sábado 15 junio 2024

La UCR homenajea a Raúl Alfonsín en medio de la tensión en Juntos por el Cambio: duras críticas a Milei, Macri y Massa

Más Leídas

Una semana después del cisma que dejó a Juntos por el Cambio (JxC) al borde de la ruptura definitiva, las autoridades de la Unión Cívica Radical (UCR) volvieron a la escena para celebrar los 40 años de democracia y homenajear al expresidente Raúl Alfonsín. Una figura que no quedó a salvo durante la campaña electoral y menos aún del balotaje en ciernes: Javier Milei denostó con dureza el legado del chascomusense y Sergio Massa lo elogió y hasta recitó el preámbulo de la Constitución en su último acto, en Tucumán.

Con el lema “El legado de Alfonsín”, el presidente del Comité Nacional del partido, Gerardo Morales, y el vicepresidente segundo, Martín Lousteau, son los encargados de dar un discurso con un fuerte contenido político en la Plaza Vaticano, en el centro porteño. Antes de Morales y Lousteau hablaron la Presidenta del Comité Capital de la UCR, Mariela Coletta, y el exdiputado Marcelo Stubrin.

El evento quedó rodeado de simbolismos. Antes de iniciar el acto, sonaron en la plaza Los Abuelos de la Nada, la icónica banda que “musicalizó” el retorno de la democracia en la Argentina. Fernando Bravo fue elegido como locutor: fue quien desempeñó esa misma tarea en el acto que Alfonsín encabezó en el Obelisco, en 1983. Tampoco faltaron integrantes del gabinete alfonsinista, como Horacio Jaunarena (Defensa) o Enrique “Coti” Nosiglia (Interior), que desde temprano se mostró junto al diputado Emiliano Yacobitti en el café del Teatro Colón, esperando por el inicio del acto.

Para dar comienzo al homenaje, Bravo presentó a los oradores y después se cantó la versión de Jairo del Himno nacional argentino. De inmediato se reprodujo un video con momentos históricos de la presidencia de Alfonsín, entre ellos, el famoso alegato del fiscal Julio César Strassera durante el Juicio a las Juntas y el recitado del Preámbulo por parte del expresidente radical. Le siguieron los saludos del exmandatario uruguayo Julio María Sanguinetti, quien afirmó que hay “una reubicación histórica del fenómeno democrático de Alfonsín”, y de Felipe González, expresidente de España. La convocatoria fue moderada y no alcanzó a colmar la plaza.

Morales, quien había fustigado en duros términos el acuerdo que Mauricio Macri y Patricia Bullrich cerraron con Milei, volvió a despacharse con críticas al fundador de Pro y al libertario, pero no menos tajante fue frente al candidato del kirchnerismo, al que le dedicó los primeros párrafos. ”Son dos opciones que no compartimos y que le hacen daño a la Argentina. Estamos frente a un gobierno que ha destruido las expectativas del pueblo argentino con una inflación imparable y los sindicatos mudos. Sumado a un sistema de corrupción que nos tocó combatir. Luchamos contra Boudou, López, Jaime, De vido y Cristina. Este es el desafío actual. Terminar con esa falsa opción”, dijo.

Luego apuntó contra Macri y Bullrich. “Un par de dirigentes está rompiendo y nos quieren llevar por un camino que no vamos a transitar, que es el camino de la locura, el salto al vacío y el fundamentalismo. Hoy el fundamentalismo se está disfrazando de libertario. El liberalismo no es la destrucción de derechos. Nosotros somos una fuerza liberal. No hay desafío más importante que fortalecer la educación pública que iguala y hace libres a los ciudadanos. No vamos por el camino de la venta de órganos, de la destrucción del Banco Central y de negar la democracia”, postuló, para desatar una fuerte ronda de aplausos con su siguiente frase: “Generaremos un debate después del balotaje. Por lo que sucedió en Juntos por el Cambio, se tiene que reconfigurar la política argentina. No tenemos nada que ver con Mauricio Macri. Y que pare de agredir”.

 “Nadie nos manda ahora. Solo manda la UCR. A los que se creen dueños de JxC les decimos que no. Que basta, que se terminó”, dijo Morales, que apuntó a un futuro auspicioso de la UCR de mano de la “renovación” de Losuteau, Maximiliano Pullaro y Rodrigo de Loredo. “Les digo mas. Vamos a gobernar el país de acá a cuatro años. Hay máquinas de impedir hacia dentro del partido. Pero esta vez vamos a llegar”, exclamó, para cerrar: “Desde el Congreso vamos a hacer nuestra trinchera y trabajar por un país mejor. Adelante radicales, no nos manda más nadie”.

Al tomar la palabra, Lousteau pidió un aplauso para “aquellos que no están y pelearon para que nosotros pudiéramos vivir en paz y en libertad”. Dijo ser parte de la primera generación que pudo estudiar el secundario en democracia y destacó que hoy ya son 36 las camadas que han estudiado completamente en democracia. La coyuntura no tardó en ingresar a su discurso. “Hay muchos que quieren socavar las instituciones para cambiar el statu quo. Hay muchos que juegan o ponen en juego la convivencia democrática sin valorar estas cosas. Usufructúan la democracia castigándola y poniéndola en peligro”, dijo.

El senador nacional alertó por las encuestas que marcan la insatisfacción de un sector de la población con la democracia y puso la lupa en la relación entre el funcionamiento del sistema político y la economía. “Una economía no puede funcionar cuando su Estado funciona cada vez peor. Para tener una economía competitiva falta tener un Estado competitivo y es imposible si la política de argentina no se anima a competir en calidad con la política de otros países”, señaló, para ponderar al expresidente. “Alfonsín fue un ejemplo regional. Fue uno de los mejores líderes contemporáneos”.

 “El Estado que tenemos que reconstruir es un Estado más decente, que sepa elegir las prioridades y que sepa administrar con rigurosidad y eficacia. Solo un Estado que sea sensible al dolor de su pueblo será eficaz para solucionar los problemas”, añadió, y volvió a referirse a la opción entre Massa y Milei. “Unos quieren modernizar dejando a otros afuera. Otros quieren igualdad total sin crecimiento. No queremos lo uno ni lo otro. Queremos una sociedad moderna con igualdad”, enfatizó.

“Viene una elección con candidatos que no nos gustan”, dijo, para contrastar los postulados de Massa y Milei. “Queremos un Banco Central independiente con capacidad técnica pero no queremos que lo destruyan ni que lo usen para emisión monetaria para un plan platita. No queremos ni motosierra ni que lo llenen de militantes”, comenzó, para continuar: “Queremos educación pública de calidad y que podamos medir lo que estamos haciendo. No queremos que se la privatice ni que se la ideologice”.

Stubrin, el primer orador, recordó los inicios del gobierno de Alfonsín. “Habían ocurrido tantas cosas, habían sido derrocados Yrigoyen, Perón, Illia, Isabel, parecía que nos iban a prestar la democracia por un rato pero no fue así. Alfonsín no la refundó. Él, nosotros, creamos la democracia. Alfonsín creó la presidencia”, dijo el también exembajador, para completar, con la mira puesta en la campaña actual: “Me enorgullece que algunos se disfracen para imitarlos”.

 “Estamos frente a una circunstancia muy difícil. Hay dos propuestas para la segunda vuelta que no lucen para resolver los problemas más grandes. Es por eso que desde acá, los radicales, donde Alem e Yrigoyen pusieron su cuero para derrotar la corrupción, nosotros también estamos llamados a decir que la política no es una mercancía”, continuó, para cerrar: “El cuerpo electoral nos mando a la oposición. Y seremos opositores de cualquiera que gane en la argentina que viene”.

Coletta, por su parte, llamó a los radicales a “ser audaces para dejar de lado las confrontaciones estériles, para respetar las diferencias”. Remarcó la importancia de reconocer los partidos con tradición democrática, entre los cuales nombró al peronismo, pero advirtió: “Hoy nos toca tomar estos aprendizajes para los desafíos. No caer en las falsas promesas, las promesas impracticables. Hay que dejar las agresiones entre partidos. Hay que demostrar que podemos hacer eso. No nos van a obligar a elegir entre dos opciones que no nos representan”.

Lo cierto es que luego de que Mauricio Macri y Patricia Bullrich sellaran un acuerdo político con Milei, y apoyaran su postulación en el balotaje, los pases de factura dentro de la coalición opositora no cesaron.

En las últimas horas, el expresidente Macri aseguró que Morales y Lousteau “no tienen autoridad para decir (que JxC) está roto o que hay que expulsar a [el candidato a vicepresidente, Luis] Petri por pronunciarse en contra de una continuidad del kirchnerismo”. Fue en un reportaje con Cadena 3 de Córdoba, donde el expresidente subrayó: “Hay un sector de Juntos por el Cambio que lamentablemente es socio de Massa desde hace mucho tiempo”.

Morales, en tanto, le respondió a través de una entrevista en Radio La Red y consideró que Macri tiene “una ambición desmedida de poder”. Durante la charla con los periodistas, ironizó sobre el fundador del Pro: “Se ha transformado en el jefe de campaña de Milei”. También reiteró la posición de neutralidad adoptada por la UCR frente a la segunda vuelta electoral del 19 de noviembre y opinó que “el radical que vote por Milei está traicionando el legado de Alfonsín”.

El candidato de Unión por la Patria, Sergio Massa, fue uno de los dirigentes de Unión por la Patria que elogió a Alfonsín. Con el foco puesto en imponerse en el balotaje del 19 de noviembre, el ministro de Economía pretende capturar el voto de los correligionarios que integran JxC después del quiebre que ocasionó el apoyo público de Bullrich y Macri a Milei, quien desprecia al referente radical fallecido en 2009.

Al igual que el postulante oficialista, se expresaron en el mismo sentido el presidente Alberto Fernández, el ministro del Interior y senador electo, Eduardo “Wado” de Pedro, y los gobernadores Gustavo Bordet y Alicia Kirchner, de Entre Ríos y Santa Cruz, respectivamente.

Sin nombrar directamente a Milei, Massa se refirió implícitamente a su próximo rival en la segunda vuelta y afirmó a través de la red social X que se viven “tiempos de evaluaciones sesgadas e injustas” hacia Alfonsín. Además, manifestó su “recuerdo y homenaje al doctor Raúl Alfonsín por su valentía, patriotismo y compromiso inquebrantable con nuestra democracia”. El domingo, en medio del acto por la asunción del peronista Osvaldo Jaldo en Tucumán, Massa buscó emular a Alfonsín y recitó parte del preámbulo de la Constitución: el “rezo laico” que el radical entonó durante la campaña -bajo la dictadura militar- que lo llevó a la Presidencia en 1983.

En tanto, el líder de La Libertad Avanza cuestionó ayer al exmandatario radical al tildarlo de “autoritario”. Fue durante una entrevista con LN+, donde dijo que Alfonsín “se puso de acuerdo con [Eduardo] Duhalde para llevarse puesto a [Fernando] de la Rúa en 2001″. Antes, lo había llamado “el hiperinflacionario de Chascomús”. Su compañera de fórmula, Victoria Villarruel, acusó al histórico expresidente de haber sido “un abogado de organizaciones terroristas” en una charla con militantes del partido de ultraderecha español Vox.

P/ag.ln.dc,agencias.cl.ifb.na/gr.

Últimas Noticias

La Ley Bases después de la aprobación del Senado volverá a la Cámara de Diputados

Como la Cámara alta aprueba la iniciativa con modificaciones, el texto volverá a Diputados, que podrá aceptarlas o desecharlas...

Más Noticias