Inicio Internacional Bolivia. Arce cumple tres años de Gobierno  en medio de una crisis por disputas con Morales y la división del MAS

Bolivia. Arce cumple tres años de Gobierno  en medio de una crisis por disputas con Morales y la división del MAS

0
Bolivia. Arce cumple tres años de Gobierno  en medio de una crisis por disputas con Morales y la división del MAS

En el tercer aniversario de su mandato, el presidente boliviano, Luis Arce, pronunció el miércoles 8 de noviembre un duro discurso en el que criticó a aquellos que se oponen a su Administración, acusándolos de «soñar con golpes de Estado».

Aunque no mencionó directamente a ningún político por su nombre, afirmó que algunos están promoviendo la guerra contra su gobierno y señaló actos de «sabotaje» por parte de aquellos que siembran odio y violencia. Esto ocurrió durante su informe presidencial ante sus seguidores.

El evento tuvo lugar en medio de tensiones internas en su partido, el izquierdista Movimiento al Socialismo (MAS), debido a disputas entre Arce y su predecesor, mentor político y ahora principal adversario, Evo Morales. Esa división con los seguidores de Morales ha debilitado al partido de gobierno y su gestión.

«Estoy seguro de que estamos cansados de la confrontación entre bolivianos, de quienes siembran odio y violencia, de quienes sueñan con nuevos golpes de Estado y acortamientos de mandatos», manifestó el mandatario.

«El pueblo sabe que hay grupos e individuos que anhelan que fracasemos y despliegan incesantes campañas con ataques arteros y mentiras de grueso calibre. Estas personas no terminan de darse cuenta de que bloqueando la prosperidad de la Patria no perjudican al Gobierno, sino a todo el pueblo», enfatizó Arce.

Mientras, el vicepresidente boliviano, David Choquehuanca, sin mencionar al expresidente, aludió a «líderes» con comportamientos destructivos y confrontativos.

El mismo miércoles, Morales afirmó que la gestión de Arce ha sido un «rotundo fracaso» y culpó al gobierno, su gabinete y asesores de la crisis económica, política, judicial y de seguridad.

En su informe anual, Arce resaltó que, a pesar de la crisis global que ha afectado al mundo, Bolivia experimentó un crecimiento del 2,21 %, manteniendo una tasa de desempleo del 4 %, la más baja en Suramérica.

Sin embargo, el tercer año de la Administración de Arce estuvo marcado por notables desafíos, especialmente en el seno del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS). Las tensiones internas en el partido se mezclan con los retos en los sectores de hidrocarburos y litio, en medio de una creciente crisis electoral en preparación para los comicios generales de 2025.

Una de las características distintivas de estos tres años ha sido la estabilidad en el gabinete de ministros, un factor crítico en la relación con la facción oficialista vinculada al expresidente Evo Morales, quien continúa criticando diversos aspectos del gobierno, desde la gestión política y económica hasta la transparencia.

La industrialización del litio emergió como la apuesta central del Gobierno de Arce, dado que Bolivia alberga la mayor reserva mundial con 23 millones de toneladas métricas.

Esta estrategia se vuelve crucial ante la disminución de la producción de gas natural, que alguna vez fue el principal producto de exportación del país. Los acuerdos con empresas de China y Rusia para la instalación de plantas de extracción directa de litio (EDL) representan un paso significativo, aunque ajustes en proyectos anteriores han planteado desafíos.

El uso de mercurio en la extracción de oro y la contaminación de los ríos en la Amazonía han desencadenado un intenso debate sobre los efectos ambientales y en la salud humana.

Las tensiones en el seno del Movimiento al Socialismo (MAS) han alcanzado un nuevo nivel con el anuncio de la candidatura de Evo Morales para las elecciones de 2025, seguido por la convocatoria de una convención partidaria donde fue proclamado líder del movimiento.

Sin embargo, el congreso del MAS fue cuestionado y recientemente el Tribunal Electoral lo declaró inválido, exigiendo una repetición que cumpla con todos los requisitos. En respuesta, los seguidores del exmandatario organizaron marchas y protestas en contra de la decisión del tribunal, mientras que el presidente Arce, desafiante, convocó un cabildo masivo respaldado por diversas organizaciones sociales.

La fisura en las filas del MAS comenzó en 2021 con las constantes demandas de Morales y sus seguidores para que el presidente Arce cambiara a varios de sus ministros, solicitudes que el jefe de Estado no atendió.

INT/ag.agencias.rt.europapress/rp.