargo, había arrojado una luz de esperanza sobre el conflicto, ya que el ministro y candidato argentino supuestamente acordó en la reunión con el conservador Santiago Peña en Asun­ción levantar la medida temporalmente, según comunicó en redes sociales el Ministerio de Relaciones Exteriores de Paraguay.

Pero horas después de la audiencia, el Gobierno argentino desmintió dicha decisión, un anuncio que generó desconcierto en el país vecino y una acalorada reacción de la Cancillería paraguaya.

“Recibimos con sorpresa y desagrado el anuncio del Ministerio de Transporte de Argentina, de mante­ner el cobro del peaje en la hidrovía Paraguay-Paraná; luego de que los ministros Sergio Massa y Diego Giuliano, en una reunión con el presidente Peña en Asun­ción, acordaran levantar medida”, rezaba el mensaje.

“Tampoco se cumplió con el pago de parte de la deuda con la Entidad Binacional Yacyretá, comprometido en el mismo encuentro. El Paraguay lamenta este tipo de actitudes, rechaza abso­lutamente la continuidad de un cobro ilegal que viola tra­tados internacionales y tra­bajará intensamente para subsanar esta situación”, expresaron desde Cancillería.

El ministro de Transporte argentino, Diego Giuliano, quien acompañó a Massa durante el viaje y participó de las negociaciones sobre el peaje, le respondió a la Cancillería también por X (ex Twitter). “Lamento que se distorsione el contenido de una reunión tan fructífera que con @SergioMassa mantuvimos con el presidente de Paraguay y parte del gabinete, en donde se acordó una metodología de cooperación para realizar una Hidrovía más competitiva”.

“Nunca se acordó la suspensión del cobro del peaje. Sí acordamos analizar de manera conjunta los costos de obras de dragado, balizamiento, batimetrías y control hidrológico de la Vía Navegable Santa Fe al norte, que durante más de 12 años realizó de manera gratuita la Argentina”, aclaró el ministro massista.

Desde el ministerio explicaron  por qué el Gobierno rechaza el pedido de la suspensión del peaje solicitada por Paraguay: “Por la situación general, no podemos permitir que los ciudadanos argentinos sigan pagando con sus impuestos las obras necesarias para la navegación de las barcazas o barcos de otros países. Después de 15 años se vuelve a cobrar ese impuesto a los internacionales por que son quienes utilizan parte del tramo soberano”, señalaron.

Más tarde, Giulano insistió a través de X en un mensaje hacia Peña: “No tenemos problema en avanzar en la discusión de las tarifas de la hidrovía según los servicios y obras realizadas por nuestro país tal como acordamos, pero también debemos avanzar para que se pague la deuda de Yacyretá que la Argentina reclama hace 30 años”.

Lejos de bajar el tono, el canciller paraguayo, Rubén Ramírez Lescano, se refirió esta mañana a la desavenencia en una entrevista con el periodista Eduardo Feinmann en Radio Mitre. “Se acordó que por un plazo de 60 días se suspendería el cobro por parte de la Argentina de este peaje, a cuyo efecto se constituiría un grupo de alto nivel convocado por los jefes de Estado con el propósito de encontrar una solución estructural para mejorar y utilizar en todo su potencial estos 3200 kilómetros de río navegable”, explicó.

El diplomático luego lamentó que ocho horas después de lo pactado verbalmente, el Ministro de Transporte de la República Argentina salió a desmentir el acuerdo alcanzado entre el ministro Sergio Massa, el presidente de la República del Paraguay, Santiago Peña, y los miembros del equipo económico que participaron de la reunión.

“Es una sorpresa desagradable que nos encuentra en una situación donde el impasse es realmente… digamos que nos encuentra en una situación muy delicada”, dijo. “Sentimos que hay, lamentablemente, una pérdida de confianza. (…) Nos ponen en una situación que realmente no deseamos y vamos a buscar y a agotar todas las instancias para resolverla”, esgrimió.

El próximo paso es elevar el asunto al Comité Intergubernamental Hidrovía Paraguay-Paraná (CIH), el órgano político que interviene en el funcionamiento del acuerdo, según anticipó el mes pasado a este medio el viceministro de Relaciones Económicas e Integración, el embajador Enrique Franco Maciel.

El propio Santiago Peña, un economista del Partido Colorado que asumió como presidente hace diez días, habló sobre las contradicciones de las conclusiones en ambos países sobre la reunión.

“Entendíamos nosotros que había un compromiso… Aparentemente no había ese compromiso, cada país obviamente sabe cuáles son las restricciones que tiene”, manifestó Peña, citado por el diario ABC. Agregó que su gobierno entiende que el tratado internacional firmado sobre la hidrovía establece que no se pueden crear peajes “de manera unilateral”.

 “Entonces nosotros entendíamos que se iba a detener el cobro e íbamos a sentarnos los cinco países y, eventualmente, si los cinco países estamos de acuerdo, pues tenemos que cobrar”, agregó. En ese sentido, Peña dijo que su gobierno no se opone al cobro de un peaje, pero que debe ser consensuado.

“Paraguay también debería cobrar, la Asociación Nacional de Navegación y Puertos viene haciendo inversiones sobre el dragado a lo largo de los últimos años, pero no podemos cobrar unilateralmente, tiene que ser un acuerdo entre todos los países”, resaltó.

Peña agregó que “son momentos diferentes” los que se viven en ambos países. “En el caso de Paraguay, es muy claro, cuando nosotros decimos algo es lo que se cumple”, señaló, y pidió “seguir hablando” con el Gobierno argentino.

INT/ag.agencias.ln./rp.