lunes 24 junio 2024

Cumbre de las Américas. Difícil desafío para Biden, busca unidad en una región cargada de controversias

Más Leídas

Los Ángeles – El presidente Joe Biden trató de presentar una visión unificadora para el hemisferio occidental el jueves, pero la Cumbre de las Américas se convirtió rápidamente en una discordia abierta, una ilustración reveladora de las dificultades de unir a América del Norte y del Sur en torno a objetivos compartidos en la migración, la economía y el clima.

“No hay motivo por el cual el Hemisferio Occidental no pueda ser la región más progresista, más democrática, más próspera, más pacífica y más segura del mundo”, dijo Biden al comienzo de la cumbre. “Tenemos un potencial ilimitado”.

Inmediatamente después de los comentarios de Biden, el primer ministro de Belice, John Briceño, se opuso públicamente a que los países fueran excluidos de la cumbre por Estados Unidos y al embargo continuo de Estados Unidos sobre Cuba.

“Esta cumbre es de todas las Américas, por lo tanto es imperdonable que haya países de las Américas que no estén aquí, y el poder de la cumbre se vea mermado por su ausencia”, dijo Briceño. “En este momento tan crítico, cuando el futuro de nuestro hemisferio está en juego, estamos divididos. Y por eso la Cumbre de las Américas debió ser inclusiva. La geografía, no la política, define las Américas”.

La reacción violenta por las exclusiones, que incluyó un boicot por parte del presidente mexicano, se produjo a pesar del consenso alcanzado en la cumbre de 2001 en la ciudad de Quebec de que las futuras conferencias no incluirían gobiernos no democráticos. Biden, hablando más tarde, trató de suavizar las diferencias centrándose en los temas en cuestión en lugar de en la lista de invitados.

“Creo que hemos tenido un buen comienzo. Escuchamos muchas ideas importantes planteadas”, dijo Biden. “Y a pesar de algunos de los desacuerdos relacionados con la participación, en los asuntos sustantivos lo que escuché fue casi uniformidad”.

Las disparidades en la riqueza, la gobernanza y los intereses nacionales han dificultado que Biden duplique las alianzas que ha creado en Asia y Europa, lo que generó bajas expectativas en una cumbre organizada por Estados Unidos por primera vez desde 1994.

 “Siempre ha sido difícil encontrar un consenso en América Latina”, dijo Ryan Berg, investigador principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, un grupo de expertos con sede en Washington. “Esta es una región enormemente diversa, y obviamente es difícil que hable con una sola voz”.

Con los esfuerzos diplomáticos tensos y las propuestas legislativas varadas en un Congreso polarizado, Biden y la vicepresidenta Kamala Harris se concentraron en intentar que las empresas respaldaran sus esfuerzos.

“El sector privado puede moverse rápidamente para movilizar grandes cantidades de capital de inversión que se necesitarán para desbloquear el enorme potencial de crecimiento en este hemisferio”, dijo Biden en un evento con líderes empresariales.

La naturaleza de la democracia en sí se convirtió en un punto conflictivo al planificar la lista de invitados para la cumbre. El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quería que se invitara a los líderes de Venezuela, Cuba y Nicaragua, pero EE.UU. se resistió porqUe los considera autoritarios. Al final no se pudo llegar a un acuerdo y López Obrador decidió no asistir . Tampoco los presidentes de Honduras, Guatemala y El Salvador.

Biden abordó el tema solo brevemente el jueves. Cuando los periodistas le preguntaron si estaba preocupado por los boicots, respondió enfáticamente “no”. La controversia es un recordatorio de que las relaciones con América Latina han resultado complicadas para la administración incluso cuando solidifica los lazos en Europa, donde la invasión rusa de Ucrania ha impulsado una cooperación más estrecha, y en Asia, donde la creciente influencia de China ha sacudido a algunos países de la región.

Un desafío es el inconfundible desequilibrio de poder en el hemisferio. Los datos del Banco Mundial muestran que la economía de EE. UU. es más de 14 veces el tamaño de Brasil, la siguiente economía más grande en la cumbre. Las sanciones que Estados Unidos y sus aliados impusieron a Rusia son mucho más duras en Brasil, que importa fertilizantes de Rusia. Los datos comerciales indican que la región tiene lazos cada vez más profundos con China, que también ha realizado inversiones.

Esto deja a EE. UU. en posición de mostrar a América Latina por qué una relación más estrecha con Washington sería más beneficiosa en un momento en que las economías aún luchan por salir de la pandemia y la inflación ha empeorado las condiciones. Un ejemplo de eso fue cuando Harris se reunió con líderes caribeños para hablar sobre energía limpia y cambio climático.

INT/ag.vfn.europapress/ap.rp.

Últimas Noticias

La Iglesia bajó el tono pero siguió con las críticas al Gobierno en una misa en La Matanza donde advirtió la crisis en los...

Con una misa en el corazón de La Matanza, para transmitir un fuerte respaldo a las madres que atienden...

Más Noticias