miércoles 8 julio 2020

Covid-19 La pandemia impulsa cambios en la horticultura

Más Leídas

Cuaderno de opiniones: El litio en Argentina, los mitos que lo estancan

El auto eléctrico y las últimas tecnologías de almacenaje y entrega de energías piden litio y nosotros...

Boudou: los secretos bien guardados valen más que los tesoros descubiertos

¿Por qué Boudou sale de cárcel por la pandemia y Núñez Carmona, que tenía riesgo sanitario e...

Cuaderno de opiniones: “Abandonar es condenar” nos cuenta Isabel de Estrada

Para los que no me conocen, me presentaré muy sintéticamente, contándoles que hace muchos años y luego...

La cuarentena impactó sobre el sector hortícola más allá de los casos domésticos. En las producciones intensivas generó inconvenientes en la logística y una oferta dispar de las mercaderías que, en parte, explicaría el aumento del precio de algunos productos en las verdulerías.

Souza Casadinho, docente de la cátedra de Extensión y Sociología Rurales de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA consideró que la cuarentena puede ser un momento adecuado para repensar cómo podría mejorar la horticultura tras el confinamiento, debido a que hoy la actividad posee varios problemas estructurales.

«La horticultura en la Argentina se realiza mayormente de un modo informal, tanto en la compra de insumos, como en la contratación de mano de obra, el arrendamiento de la tierra, el transporte y la comercialización de los productos», apuntó, en relación con una de las principales problemáticas del sector. También destacó el alto uso de plaguicidas y, como contrapartida, la mayor demanda de un sector creciente de la población por alimentos sanos.

«Hay una demanda en cuanto a la problemática del uso de plaguicidas que se está visualizando más. Si bien ya era incipiente, esta crisis aumentó el interés por consumir hortalizas que no hayan sido producidas con elevadas cantidades de agroquímicos», dijo.

En cuanto a otros aspectos del sector sobre los cuales es necesario trabajar, Souza Casadinho advirtió que las zonas de producción están ubicadas cada vez están más lejos de los centros urbanos, por la urbanización y el alto costo de la tierra. «Esta situación genera dificultades de producción y logística, con un aumento de los costos, mientras las verdulerías y los consumidores tiene más dificultades para acceder a mercados de cercanía. A esto se suma que, temporariamente, estuvieron cerrados algunos mercados concentradores de frutas y verduras, como el de Escobar, por cuestiones de seguridad e higiene, lo cual también complicó el acceso a los productos».

Por otra parte, destacó que en los últimos años se crearon nuevas ferias locales de alimentos al aire libre, en universidades y en espacios públicos como las plazas. «Aparecieron instancias muy interesantes pero muy endebles, porque con la pandemia no pudieron volver a abrir. Por esta razón, hoy los productores están buscando alternativas para comercializar sus hortalizas, como los repartos a domicilio, y en algunos casos se crearon grupos de consumidores que se pusieron directamente en contacto con los productores para poder comprar verduras».

«La pandemia pone en foco esta fragilidad extrema de la horticultura y la necesidad de poner normas y más controles. Nos interpela a pensar situaciones que sean más concretas, más estables, como ir hacia una legalidad creciente, debido a la necesidad de tener más control sobre los sistemas productivos y una trazabilidad de los alimentos, que hoy ya está exigiendo el consumidor», agregó.

Según el docente de la FAUBA, la universidad tiene un gran desafío en este contexto. «Desde los proyectos de investigación y de extensión académica también podemos ir acompañando a los productores hacia una trazabilidad de sus hortalizas, desde los sistemas productivos y comerciales».

También consideró que es necesario concientizar a la población sobre los beneficios de consumir alimentos sanos. En este sentido, señaló que, como integrante de la comisión de Salud y Ambiente de la Sociedad Argentina de Pediatría, está trabajando en el marco de la cuarentena junto a un equipo de médicos tendiendo puentes entre la salud y la alimentación. «Reforzamos la idea de que un cuerpo sano puede ofrecer más resistencia a los virus y bacterias», concluyó.
EN/FAUBA/J.M. Repetto/rp.

Últimas Noticias

Reestructuración de la deuda externa, “la moneda está en el aire”

La administración Fernández ha dicho que la oferta formulada a los acreedores será la última, y que...

Bolivia. Imputado por terrorismo piden la detención de Evo Morales

La Paz. La Fiscalía del departamento imputó formalmente al expresidente Evo Morales por terrorismo y pidió su detención preventiva por su implicación...

China amenaza a Canadá, “habrá consecuencia” por su interferencia en asuntos de Hong Kong

Beijing. Las autoridades de China advirtieron este lunes al Gobierno de Canadá que "habrá consecuencias" ante lo que considera una "interferencia" de...

Emiratos Árabes Unidos, se suma a la exploración interplanetaria

Según lo planeado, el lanzamiento de la sona Mars Hope al espacio tendrá lugar el 15 de julio de 2020 a las...

El ‘Homo erectus’ no era esbelto y ligero, sino compacto, achaparrado y robusto

Un estudio dirigido por investigadores españoles reveló que el 'Homo erectus', el primer ancestro humano que se extendió por el Viejo Mundo,...

Más Noticias