miércoles 29 mayo 2024

JxC en crisis. Tras la ofensiva de Macri por Milei, llegó la respuesta radical: “La neutralidad no es tibieza”, replicó Ernesto Sanz

Más Leídas

Uno de los fundadores de Cambiemos y Gerardo Morales defendieron la posición del radicalismo; la CC acusa al expresidente de provocar una ruptura y Evolución Radical sube el tono de las críticas

El pacto de Acassuso quebró a Juntos por el Cambio. A menos de 72 horas de que Mauricio Macri y Patricia Bullrich se reunieran con Javier Milei (La Libertad Avanza) en la casa del expresidente para garantizarle su apoyo con miras al balotaje del 19 de noviembre, la coalición opositora se transformó en un hervidero. La disyuntiva entre respaldar a Milei y marcar que el límite es Sergio Massa (Unión por la Patria) o preservar la neutralidad, profundizó las divisiones internas, sobre todo, en Pro.

Macri salió hoy a escena para justificar su jugada. Pese a que digitó la maniobra y movió los hilos detrás de bambalinas para acercar a Milei y Bullrich, el expresidente y fundador de Pro sostuvo que adhería a la posición de la expostulante de JxC, quien quedó tercera en los comicios con el 23 por ciento. Argumentó que mantenerse prescindente favorece las chances de que Massa llegue a la Casa Rosada y que Milei ganó la “interna abierta” del cambio.

Por esa razón, dijo que el libertario lidera ahora la opción para frenar al kirchnerismo y acusó a Gerardo Morales y Martín Lousteau de haber “transado por detrás” con Massa, en relación a las votaciones de leyes en el Congreso. “‘Que mi provincia, que la universidad tal’, pero en definitiva en contra de la mayoría de los argentinos”, dijo. También le respondió a Elisa Carrió, la líder de la CC, quien lo acusó de haber jugado por Milei desde hace meses y de haber provocado la destrucción de JxC, y deslizó cuestionamientos contra Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, por adoptar una posición neutral de cara a la segunda vuelta.

La ofensiva de Macri terminó de lesionar su vínculo con la mayoría de los popes de la UCR. Si la ruptura con Morales y Lousteau ya era definitiva, el pacto que selló en Accassuso con Milei también lo distanció de los radicales que más valoraba, como Rodrigo de Loredo o Martín Tetaz. La jugada, además, lo puso enfrente de Ernesto Sanz, uno de los fundadores de Cambiemos, y Maximiliano Abad, titular de la UCR bonaerense, quienes respaldaron a Bullrich en la interna con Larreta.

Aún en shock por la decisión inconsulta de Macri y Bullrich de avanzar con un acuerdo con Milei e inquieto por las consecuencias que tendrá la división en el futuro de la oposición –teme por una eventual fragmentación-, Sanz levantó el perfil para defender la postura de los radicales que optaron por declararse prescindentes y no apoyar ni a Massa ni a Milei. “Hay vida después del 19 de noviembre y debemos prepararnos para eso. La neutralidad no es tibieza, es un acto de responsabilidad institucional para evitar un desequilibrio en lo inmediato, gane quien gane”, explicó Sanz en diálogo con LA NACION.

Las autoridades de la UCR, la Coalición Cívica y Encuentro Republicano Federal, la fuerza de Miguel Ángel Pichetto, y Larreta se abroquelaron junto con los gobernadores de JxC y el interbloque de senadores nacionales de la fuerza para dar señales de unidad. Sostienen que deben mantenerse en el lugar de oposición y solidificar la unidad de JxC, que tendrá más diez mandatarios provinciales, 500 intendentes y bloques numerosos en Diputados y el Senado, para ser oposición a partir del 10 de diciembre.

Consideran que JxC debe tener una mirada a largo plazo y no inmiscuirse en la contienda por el poder entre Milei y Massa. Alertan que Macri y Bullrich cometen un error, ya que ahora hay peligros de que la oposición se fragmente. “Rifaron su rol hacia adentro y dividen mortalmente a JxC”, lanza uno de los dirigentes más escuchados en la UCR. No creen en la idea de que si Massa llega a la Casa Rosada construirá una nueva fase de hegemonía peronista, como hizo Néstor Kirchner en 2003, ya que JxC tendría suficientes “fierros” en el Congreso y en las provincias para ponerle un límite a Massa -o Milei- y condicionar su programa de gobierno. “Hay que asumir que somos oposición y fortalecernos. ¿Qué van a hacer Macri y Bullrich si pierde Milei? Resistir no implica irse con Massa”, brama uno de los referentes de la UCR.

“Macri quería esto”

Morales, jefe del radicalismo y gobernador de Jujuy, no oculta su enojo por los dichos de Macri. “Él quería esto. Está bueno que haya dado la cara el responsable de la derrota de JxC. Es el culpable de haber destruido las posibilidades electorales de JxC, la única alternativa, y puso al país frente a dos malas opciones”, enfatiza ante la consulta de LN.

El titular de la UCR acusa a Macri de haber debilitado a Bullrich por sus guiños a Milei durante la campaña. Dijo que “reivindicó” al libertario desde la noche de las PASO del 13 de agosto. Niega que haya hecho un pacto con Massa o que piense en integrarse a un gobierno de unidad nacional.

“No hemos pactado por detrás por Massa. Hemos jugado legítimamente para que gane JXC, lo que él no ha hecho. Hemos perdido capital político en el territorio, luchando por la única alternativa viable que tenían los argentinos. Así que no se nos puede endilgar ningún tipo de responsabilidad”, puntualizó.

Al igual que Sanz, defendió la posición de neutralidad que fijó el radicalismo tras la cumbre del miércoles. “No se nos puede decir nada a nosotros. Macri ya jugaba con Milei antes de la elección. No sé cómo va compatibilizar la venta de órganos, la privatización de la educación y salud pública. Esa persona le va a hacer mucho daño al país si fuera presidente”, añadió Morales.

Para Morales, que también sufrió una derrota en su distrito, donde Bullrich quedó tercera, Macri es el “gran destructor” y “culpable” del derrumbe electoral de JxC. Repite que actuó de “manera perversa”.

Respecto de la ruptura de JxC, el jujeño, que acompañó a Larreta en la fórmula presidencial, aventuró que el radicalismo deberá abrir un debate interno a partir del 20 de noviembre sobre cuál será su futuro. “Luego se discutirá en JxC”, especificó. El jujeño, que perdió dos senadores en las elecciones del domingo, insiste en que Macri y Bullrich optaron por diferenciarse de sus socios de la UCR, la CC, Pichetto, Larreta y un sector de Pro, como Rogelio Frigerio e Ignacio Torres.

Morales no digiere el giro de Bullrich. “El papel de Patricia es indigno. No sé qué habrán arreglado. Ella debería tener humildad para reconocer sus errores, después de mucha soberbia”, apuntó.

Desde Evolución Radical también salieron a responderle a Macri. El expresidente dijo que Lousteau debería decir en qué lugar está parado y si prefiere votar a Massa en el balotaje. Horas después, el exembajador argentino en EE.UU. responsabilizó a Macri por “el fracaso de JxC” por llevar al país a elegir entre “dos pésimas opciones”.

“Por graves errores en su gobierno, Macri trajo de vuelta a Cristina y al kirchnerismo en 2019. Luego, por su capricho personal, porque él no podía ser candidato, destruyó la candidatura de Larreta y, finalmente, la de Bullrich. Ahora nos trae a Milei, o de nuevo a Massa con el kirchnerismo. Era él o nadie”, escribió Lousteau en un tuit explosivo.

“Pero las cuentas las pagamos siempre los mismos: todos los argentinos. Encima, con infinita hipocresía, no se hace cargo de nada y responsabiliza a los demás”, remató. De inmediato, Hernán Lombardi, uno de los dirigentes cercanos a Macri que organizaron la campaña de Bullrich, lo cruzó: “Hasta acá llegaste, individualista soberbio, autor de la 125. Votá a Massa si eso es lo que pensaste siempre, funcionario del kirchnerismo”.

Emiliano Yacobitti, armador político y mano derecha de Lousteau, sostuvo que el expresidente le “faltó el respeto” al radicalismo. “Tiene que explicar por qué declaraba a favor de otro candidato en campaña y arregló velozmente su apoyo, a espaldas de JxC”, sostuvo. Además, negó que haya un pacto con Massa, pese a que hubo sintonía entre Evolución Radical y el tigrense en Diputados en varias votaciones clave para el gobierno de Alberto Fernández.

“Es fácil chequear que tanto en Diputados, Senado y en las Legislaturas, el radicalismo fue una oposición categórica. No voy a ocupar ningún cargo en el próximo gobierno porque creo que la sociedad nos puso en el rol de oposición”, resaltó Yacobitti.

Días atrás, Mario Negri, jefe de bloque de la UCR en Diputados, consideró que Macri había sido injusto con los radicales, que lo apuntalaron durante los cuatro años de gestión. Cerca de Negri le recriminan a Macri haber roto los puentes con el radicalismo desde que volvió al llano y visualizan que extremó sus posiciones de derecha.

“Cambiemos nació como un polo de centro democrático anti-kirchnerista y no tiene nada que ver con la ultra derecha de Milei”, afirman.

En ese sector de la UCR, que tienen una postura menos belicosa que Morales o Lousteau con el ala dura de Pro, afirman que Macri “ya no tiene animus societatis con el radicalismo y la CC. “Nosotros no nos movimos de las ideas y valores que crearon Cambiemos. No somos K ni massistas. Pero no podemos apoyar el pacto con Milei. Nadie puede echar a nadie de JxC. Pero la puerta está abierta y hay algunos que han decidido irse solos”, puntualizan.

En la Coalición Cívica, la fuerza de Carrió, también mascullan bronca por la actitud de Macri. “Las palabras de Macri sobre Elisa Carrió son injustas, faltan a la verdad histórica y hablan más de él que de ella”, apuntan cerca de la líder de la CC y exdiputada, quien hace tiempo alertaba sobre el intento de Macri de aliarse con Milei.

“Al Macri lo enoja que ella le haya cantado piedra libre hace más de un año y no haya aceptado ser una carta en su partida de bridge político”, agregan.

Al igual que varios radicales, los altos mandos de la CC consideran que Macri “lleva más de un año socavando a JxC, con una estrategia paralela, y hoy le echa la culpa a supuestos ‘egos’”. Si bien aún no se manifestó públicamente, Pichetto, que acompañó a Macri en la fórmula en 2019 y se alió con Larreta en las PASO del 13 de agosto, también despotricó en la intimidad y rechazó la jugada ejecutada por Macri y Bullrich.

Por último, las espadas de Carrió en el Congreso recuerdan que Macri se “sorprendería al ver los votos de varios miembros de su bancada con el oficialismo” mientras Massa presidió la Cámara de Diputados y Cristina Kirchner el Senado. ¿Le apuntan a Cristian Ritondo, uno de los dirigentes cercanos a Macri que tiene una amistad con Massa?

Mientras tanto, el Pro comienza a quebrarse. Ritondo se sumó ayer a la tropa de “halcones” que bancaron la apuesta de Macri y Bullrich por Milei. Diego Santilli, otro de los asistentes a la velada en la casa de Macri donde se materializó el pacto con Milei, postergó su pronunciamiento para la semana próxima. ¿Intenta despegarse de la abrupta maniobra de Macri?

Por lo pronto, Santilli, que se desmarcó de Larreta, su exjefe político, uno de los principales críticos del apoyo de Macri y Bullrich a Milei, inició una ronda de consultas con sus aliados en Buenos Aires para definir si apoyará a Milei. Según el resultado de esas conversaciones, el diputado nacional se manifestará a título personal o en nombre de su tropa. Lo más probable es que se incline por no ser neutral y darle una bendición al libertario. Considera que el Pro debe cuidar su base electoral antikirchnerista y no puede ser prescindente ante la posibilidad de que Massa llegue al poder.

P/ag.agencias.ln./gr.

Últimas Noticias

La Casa Blanca afirma que las consecuencias trágicas en Rafah no cambiarán la política y la ayuda militar de Israel

Washington DC. La administración Biden dijo el martes que estaba siguiendo de cerca la investigación sobre un mortal ataque...

Más Noticias