domingo 3 marzo 2024

Polémica abierta por la posible llegada de una brigada médica de Cuba

Más Leídas

Argentina tiene alrededor de 170.000 médicos en actividad,  aproximadamente  3.9 profesionales por cada 1000 habitantes. La provincia de Buenos Aires reclama cubrir 4580 puestos. El ministro de  Salud provincial Daniel Gollán, informó que Cuba ofreció los servicios de sus brigadas médicas. Datos internacionales desaconsejan esa propuesta. En 2014 la llegada de médicos cubanos provocó conflictos en Brasil y también en La Pampa y el Chaco.

Miles de médicos y especialistas en salud han salido de Cuba, desde 1960, hacia países en desarrollo en lo que el régimen definió como la “diplomacia médica”. Fidel Castro en su momento describió a los médicos como el «ejército de batas blancas» de Cuba. Estimaciones de la Wharton School de la Universidad de Pensilvania, señaló que La Habana había desplegado más de 40.000 médicos en 77 países, gran parte en América Latina, África, y también en Portugal e Italia.

El régimen castrista, encabezado ahora por el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, anunció  la decisión de enviar a los países en crisis sanitaria por el Covid-19 sus brigadas médicas, y afirmó que es un gesto de solidaridad del pueblo cubano. Sin embargo, datos de experiencias anteriores exhiben que las «misiones internacionalistas», integradas por miles de médicos representan un importante ingreso en divisas para las arcas cubanas.    

Los datos, publicados por Cuba,  indican que en 2013 los acuerdos firmados por Cuba con distintos países, para el envío de las misiones médicas,  representaron un ingreso de U$S 10.200 millones, y que si bien la cifra decreció hacia 2018 significaba la  mayor exportación de la Isla con un aporte de U$S 6.400 millones, casi el doble de los ingreso por turismo.

Según La Habana,  los médicos cubanos fueron de los primeros en llegar con ayuda internacional a Wuhan, donde se gestó el Covid-19, para atender a los enfermos y asistir a las autoridades chinas y experimentar con la aplicación de una variedad de interferón,  utilizado para tratar el cáncer. El resultado no fue el esperado y  descalificó el anunció de una cura maravillosa.

Ahora oficialmente Cuba confirmó que ampliará su asistencia a Angola.  La brigada médica Henry Reeve, integrada por 256 especialista y profesionales de la saluda llegarán al país africano  para combatir la propagación del  coronavirus. La asistencia había sido solicitada por  Sílvia Lutucuta, ministra de Salud de la República de Angola. Cuba anunció también que ofreció ampliar las brigadas médicas a Venezuela, Nicaragua, Belice, Surinam y en la norteña región italiana de Lombardía.

La influencia de La Habana en Angola se evidencia por la prestación de distintos servicios,  hay más de 800 cooperadores cubanos de la salud y más de mil de la educación, mientras que en la Isla estudian más de dos mil jóvenes angoleños y se han graduado unos siete mil profesionales.

Según una encuesta, efectuada por el grupo denominado “Defensores de los prisioneros cubanos” (CDP) con sede en Madrid, con un centenar de médicos cubanos que participaron de las brigadas internacionales,  se reveló que el 89% de los profesionales no sabían a donde lo enviarían, 41% admitió que un funcionario cubano le retiró el pasaporte, 91% sufrieron vigilancia de agentes de seguridad que les pedían información sobre sus colegas,  57% dijo que lo obligaron a sumarse a la brigada, y un 39% reconoció que lo presionaron para servir en el extranjero.

Según datos de la organización CDP, más de la mitad de los 46 médicos con experiencia en misiones internacionales manifestaron haber tenido que falsear las estadísticas, inventando  pacientes, consultas y patologías que no existían. El objetivo  era exagerar la eficacia de las misiones. Las autoridades cubanas pueden, según el informe, pedir más recursos financieros al país de acogida o justificar la ampliación de la misión.

Ante la publicación de éste informe, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel, tuiteó: «Nuevamente la mentira imperial intenta desprestigiar a los programas cubanos de colaboración de salud con otros países, calificándolos como una práctica de «esclavitud moderna» y de «trata de personas». Les molesta la solidaridad y el ejemplo de #Cuba #SomosCuba».

Pero detrás de las misiones de los brigadistas médicos, se ocultan  situaciones que incluso están denunciadas legalmente. En 2014 en Brasil se descubrió médicos cubanos falsos que no asistieron a ninguna faculta de Medicina, declaró una fuente de la policía federal. La investigación descubrió un escandaloso fraude en la emisión de diplomas falsos de la medicina que fueron revalidados para la práctica de la profesión en Brasil y la participación en el programa Más Médicos.

Las sospechas comenzaron después que la Universidad Federal Mato Grosso contactó con universidades bolivianas (Ecológica Universidad Nacional, Universidad Privada Cosmos Técnica y la Universidad Mayor de San Simón), donde confirmaron que entre los inscritos en el programa de revalidación, 41 no eran estudiantes, y no se habían graduado en esas instituciones.

Ante el Congreso de Brasil se presentó la médica cubana Ramona Matos Rodríguez,   y solicitó asilo para no volver a la isla. Denunció que el gobierno de los Castro le prometió una paga de u$s 1000 al mes, que se concretaba con u$s 400 en el lugar de trabajo, en este caso Brasil, y los u$s 600 restantes quedan en Cuba y se podrían usar cuando el médico regresara a la isla.  Afirmó que el gobierno brasileño tenía un compromiso de pago de R$10.000 mensuales unos u$s4.000, en ese época,  por cada médico cubano que trabajara en el país. Ese monto se le paga al régimen, pero el profesional sólo recibe R$900 al mes.

En Argentina, en 2014, también llegó una misión de brigadistas médicos con destino a las provincias de La Pampa y Chaco. El convenio se efectuó a través de un compromiso de pago con trigo, especias, granos, carne y otras producciones primarias, ambas provincias fueron las encargadas de la contraprestación según declaró,  oportunamente,  el gobernador del Chaco, Carlos Bacileff Ivanoff.

En ambas provincias fuentes sindicales plantearon reclamos por los salarios que percibían los médicos cubanos. La queja fue que cobran el equivalente a $36.000 mensuales, además de recibir vivienda y alimentos, mientras que los médicos y auxiliares de la salud en La Pampa cobraban entre $13.000 y 20.000 por mes, situación similar en el Chaco.

«No estamos en contra de la medicina cubana ni de sus profesionales, pero no se entiende por qué primero no se mejoran las condiciones laborales de nuestros médicos» planteó SITRASAP, y se agregó la exigencia de los Colegios Profesionales para que los médicos cubanos,  para ejercer en el país,  debían respetar la legislación local  y en consecuencia estaban obligados a revalidar sus títulos en el país.

Si finalmente, ante la sugerencia del gobierno bonaerense, alguna brigada médica cubana llegara al país, en medio de la crisis sanitaria, la administración AFernández sumará un posible conflicto, que deberá resolver ante la polémica que está abierta, respecto a si es necesario contar con el «ejército de batas blancas» tal como alguna vez los definió Fidel Castro.

rp

Últimas Noticias

Escándalo en la ANSES: el Gobierno dice que investigará  una «caja negra» vinculada a la política.

"Todas las investigaciones están en curso pero el sistema se va a cortar", reconoció una calificada fuente de Casa...

Más Noticias