viernes 2 diciembre 2022

Cuaderno de opiniones. Los fríos datos de «un deterioro que se precipita»

Más Leídas

Las relaciones técnicas entre reservas netas efectivas y la masa monetaria —aun cuando se tome la base estricta, sin pasivos financieros (Leliq y pases) son alarmantes. Hoy las reservas netas efectivas, del BCRA; se ubican en terreno negativo, por algo más de U$ 1.700 MM: esto significa que se está usando fondos que no le pertenecen.

Como el dinero es fungible, el Central está gastando dólares de alguno o de todos aquellos componentes de las reservas que no debe tocar. Recurrir a los fondos de SEDESA —la sociedad de garantía de los depósitos— o a los encajes o a la REPO de los bancos es como un adelanto de caja hasta que se reponen esos dólares.

Sabemos que no han recurrido aún a liquidar las tenencias de Oro ni los Derechos Especiales de Giro porque el Central los sigue informando en su balance.

El poder de fuego del BCRA para detener una huida masiva al dólar es nulo y el riesgo que la suba de la brecha comience a afectar a los depósitos bancarios es cada vez más alto, con tasas que son negativas en términos de la inflación esperada y aún más negativas en términos de dólar.

El alza del tipo de cambio está agravando el peso de la deuda: 80 % está nominada en moneda extranjera.

Moody’s no descarta nuevas reestructuraciones de deuda que significarían pérdidas de más de 65 % para los tenedores de bonos. La calificadora comparó desfavorablemente la economía argentina con las de países muy pobres con similar calificación (Ca y Caa-), tan como Angola, Barbados, Cuba, Gabón, Irak, Laos, Mali y Zambia. La mayoría de ellos tienen mejor calificación que la Argentina.

Pero somos el único del grupo en el que proyectan una caída de su PBI para el período 2014-2023. Mientras la mediana de la caída prevista del PBI a raíz del coronavirus para esos países es de alrededor 4 %, la proyección para la Argentina es de al menos 12 % (nosotros estimamos que superará 13 %).

Las exportaciones están lejos de compensar la grave y persistente caída de la demanda doméstica. El peso de la deuda con respecto al PBI, a pesar del canje, seguirá siendo alto y superior al promedio de esos países.

Claro que el pago de intereses por la deuda cae en los próximos años. Moody’s destaca que la vulnerabilidad externa de la Argentina es considerablemente más elevada. Su índice de vulnerabilidad tiene en cuenta la deuda externa a corto y a largo plazo y los depósitos totales de no residentes como porcentaje de las reservas.
Dr. Agustín Monteverde
EN/gentileza Massot/Monteverde & Asoc/rp.

Últimas Noticias

Brasil. Bolsonaro no reconoce abiertamente su derrota frente a Lula, aunque dice que cumplirá con la Constitución

Brasilia - El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no se ha pronunciado este martes abiertamente sobre el resultado de...

Más Noticias