sábado 20 abril 2024

Desde Roma, Milei echó a Giordano de la ANSeS y a Royón, secretaria de Minería en medio de la crisis con los gobernadores

Más Leídas

Cuando llegó a Roma, este viernes a la mañana, Javier Milei ya tenía la decisión tomada de arrancar la purga en el Gabinete. Aunque en su entorno decían que ya no lucía enojado, lejos de haberse arrepentido al blanquear su malestar con los gobernadores y los diputados que les responden, creía que lo ocurrido en torno a la ley ómnibus no podía “dejarlo pasar” y que lo obligaba a a reconfigurar sus acuerdos políticos y, en consecuencia, a un rediseño del Gobierno. Algo que finalmente empezó a gestar con el pedido de renuncia que les hizo al titular de la ANSeS, Osvaldo Giordano; y la secretaria de Minería, Flavia Royón.

Milei eligió hacer el anuncio a través de la cuenta de X de la Oficina del Presidente. “La crisis económica heredada y el momento histórico actual requieren funcionarios públicos comprometidos con la modernización, simplificación y desburocratización del Estado. Quienes asumen la responsabilidad de un cargo público deben comprender la dura realidad que enfrentan los argentinos, y defenderlos del constante ataque de aquellos que pretenden sostener sus privilegios a costa del hambre del pueblo”, fue la explicación que buscó dotar de un asunto de gestión una decisión estrictamente política, apuntada a enviarles un mensaje a los gobernadores Martín Llaryora (Córdoba) y Gustavo Sáenz (Salta), a quienes respondían los funcionarios salientes y los diputados que votaron en contra de varios artículos.

Si bien tenía previsto anunciarlo a su regreso a Buenos Aires, el próximo martes, luego de que Clarín anticipara que ya había decidido echar a al menos 3 de los 4 nombres que se barajaban, Milei optó por acelerar para no darles más margen de maniobra: ya entrada la noche en Argentina y cerca de la medianoche en Italia, le envió un mensaje a su equipo de redes para que difundiera la noticia.

Fue un rato después de visitar el Coliseo y de haberse “mudado” desde la embajada al Hotel Intercontinental Ambasciatori Palace, ubicado sobre la Vía Veneto.

Como contó Clarín, antes de partir desde Israel, el jefe de Estado había respaldado los dichos de Patricia Bullrich, quien sostuvo que “no se puede estar en la misa y la procesión al mismo tiempo”, en clara relación a los funcionarios.

En ese respaldo a Bullrich, les confió a sus íntimos que “la decisión ya está tomada” y que, una vez que volviera a Buenos Aires empezaría con los cambios: “Espero que se vayan solitos. Si no se van, los rajo”, dijo, según reconstruyó Clarín de fuentes inobjetables de la comitiva oficial.

“Los cambios ya están en marcha, pero no se hacen de un momento para el otro”, completó ante un interlocutor de su confianza que le consultó si habría represalias contra los dirigentes que se incorporaron como parte de los acuerdos que tejió antes de asumir con sectores no kirchneristas.

Para Milei, el bloqueo al proyecto “Bases para la libertad de los argentinos” lo obligaron a recalcular la hoja de ruta de su gobierno y también los eventuales acuerdos políticos. “Lo que no pasó en el Congreso no se podía dejarlo pasar así nomás”, argumentaron cerca del jefe de Estado.

P/ag.cl.io./gr.

Últimas Noticias

¿Tengo que pagar la prepaga? Preguntas y respuestas para entender los cambios en la salud

El Gobierno dispuso hoy un cambio profundo en el cálculo de precios de la medicina prepaga, tras la disputa...

Más Noticias