sábado 15 mayo 2021

El arte de Tana Pujals, El aguará guazú: el zorro grande

Más Leídas

“Aguará guazú, luz del pajonal, sol del invierno frío
Aguará guazú, che yaguá de miel, quiero darte abrigo”
Antonio Tarragó Ros


Como artista retratista de animales suelo investigar en busca de inspiración en lecturas, videos y fotografías. Busco algo que me sorprenda, que despierte en mí las ganas de ver plasmado un animal en mi hoja de papel vacía. Puede ser una mirada, un entorno o una acción.

Una vez posteé en mi Instagram un zorro gris de la Patagonia argentina que había finalizado de dibujar. Uno de los comentarios decía: “Si retratás un aguará guazú te lo compro”. ¡Y yo que nunca en mi vida había escuchado ese nombre! Gracias a Dios vivo en la época de internet y con solo apretar una tecla aparecieron innumerables links sobre este animal.

Mi primera impresión visual fue que el bichito en cuestión era una mezcla de galgo ruso con guepardo. Estéticamente parece romper todas las reglas… ¡pero qué mirada poderosa! Quedé convencida al instante y con el lápiz en mano me puse a retratarlo.

Como estoy segura de que la mayoría de mis lectores nunca han escuchado hablar de él o visto este magnífico animal voy a darles algunas informaciones. Acuérdense de que es una especie amenazada a causa de la ocupación de su hábitat y de la caza. ¡Cuanto más la conozcamos mejor podremos protegerla!

Su nombre guaraní significa zorro grande. También suele llamárselo lobo de crin o lobo rojo. Habita las zonas inundables con pastizales, pajonales e isletas del este de Formosa, Chaco y Corrientes. También se encuentra en el sur de Paraguay y Brasil, así como en Bolivia.

Es un animal que no sigue las reglas de las proporciones: largas patas y cabeza desproporcionadamente pequeña para su cuerpo. Sus largas patas lo dotan de una visibilidad excelente en las regiones de pastos altos en las que habita. Tiene pelaje largo y áspero de una coloración que varía entre el anaranjado y el rojizo. En la zona de la cruz posee una crin de largos pelos negros, el mismo color que en el hocico y en las patas. Las orejas resultan demasiado grandes en relación con la cabeza.

Mirando videos noté que tiene un andar desgarbado, ya que su marcha consiste en avanzar apoyando en el suelo la mano y la pata de un mismo lado. Esta manera de andar se denomina amblar o paso de ambladura y le permite ahorrar energía para recorrer grandes extensiones.

Como muchos otros animales el aguará guazú conserva por largos períodos la misma pareja, con quien acepta compartir el territorio. Tienen una camada promedio de dos crías. Los machos permanecen junto a la hembra durante el parto y luego colaboran en la alimentación y crianza. Son excelentes cazadores de animales chicos como liebres, cuises, lagartos, ranas y aves, pero igualmente comen raíces tiernas y frutas como la lobeira, también llamada manzana de lobo. El nombre de este fruto proviene del hecho de que constituye más del 50 por ciento de la dieta del aguará guazú al que, recordemos, también se lo llama lobo de crin.

El aguará guazú no aúlla: se comunica a distancia mediante ladridos roncos y graves. Cuando hay un conflicto ante la entrada de otro ejemplar en su territorio emite un gruñido similar al de los perros.

Con todas estas informaciones espero que el lector tome conciencia de que el animal que nos ocupa es uno de los más bellos exponentes de la fauna argentina. Hay que protegerlo, entonces, de la alteración de su hábitat mediante la introducción de cultivos exóticos. Las deforestaciones también han contribuido a colocarlo en la lista negra de las especies en extinción. Considerado una rareza, los zoológicos también ayudaron, paradójicamente, a disminuir su número.

Tomemos el ejemplo de Bolivia, donde está protegido en todo el territorio; ahí se encuentran las mayores poblaciones de este magnífico animal y aún suele observárselo con frecuencia. Además, gracias a las costumbres de los indígenas guaraníes bolivianos, no se caza ni se considera perjudicial para el ganado.

Este fue mi primer aguará guazú y no será el último, pues me enamoré de él. Me estoy yendo a los Esteros del Iberá y sueño con poder ver uno en vivo y en directo. Sería una hermosa manera de otorgarle más realismo expresivo a futuros retratos.
Tana Pujals.
Artista con pasión por retratar animales.
CC/BN/CC/rp.




Últimas Noticias

Estados Unidos aplica nuevas sanciones a Ruisa

Por Atilio Molteni El 15 de abril el presidente Joe Biden impuso una nueva serie de sanciones a la...

Más Noticias