martes 26 enero 2021

“El pulso del sector energético”. Datos que encienden alertas en la situación socio-económica

Más Leídas

La situación de YPF, «un gran problema político nacional»

Por Ing. Jorge Lapeña (*)La situación de YPF ha ocupado en las últimas 72 horas las primeras planas de...

Los animales son considerados cosas en nuestro país. “En nombre de Sharima” por Isabel de Estrada

Sharima ya no está. No pudo esperar más. Cayó y ya no se levantó. Toda una vida de encierro...

Cuaderno de opiniones, Formosa, Gildo Insfrán o la ley del “mbareté”

Por Gabriel HernándezEn estos días mucho se ha escrito y explicado sobre el férreo dominio que ejerce el gobernador...

Ing. Jorge Lapeña

Hemos entrado en el último mes del año. Ha sido un año duro para la Argentina y para el mundo. El país ha puesto de manifiesto sus debilidades estructurales y los malos resultados están a la vista.

Por vía empírica se han demostrado varias cosas: 1) La “cuarentena eterna” no cura la pandemia; 2) La “cuarentena eterna” tampoco mejora la economía si no que la empeora; 3) Si empiezas el año sin programa de Gobierno , y te sorprende la pandemia, cuando llegue la Nochebuena podrás brindar pero seguirás sin programa de Gobierno; 4) si estás gobernando un país que al comenzar el año tenía problemas económicos y sociales irresueltos y te sorprende la pandemia, al final de año verás que los problemas sociales se habrán agravado, y, 5) si al empezar el año temes una ilusión de salvación nacional no fundada ( por ej. Argentina se salvará por el yacimiento de Vaca Muerta) y te sorprende la pandemia, al final de año estarás mucho peor que al principio y además te sentirás frustrado.

Los números de la performance energética de la Argentina en 2020 permiten verificar esas afirmaciones una por una. Argentina termina el año peor de cómo lo comenzó; la población -es decir la clientela energética- es más pobre; y consecuentemente, las empresas energéticas venden menos y también son más pobres que al inicio del año.

Caída pronunciada de la actividad energética en 2020
Los datos más significativos son los siguientes:
La actividad económica cayó durante este año un 10,5 % y no se recuperará en 2021
La Demanda de productos energéticos se redujo en forma significativa respecto a los meses de 2019 previos a la pandemia; medida con respecto a los meses previos al inicio de la pandemia se verifica una importante caída de la actividad energética tanto por la producción como por la demanda de los productos.
La producción nacional de gas natural se redujo 12,9 %
La producción nacional de petróleo se redujo en un 8,1 %
La producción nacional de biocombustibles se redujo en 42,4 %
La producción nacional de electricidad se redujo en 3,6 %
La demanda conjunta de Naftas y Gasoil, los combustibles de transporte, disminuyó un 20,2%
Las exportaciones energéticas se redujeron en un 20, 2 %
Es obvio que en un sector como el energético, que normalmente tiene demanda y/o producción creciente, estos datos constituyan el meollo de la verdadera tragedia sectorial.

Subsidios del Tesoro Nacional en alza
Sin embargo, no son estos los únicos datos desalentadores. El sector energético se convierte día a día en un fuerte consumidor de subsidios energéticos provistos por un Tesoro en estado calamitoso que solo los puede proveer financiándolos con emisión. El incremento de los subsidios ha sido respecto al año anterior de 100 %, valor porcentual que triplica la inflación anual calculada por el Gobierno en el Presupuesto 2021.

Un dato curioso y digno de mención es que la baja de la demanda interna fue acompañada por la baja de producción doméstica, es decir, la industria petrolera no pudo compensar la caída de la demanda interna con incrementos de los saldos exportables que hubieran servido para mejorar nuestro balance de divisas en un momento en que la falta de dólares jaquea al BCRA.

La industria productora de hidrocarburos argentina no compite en el mundo
Esto último pone de manifiesto que nuestra industria productora de materia primas energéticas no puede colocar saldos exportables tomando los precios del mercado internacional simplemente porque no puede competir en el mercado internacional. Esto derrumba el mito de que Argentina puede convertirse en una potencia energética mundial con base en los yacimientos de Vaca Muerta, que fue la apuesta de la dirigencia política de todos los gobiernos argentinos de los últimos 12 años, incluido el actual.

Caen las cantidades exportadas de Energía
Las exportaciones de combustibles y energía fueron en octubre de 2020 con respecto a octubre de 2019 un 39,8 % menores en cantidades. En el volumen acumulado anual de exportaciones la reducción fue del 12 %, lo que implica que nuestra exportación no compite internacionalmente con los costos actuales de producción y con los precios reales del mercado mundial.

Otro dato significativo es que en los últimos 12 meses, Argentina, con una demanda interna menor, redujo significativamente sus exportaciones de Butano, de Gas natural y apenas mantuvo las de petróleo.

Para finalizar digamos que los precios de los productos energéticos en el mercado mundial se han desplomado entre un 22% y un 32 % en el caso del petróleo.

Argentina importa gas a un precio superior al del mercado internacional
En el caso del gas natural el precio internacional en Henry Hub, en octubre de 2020 fue de 2,39 US$/MMBtu; valor muy inferior al que el Gobierno de Alberto Fernández acordó para el Plan Gas 4 estimado por el propio gobierno en 3,60 U$S/MMBtu.

Asimismo se verifica una anomalía que debería ser analizada por el gobierno y corregida: Argentina paga el gas de importación de Bolivia en frontera a un valor muy superior al precio internacional.

Ing. Jorge Lapeña, 4 de dic. de 2020
Presidente del IAE Gral. Mosconi
P/BN/CC/rp.









Últimas Noticias

Italia, Conte anunció que dimitió como primer ministro y profundizó la crisis política

Roma. El primer ministro, Giuseppe Conte, ha anunciado este lunes su intención de presentar su dimisión como jefe de...

Más Noticias